Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes septiembre 21, 2020
donativo

Erdogan está cosechando lo que sembró: Turquía está al borde del desastre en Siria


Maverick, los líderes autoritarios fuera de control – y aquí estamos hablando de Recep Tayyip Erdogan, el presidente de Turquía – tienden a pensar que saben más sobre todo, y son ferozmente intolerantes a las críticas. Es esta arrogancia la que ha llevado finalmente a Erdogan y a Turquía al borde del desastre en Siria, después de nueve años de amenazas bombásticas, conflictos por poder e intervención militar directa.

Erdogan se encuentra ahora aislada en todos los bandos, muy en desacuerdo con otros actores importantes en la crisis siria. Habiendo enviado 7.000 tropas y blindaje adicionales a Idlib el mes pasado para reforzar los puestos militares existentes, Turquía se ha sumido en una guerra abierta con el régimen de Bashar al-Assad. Ha atacado aeropuertos y sitios de radar muy por detrás de la “línea del frente” de facto. Ha declarado que todos los “elementos” del régimen son objetivos legítimos.

A mediados de 2011, cuando los levantamientos de la primavera árabe apenas comenzaban, Ahmet Davutoglu, entonces Ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, se reunió con Assad en Damasco y le instó a discutir las demandas de los manifestantes. Assad se negó. Davutoglu me dijo más tarde que el líder sirio no quería escuchar. La oportunidad se perdió. Al intensificarse la represión de Assad, Erdogan puso el peso de Turquía detrás de los rebeldes, incluyendo los grupos islamistas.

Pero lo que está sucediendo ahora en el noroeste de Siria ya no es una guerra por poder. Es una confrontación directa entre los dos Estados vecinos fuertemente armados. Y amenaza con llevar a Turquía a un conflicto militar más profundo con Rusia, el principal aliado de Assad. Los portavoces de Erdogan y los medios de comunicación progubernamentales siguen sugiriendo que la debacle del pasado jueves, cuando 33 soldados turcos murieron en un ataque a su convoy en Idlib, fue culpa del régimen sirio.

Es difícil saber los hechos, dada la supresión del periodismo independiente de Erdogan. Pero la verdad parece ser muy diferente. El número de muertos puede haber ascendido a 55, según Metin Gurcan, un analista militar que escribe para la plataforma regional online al-Monitor. Los informes locales hablan de hasta 100 muertos. También parece probable que la mayoría de las muertes no fueron causadas por aviones sirios, sino por deliberados ataques aéreos rusos de seguimiento.

Erdogan ha declinado culpar a Rusia, y el Kremlin ha negado rotundamente su responsabilidad. Pero la secuencia de eventos del jueves pasado, que comenzó con los ataques turcos a los aviones rusos que sobrevolaban el sur de Idlib, sugiere lo contrario. El fuego turco, con sistemas portátiles de defensa aérea (Manpads), también amenazó a la base estratégica rusa de Khmeimim.

Los enfurecidos comandantes rusos – o tal vez la orden vino de Moscú – parecen haber trazado una línea después de semanas de combate letal. El convoy turco fue atacado al final de la tarde de ese mismo día. En las horas siguientes, con soldados heridos que necesitaban ayuda médica urgente, Moscú rechazó la petición de Ankara de abrir el espacio aéreo de Idlib para permitir una evacuación, informó Gurcan.

¿Fue Vladimir Putin, el presidente de Rusia, quien intentó dar a Erdogan una dura lección? Si es así, parece haber funcionado. Erdogan está ahora depositando sus esperanzas en una reunión cara a cara con el líder ruso para prevenir más colisiones costosas que Turquía no puede ganar. Viajará a Moscú el jueves en busca de un alto el fuego – después de que Putin accediera a hacerle un hueco.

Sin embargo, Putin puede no estar de humor para dar marcha atrás. Quiere desesperadamente poner fin a la guerra de Siria, donde las fuerzas rusas se han enfrentado durante casi cinco años con un considerable costo financiero y humano. Quiere una victoria para su cliente, Assad, en Idlib, la última provincia rebelde, y para su propia política regional expansionista. Quiere declarar un triunfo estratégico histórico a expensas de Occidente y en particular de los Estados Unidos.

El precio de Putin por dejar libre Erdogan puede ser una retirada total o parcial de Turquía de Idlib, pero también de otros territorios sirios ocupados por los turcos al oeste del Éufrates, y de la región noreste dominada por los kurdos que invadió de forma controvertida el pasado otoño. La idea de Erdogan de mantener “zonas seguras” casi permanentes dentro de Siria a las que los refugiados en Turquía pueden, en teoría, regresar parece estar muerta o moribunda.

La debilidad intrínseca de la estrategia de la casa de paja de Erdogan ha quedado aún más expuesta por la incapacidad de los extremistas islamistas que apoya en Idlib para resistir el reciente avance sirio-ruso; y por la negativa de los EE.UU. y la OTAN a acudir en su ayuda de forma significativa. Turquía pidió apoyo después de la calamidad del convoy de la semana pasada. Sólo se ofreció una ayuda limitada para la vigilancia y el intercambio de inteligencia.

Una vez más, Erdogan está cosechando lo que sembró. Se ha burlado y criticado repetidamente a la OTAN, los EE.UU. y los líderes europeos en términos vituperantes y despectivos. Compró un sistema de defensa aérea ruso por encima de las fuertes objeciones americanas. Ha puesto en peligro la lucha de Occidente contra el Estado Islámico al hacer la guerra a los kurdos de Siria. Y ha tratado de armar la crisis de los refugiados sirios para doblegar a la UE a su voluntad, de ahí el caos y la miseria actuales en la frontera greco-turca. No es de extrañar que la oposición interna esté creciendo, estimulada por el atolladero sirio.

A medida que la crisis de Idlib se intensificaba en los últimos meses, Erdogan afirmaba que su único propósito era mantener una tregua parcial en 2018 e impedir otra afluencia masiva de refugiados a Turquía. Estos son objetivos razonables. Pero sus tácticas agresivas y su retórica furiosa, como siempre, han demostrado ser contraproducentes. Un millón de desplazados, hambrientos y aterrorizados residentes de Idlib pronto no tendrán ninguna defensa contra el avance despiadado de Assad.

La humillación de Turquía no es motivo de alegría en Europa y los Estados Unidos. Lo que sí hace es subrayar su responsabilidad -hasta ahora vergonzosamente eludida- de intervenir directamente en la crisis de Idlib para proteger a los civiles, detener los combates y buscar una paz más amplia. Dejarlo en Erdogan nunca iba a funcionar. Las democracias occidentales tienen una última oportunidad de hacer lo correcto en Siria: fabricar y hacer cumplir un acuerdo justo y duradero, y decirle a Putin y a sus bombarderos que se vayan a casa.

 

Traducido por Noticias de Israel en español

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.