Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 15, 2020
donativo

La Lista Conjunta, critica a Israel y disfruta de su democracia

Es una coalición de 4 partidos árabes, con un diputado judío (Fotos: Prensa de la Lista Conjunta)


Comienzo con una aclaración. En esta nota incluimos opinión, no sólo información.

“Harreshimá Hameshutéfet”, o sea “La Lista Conjunta”, se ha convertido en uno de los puntos claves del mosaico electoral israelí. Todos plantean qué pasará con el partido, si es legítimo o no contar con su apoyo para formar gobierno, la derecha los presenta como un declarado enemigo que no tendría ni que estar en la Kneset y la lista misma no duda en afirmar que con sus votos, el Primer Ministro “se irá a casa”.

Gran interés de la prensa por la votación del jefe de la Conjunta Ayman Odeh
Gran interés de la prensa por la votación del jefe de la Conjunta Ayman Odeh

 

El partido fue formado en el 2015, producto de la unión de cuatro listas árabes: Hadash (el partido comunista, que siempre tuvo también miembros judíos), Ra´am, Ta´al y Balad, este último considerado el más radical.

La Conjunta, tal como se la suele llamar, tiene 13 escaños de los 120 del Parlamento. Su muy mediático y desafiante jefe Ayman Odeh, asegura que el partido puede llegar a 16 y que uno de ellos, lo tendría con los votos de la población judía.

La línea de la Conjunta ha sido muy problemática. Sostiene que el desafío es que judíos y árabes luchen mancomunadamente “contra el racismo, la intolerancia, el odio a los árabes y la discriminación”, así como “por la justicia social e igualdad de derechos para todos”. Quienes  escuchan las declaraciones y discursos de sus diputados, no pueden menos que imaginar a una minoría perseguida y amenazada por el gobierno y la mayoría judía. Pero sin olvidar ni por un momento que hay aún reivindicaciones a las que se debe atender, como la problemática de los permisos de construcción en las localidades árabes, entre el tono de los discursos mencionados y la realidad, a nuestro criterio, hay una inmensa diferencia.

La primera prueba de ello, que parece bastante evidente, es el hecho que la Conjunta es la tercera fuerza parlamentaria de Israel. Critica, condena, pinta en colores oscuros y terribles al gobierno…desde el podio de oradores de la Kneset, Parlamento de Israel.

Y llega el día de las elecciones nacionales, y todos los diputados de la lista, como es lógico ya que son ciudadanos, usufructúan su derecho a voto.

La diputada Aida Tumah Suleiman
La diputada Aida Tumah Suleiman

 

Pues quisiera comentar, que no me molesta en absoluto verlos votando. Al contrario. Me enorgullece,porque es una reconfirmación de la verdad de lo que es Israel, justamente distinta de lo que esos diputados suelen mostrar.

Esto no significa que no haya de todos modos  un dilema de fondo.

Algunos de sus diputados se han manifestado a favor de terroristas responsables de asesinatos, uno fue preso porque contrabandeó celulares a terroristas en la cárcel, otro colaboró con Hezbolá…el partido todo rehusó años atrás participar en el funeral del Presidente Shimon Peres “por su apoyo militar a la ocupación” y otras “perlas” similares.

Su discurso es tan hostil y condenatorio de Israel, que no es extraño que choque escucharlos y luego verlos votar en las urnas con el símbolo del Estado judío, al que no le reconocen, precisamente, ser el Estado del pueblo judío.

Ofer Kasif, el único diputado judío de la Conjunta
Ofer Kasif, el único diputado judío de la Conjunta

 

En el balance de enojos y virtudes, yo prefiero tener que discutir con ellos, que prohibirles participar. Claro está que la discusión o crítica dura, jamás justificaría descalificarlos para ser electos. En ese sentido, la discusión surgió más que nada en algunos casos puntuales, de expresión de apoyo al terrorismo. Ya pasó en varias oportunidades, también en esta campaña, que la Comisión Electoral de la Kneset votó a favor de no permitir la postulación de una de sus diputadas (en el pasado fue Hanin Zoabi y hace poco Hiba Yazbek), por pronunciamientos claros en ese sentido, y finalmente la Suprema Corte de Justicia revocó la decisión.

 

La diputada Hiba Yazbek votando
La diputada Hiba Yazbek votando

 

En medio de críticas y ardientes discusiones, no está de más destacar un pronunciamiento escrito del jefe de la Conjunta, Ayman Odeh, días atrás, por Twitter, en unas de sus protestas contra la clásula del plan Trump que menciona la posibilidad de pasar los árabes de la zona del Triángulo en Israel, a un futuro Estado palestino. “También mis nietos serán ciudadanos de este país”, escribió Odeh. Él desafiaba así a lo que presentaba como una cláusula racista y discriminatoria. Pero yo veo ahí la otra cara de la moneda: la afirmación contundente, clarísima, categórica, irrevocable, por parte del diputado árabe que encabeza la Lista Conjunta, en el sentido que pase lo que pase, esté quien esté en el gobierno, jamás querrá vivir en otro lado que no sea Israel.

Para mí, por más condenas, críticas, insultos y duras críticas que incluya en sus discursos cada vez que habla de Israel y su gobierno, ese pronunciamiento es la mejor confirmación de la verdad sobre la vida inclusive, democrática y buena vida que tienen los árabes ciudadanos de Israel.

 

http://www.semanariohebreojai.com/articulo/2312

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.