Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 18, 2020
donativo

“Las Teorías de la conspiración en tiempos de virus”


De repente, voces influyentes culpan al virus COVID-19 no a la China comunista sino al Reino Unido, los Estados Unidos e Israel. Este cambio se ajusta a un patrón medieval pernicioso que debe ser tomado en serio y refutado.

Ese patrón se remonta a alrededor de 1100 d.c. y a los Cruzados en Europa. Desde entonces, las personas confundidas que esperan dar sentido a los acontecimientos inesperados y malignos tienen la opción permanente de conjurar una conspiración mundial. Cuando lo hacen, culpan abrumadoramente a solo dos presuntos conspiradores: miembros de sociedades secretas occidentales o judíos.

5010

“Masacre de los judíos de Metz durante la Primera Cruzada” en 1096, por Auguste Migette (1802-84).

Las sociedades secretas incluyen a los Caballeros Templarios, Masones, Jesuitas, Illuminati, Jacobinos y la Comisión Trilateral. Supuestamente, los judíos están gobernados por una autoridad en la sombra, los “Ancianos”, que los mantiene estrictamente en línea a través de organizaciones tan importantes como el Sanhedrín, la Alianza Israélite Universelle y el Comité de Asuntos Públicos de Israel.

En los tiempos modernos, los teóricos de la conspiración han agregado países a las organizaciones: las sociedades secretas generaron el Reino Unido y los Estados Unidos, los ancianos judíos se convirtieron en Israel. Invariablemente, se culpa a este trío de estados de sorpresas impactantes como el asesinato de JFK, la muerte de la princesa Diana, el 11 de septiembre o la Gran Recesión.

Y así es con llegamos al COVID-19. El virus se originó de manera demostrable en la ciudad china de Wuhan, quizás en un “mercado húmedo” con animales vivos en espera de consumo humano, quizás en el Instituto de Virología de Wuhan, o tal vez una mezcla de los dos (animales infectados del instituto vendidos por comida en el mercado). El hecho que el Partido Comunista de China (PCCh) hiciera todo lo posible para encubrir el virus facilitó su crecimiento y luego oscureció su origen.

Pero lo que sucedió después es conocido por casi todas las personas vivas hoy en día: el virus se propagó desde Wuhan a otras partes de China, desde allí al mundo. Todos los que leyeron esto han vivido y experimentado esa historia reciente; ningún misterio rodea la responsabilidad única del CPC por la pandemia. El virus Wuhan no es un insulto racista, sino una descripción precisa.

Culpar solo a británicos, estadounidenses y judíos implica ignorar al otro 94 % de la Humanidad: las grandes potencias de Europa continental (Francia, Alemania, Rusia); movimientos totalitarios (comunistas, fascistas, islamistas); miembros de religiones universalistas (budistas, cristianos, musulmanes); y todo el mundo no occidental (Irán, China, Japón). Específicamente, la China comunista no califica como un conspirador plausible.

Y así, a medida que surgieron las inevitables teorías de conspiración, se centran en los tres eternos sospechosos. No es sorprendente que el CPC los aliente. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Lijian Zhao, tuiteó que “podría ser [el] ejército de EE.UU. quien llevó la epidemia a Wuhan” y retuiteó información “muy importante” sobre “Evidencia adicional  que el virus se originó en los Estados Unidos”. Como resultado de su declaración y otros avales oficiales, explica el Washington Post, “las teorías antiamericanas ganaron fuerza” en China hasta el punto de que las comunicaciones por Internet en China están “inundadas por la teoría…  que el coronavirus se originó en los Estados Unidos”.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Lijian Zhao, tuiteó que «podría ser [el] ejército de Estados Unidos quien trajo la epidemia a Wuhan».

Del mismo modo, los medios rusos acusaron a Londres y Washington de desarrollar el virus para dañar a China al socavar su economía o para prepararse para una acción ofensiva al probar sus defensas de armas biológicas.

Dos de los generales de la Guardia Revolucionaria de Irán plantearon el espectro del virus como armas biológicas estadounidenses dirigidas a China e Irán, mientras que los medios estatales iraníes culparon repetidamente del virus a elementos estadounidenses o sionistas. Los medios de comunicación argelinos y turcos acusaron a los judíos de desarrollar el coronavirus para ganar poder, volver infértiles a las personas o hacer una fortuna vendiendo el antídoto.

En los Estados Unidos, señala la Liga Anti-Difamación, los teóricos de la conspiración explotan COVID-19 “para avanzar en sus teorías antisemitas  que los judíos son responsables de crear el virus, [y] lo están extendiendo para aumentar su control sobre una población diezmada, o ellos se están beneficiando de eso”.

El Instituto de Investigación MIGAL Galilee en el extremo norte de Israel está a la vanguardia de la búsqueda de una vacuna para COVID-19.

De hecho, el caso  que los israelíes lideren la búsqueda de una cura COVID-19 se está torciendo para confirmar las sospechas conspirativas de cui bono de las ganancias israelíes. Que el ayatolá Naser Makarem Shirazi, una figura religiosa iraní líder, inicialmente permitió comprar una vacuna israelí si fuera la única disponible, luego cambió de opinión y revela el pensamiento torturado de los antisemitas en todas partes.

Así, el virus Wuhan exhumó temas medievales en respuesta a noticias inesperadas y malignas. Por absurdas que sean, estas teorías obstaculizan la comprensión del virus, su tratamiento y el daño. Por tentador que sea ignorar las teorías de conspiración chifladas, requieren refutación. De lo contrario, se infectan y crecen y, como tantas otras veces en el pasado, como Stalin y Hitler, amenazan con hacer un daño terrible.

***El Sr. Pipes (DanielPipes.org, @DanielPipes), es el presidente del Foro del Medio Oriente, es el autor de The Hidden Hand (1996) y Conspiracy (1997). © 2020 por Daniel Pipes. Todos los derechos reservados.

Adendas del 17 de marzo de 2020 : (1) Buenas noticias: una portavoz del Departamento de Estado de los EE.UU . Declaró que el Secretario Mike Pompeo “transmitió fuertes objeciones de los EE.UU. a los esfuerzos de la RPC para echar la culpa del COVID-19 a los Estados Unidos”. no es el momento de difundir desinformación y rumores extravagantes, sino más bien un momento para que todas las naciones se unan para luchar contra esta amenaza común”.

(2) Trazar las dos líneas de supuestos conspiradores, la sociedad secreta y la judía, es un enfoque central en mi libro de 1997, Conspiración: cómo florece el estilo paranoico y de dónde proviene.

(3) Los teóricos de la conspiración occidental captaron con deleite las ideas de sus contrapartes chinas, por ejemplo en “El coronavirus de China: una actualización impactante. ¿El virus se originó en los Estados Unidos?”

Traducido por Hatzad Hasheni

 

 

Comentarios

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.