Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 15, 2020
donativo

La media luna chiíta y el coronavirus

Considerado por Teherán como una herramienta clave para penetrar y finalmente conquistar el mundo árabe, la media luna chiíta se está convirtiendo rápidamente en un boomerang, extendiendo la epidemia hacia Irán.


SEminario en Qom

La media luna chiíta de Irán, que hasta hace poco reflejaba su alcance imperial en el mundo árabe, ahora se ha convertido en un vector para la propagación de COVID-19 (el nombre oficial de la enfermedad causada por el SARS-CoV-2, también conocido como coronavirus).

Un estudio publicado el 24 de febrero por el Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota reveló inadvertidamente cuán prominentes han sido y continúan los lazos religiosos de Irán con las comunidades chiítas en los estados árabes en la propagación de la epidemia.

 

Los cinco países del Medio Oriente que informaron por primera vez los casos de COVID-19: Afganistán, Bahrein, Kuwait, Irak y Omán, tienen poblaciones chiítas sustanciales, y todos los casos citados están claramente vinculados a Irán. El primer caso confirmado en Afganistán fue señalado en la provincia de Herat, que se encuentra en el oeste del país en la frontera iraní. Otra víctima había regresado recientemente de la ciudad de Qom, el centro religioso chiíta de Irán y, evidentemente, el epicentro de la enfermedad en Irán. El primer bahreiní que se confirmó que había sucumbido al COVID-19 también acababa de estar en Irán, al igual que los tres casos informados por primera vez en Kuwait, Irak y Omán.

El vínculo entre la peregrinación chiíta y la propagación del virus se encuentra en su origen en la región: Irán, específicamente la ciudad religiosa de Qom

Como señala el informe de la Universidad de Minnesota, ocho de 18 nuevos casos en Irán estaban en Qom en comparación con tres en la metrópoli de Teherán, que tiene una población siete veces mayor. Qom ha sido el sitio del 40 % de los casos identificados hasta ahora en Irán, aunque comprende menos del 3% de la población.

 

 

Iraq y otros estados árabes con poblaciones chiítas sustanciales se han vuelto comprensiblemente preocupados por la peregrinación a Qom. Los vuelos entre Qom y Najaf, la ciudad sagrada en Irak, vecina a una tercera ciudad santa, Karbalah, generalmente superan en número a los vuelos entre las ciudades capitales de Teherán y Bagdad, lo que indica que la mayor parte del movimiento entre los países tiene que ver con la observancia religiosa y la peregrinación en lugar de negocios y comercio.  Pero las autoridades iraquíes prohibieron la entrada al país de ciudadanos iraníes y prohibieron los viajes de ciudadanos iraquíes a Irán, y cesaron los vuelos entre el aeropuerto Khomeini de Teherán (que da servicio a Qom, a tres horas en auto) y Najaf.

Tales movimientos pueden ser demasiado tarde. El día después de la detención del viaje iraquí-iraní, Irak anunció su primer caso de COVID-19.

Los datos para China indican que uno de los cerca de 30 casos del virus resulta en muerte (2,873 muertes de 79,968 casos al 1 de marzo). El porcentaje fuera de China es ligeramente menor porque la mayoría de los estados en los que se han confirmado casos están más avanzados y se han beneficiado con la oportunidad de aprender de los pasos que China ha tomado para controlar la propagación del virus.

Irán anunció recientemente 43 muertes de 593 casos confirmados en comparación con 29 muertes de poco más de 1.128 casos en Italia, el estado europeo más afectado hasta ahora. La proporción en Italia, una muerte por cada 39 casos, se ajusta aproximadamente a la proporción de muertes y casos confirmados en China y en otros lugares. Sin embargo, en el caso de Irán, la proporción es sorprendentemente peor: parece ser una muerte por cada 14 personas infectadas.

Esta es una estadística profundamente preocupante, particularmente porque existe la preocupación  que Irán no pueda identificar muchos casos de COVID-19. Si es cierto, esto significa que algunas personas infectadas no están en cuarentena, lo que aumenta la probabilidad que el virus se propague.

Existe una fuerte sospecha basada en la calidad de los datos proporcionados por el Ministerio de Salud de Irán que la epidemia de COVID-19 dentro del país podría estar mucho más extendida de lo que dice el régimen, y dudas sobre los informes de Irán y su capacidad para actuar de manera eficiente para contener los virus que están girando tanto dentro como fuera del país. Un informe reciente presentado por el corresponsal del Times de Londres en Teherán cita a los iraníes diciendo que creen que el número real de muertes es cuatro veces la cifra dada por las autoridades del régimen.

Las ramificaciones  que Irán se convierta en una fuente de enfermedad son más que médicas. La República Islámica ha visto protestas a gran escala en Irak y Líbano contra regímenes que apoya calurosamente. En Irak en particular, los consulados iraníes se han convertido en blanco de la ira de los manifestantes.

El hecho  que Irán no controle su problema COVID-19 difícilmente lo agradecerá a los manifestantes en Irak y Líbano, muchos de los cuales sienten que sus estados están siendo dañados por la participación de Irán en sus asuntos internos.

El reciente fracaso del recién designado primer ministro iraquí Tawfiq Allawi para establecer un gobierno es la indicación más reciente de la baja estatura de Irán en la región. El nombramiento de Allawi, que supuestamente tenía la intención de aplacar a los manifestantes mayoritariamente chiítas en las calles de Bagdad, Najaf y Basora, fue fuertemente respaldado por las dos fuerzas políticas pro iraníes más poderosas en Irak: la coalición Fath, que es básicamente la pro iraní a la política de las milicias y la coalición Sairoon encabezada por Muqtada Sadr. Fue el ejército de Sadr al-Mahdi el que luchó contra las fuerzas estadounidenses en los primeros años de la era posterior a Saddam.

A pesar de ese apoyo, Allawi fracasó porque las figuras de la oposición política sunita y kurda dentro del parlamento iraquí y los manifestantes fuera de él se opusieron vehementemente a él.

Sin duda, la mayoría de las fortunas en declive de Irán en Irak se pueden atribuir a los ataques contra el comandante de la Fuerza Quds iraní, mayor general Qassem Soleimani, por parte de Estados Unidos en enero. El problema COVID-19 de Irán está teniendo un efecto reforzador.

Durante años, la mayoría chiita (árabe) en Irak y Bahrein y las minorías chiítas significativas en los estados árabes vecinos fueron considerados los pilares de los diseños imperiales de Irán sobre esos estados.

Las protestas chiítas en Irak y Líbano contra la participación iraní sugieren que esto ya no puede ser cierto.

Que el imperialismo tiene un precio podría haberse predicho. No es así COVID-19 y sus ramificaciones, y mucho menos su efecto sobre la media luna chiíta iraní, una media luna que, de acuerdo con su forma, se está convirtiendo rápidamente en un boomerang que regresa al corazón de la República Islámica.

Este artículo fue publicado por primera vez por el  Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos .

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

https://besacenter.org/perspectives-papers/coronavirus-iran-shiites/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.