Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes septiembre 21, 2020
donativo

El pasado del coronavirus de China es el futuro de Israel

Los expertos especularon que la República Popular sería el mejor lugar para manejar una crisis como esta, a diferencia de los países occidentales, que se pensaba que estaban mal preparados tanto práctica como mentalmente.


Han pasado más de dos meses desde que comenzó el brote de coronavirus en la ciudad de Wuhan, ubicada en la provincia china de Hubei. Pero debido al aparente triunfo reciente de los países asiáticos sobre el virus, la creciente preocupación hoy se centra en Occidente.
De alguna manera esto era de esperarse. Durante años, los expertos han especulado que China estaría entre los mejores para enfrentar una crisis en la vena del coronavirus. A diferencia de los países occidentales, que se pensaba que estaban mal preparados, tanto práctica como mentalmente.
בית חולים בווהאן, מוקד התפרצות נגיף הקורונה
Medicos traabajando en un hospital de Wuhan . AFP
Esta es una guerra existencial para nuestras vidas y nuestra economía, pero la buena noticia es que el coronavirus al menos ha demostrado ser vencible.
En Asia, la tasa de infección ha disminuido drásticamente, tanto que muchas personas han vuelto a su rutina diaria normal, demostrando que vencer al patógeno no es una cuestión de si, sino de cuándo.
Y aunque la vida en China ha vuelto a la normalidad en dos meses, se espera que Occidente tarde mucho más en recuperarse.
Para ilustrar este punto, uno puede dibujar comparar Israel y China. Mientras que China es un país comunista masivo con vastas capacidades económicas y un control casi absoluto sobre todo lo que sucede dentro de sus fronteras, Israel es un pequeño país democrático con un control más flexible sobre su población y con capacidades económicas mucho más limitadas.
חיטוי וניקוי אוטובוסים סין
Desinfectar espacios públicos para contrarrestar el coronavirus en China
( Foto: AP )
En última instancia, tomar decisiones gubernamentales importantes podría llevar más tiempo en Israel debido a la naturaleza democrática del país, a diferencia de países como China, que son dictaduras por naturaleza. En una crisis como la propagación del coronavirus, el tiempo es un factor crítico.
Entonces, ¿Cómo puede Israel cerrar la brecha causada por el «problema» de la democracia? La respuesta está en la gente.
Si el pueblo de Israel actúa de manera responsable y hace caso de las estrictas instrucciones del gobierno con respecto a la cuarentena, la higiene y las multitudes, la crisis terminará pronto.
Sin embargo, la razón principal para detener la propagación del virus en China tiene más que ver con las acciones tomadas por la gente que con la política del gobierno.
Un gran ejemplo es la mascarilla personal. Si bien es cierto que la protección que ofrece contra el virus es mínima, y ​​como tal no fue una precaución ordenada por el gobierno chino, sirvió como un recordatorio psicológico para protegerse siempre. Aquellos que usan máscaras tienen más probabilidades de lavarse siempre las manos, evitar la suciedad o entrar en contacto físico con otros.
ווהאן סין נגיף קורונה וירוס
Trabajadores con mascara en Wuhan
¿La lucha contra el coronavirus realmente requiere el cierre de toda la economía y el sistema educativo? En China, con la excepción de las empresas e industrias consideradas vitales por el gobierno, todo se cerró. Esto incluye restaurantes, centros comerciales, empresas, bancos y el sistema educativo.
Todo estuvo cerrado durante dos meses, y el mercado solo recientemente volvió a la actividad regular.
¿Quién pagó el precio? Las pequeñas empresas independientes pagaron el precio más alto, mientras que las grandes empresas que fueron las más afectadas fueron las que ya tenían dificultades financieras antes de la crisis del coronavirus.
מרכזי קניות ריקים
El Centro Dizengoff en Tel Aviv esta desierto debido a las medidas del coronavirus
Reuters
Las precauciones tomadas por Israel en su camino hacia una cuarentena total requieren que las personas se ajusten, sean pacientes y sean amables.
Si bien las tiendas minoristas han cerrado, los negocios en línea y las entregas han ganado un gran impulso, lo que demuestra que si hay un rasgo israelí con el que podemos contar como una ventaja, es nuestra creatividad.
Y aunque es seguro que muchos se verán perjudicados financieramente por la crisis, su final traerá una renovación a la economía, además de ofrecer una valiosa lección sobre la economía del siglo XXI, que finalmente nos unirá al hacernos más fuertes en general.
Omri Berman vive con su familia en China y trabaja para el gobierno local en Chengdu en el campo de la inversión internacional.
Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.