Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes junio 12, 2020
donativo

Sheikh Raed Salah y su lucha sin fin contra Israel


Sheikh Raed Salah fue sentenciado recientemente a 28 meses de prisión por alentar y apoyar los ataques terroristas de sus seguidores, incluido el ataque en el Monte del Templo el 14 de julio de 2017, que mató a los agentes de policía Haiel Sitawe y Kamil Shnaan. Aunque Salah ha estado tras las rejas por delitos de seguridad en múltiples ocasiones, los veredictos legales nunca han impedido que él o su rama ilegal del norte continúen incitando a los árabes israelíes contra el país en el que viven.

En la historia de su vida y las actitudes que defiende, el jeque Raed Salah encarna la radicalización de los musulmanes en Israel.

Salah (literalmente «pionero honesto») nació en la ciudad de Umm al-Fahm en 1954. Su padre y dos hermanos sirvieron como oficiales en la policía de Israel. Después de la Guerra de los Seis Días de 1967, los jóvenes musulmanes árabes israelíes pudieron asistir a instituciones religiosas en Cisjordania que estaban bajo el dominio de la Hermandad Musulmana. Salah, junto con Kamel Khatib, se convirtió en el núcleo original de la célula islámica en el Hebrón College (ahora Universidad de Hebrón), que finalmente se convirtió en pro-Hamas. Otro miembro de esa célula fue Salah Aruri, fundador del ala militar de Hamas y ahora jefe adjunto de su buró político.

Salah fue arrestado por primera vez en 1981 por unirse a la organización Asrat al-Jihad (Familia de Jihad), creada por el jeque Abdullah Nimr Darwish, fundador del Movimiento Islámico en Israel. Miembros de este grupo, incluido Khatib, fueron arrestados por pertenecer a una organización ilegal y luego liberados en el Acuerdo de Jibril de 1985. Después de su liberación, algunos miembros del Movimiento Islámico parecieron renunciar a su apoyo al terror y centrarse en la esfera política.

Salah fue elegido alcalde de Umm al-Fahm y sirvió de 1989 a 2001. Durante ese período comenzó a formular su visión del mundo, que sostiene que los musulmanes en Israel deben separarse por completo de las instituciones gubernamentales y que el Movimiento Islámico no debe participar en las elecciones a la Knesset. Esa postura condujo a una división del Movimiento Islámico en la Rama Sur, encabezada por Sheikh Darwish, y la Rama Norte más radical, dirigida por Salah con Khatib como su adjunto.

El 24 de junio de 2003, Salah y los miembros de su movimiento recibieron una acusación que reveló los lazos de la Rama Norte con Hamas, incluido el uso de su ciudadanía israelí para recaudar fondos y apoyar a los terroristas encarcelados de Hamas y sus familias. Desde la división organizativa, y especialmente desde que dejó el cargo de alcalde de Umm al-Fahm, Salah se ha manifestado con frecuencia a favor del terror y la violencia antiisraelíes.

Los discursos de Salah están llenos de antisemitismo, y por esa razón se le prohibió ingresar a Gran Bretaña en 2012 (aunque se le otorgó la entrada después de una apelación). Su mensaje contiene varios temas consistentes: los judíos tienen como objetivo destruir la mezquita de al-Aqsa, y los musulmanes tienen el deber de defenderla por cualquier medio necesario; La lucha entre judíos y musulmanes es eterna y aparece en el Corán; la «nakba» palestina es comparable al holocausto judío; y los «mártires» son dignos de elogio y solo se multiplicarán en el camino de la yihad hasta la victoria. Desde el punto de vista del jeque, toda la extensión del Monte del Templo, que comprende 36 acres, es sagrada y pertenece únicamente a los musulmanes, no solo al área de la mezquita al-Aqsa. El enemigo judío, afirma Salah, está planeando deliberadamente una toma gradual del sitio, primero tomando el control de las puertas de la mezquita y luego construyendo un templo judío en lugar de la «cúpula radiante de la roca». Afirmó lo mismo durante una conferencia que celebró para los miembros de la organización Masatab al-Ilm («Bancos de aprendizaje») el 27 de noviembre de 2013. Masatab al-Ilm eventualmente generó el Murabitun y el Murabitat (los «Firmes,» en sus formas masculina y femenina), grupos que fueron declarados ilegales en septiembre de 2015.

La fundación de Murabitun en 2010 marcó un paso más hacia la realización de la visión de Salah. Grupos de mujeres y hombres, en su mayoría del este de Jerusalén, comenzaron a operar aparentemente como «grupos de estudio», pero con la verdadera intención de interrumpir las visitas de los judíos al Monte del Templo y provocar disturbios en el complejo. Grupos de mujeres dirigidas por Hanadi Halawani, Khadija Hawis, Sahar Natsheh y otras personas atacaban con frecuencia a oficiales de policía y fieles en el Monte. Estos grupos obtuvieron un amplio apoyo entre las facciones de la Hermandad Musulmana en el mundo árabe y especialmente entre los partidarios de Hamas. Donaciones de ONG de la Hermandad Musulmana llegaron a través de Turquía, Qatar y Líbano. Halawani y Hawis fueron invitados repetidamente a conferencias de al-Kutla al-Islamiya (el Bloque Islámico) en las universidades de Cisjordania, particularmente Bir Zeit cerca de Ramallah y an-Najah en Nablus.

La acusación presentada contra Salah el 24 de agosto de 2017 citó sus llamados a la jihad junto con sus elogios a los asesinos de los agentes de policía Haiel Sitawe y Kamil Shnaan. El veredicto del tribunal dejó en claro que sus declaraciones no son meras expresiones religioso-legales sino una incitación directa a cometer actos de terror. Los tres terroristas no solo proclamaron durante el ataque que «Somos del pueblo de Sheikh Raed Salah», sino que un «lobo solitario» llamado Ala Tawil testificó que consideraba al jeque como su líder y quería llevar a cabo un ataque en nombre de Al -Aqsa.

Un estudio realizado en el Centro BESA en 2015-16 encontró que la mayoría de los terroristas como lobos solitarios que eran miembros o simpatizantes de Hamas se identificaron con la postura de «Sheikh al-Aqsa», como se llama a Salah en las publicaciones de la Hermandad Musulmana. Las páginas de Facebook de estas personas expresaron esa identificación. Algunos de ellos participaron en la conferencia «al-Aqsa fi Khatr» («al-Aqsa está en peligro») celebrada en septiembre de 2015, poco antes de que la Rama Norte fuera declarada ilegal.

Los sitios web de Hamas y la Hermandad Musulmana con frecuencia elogian la contribución de Salah a «la lucha por preservar al-Aqsa». El hashtag «Todos somos Sheikh Raed Salah» es visible en todas las redes sociales y ha atraído a muchos seguidores. Muchos miembros de Murabitun y Murabitat, cuya actividad ha sido prohibida, se presentaron para saludar a Salah cuando entró en el tribunal después de su acusación. Cuando se fue, corearon: «¡Con sangre y fuego redimiremos a Al-Aqsa!» y «¡Con sangre y fuego redimiremos al jeque al-Aqsa!»

La organización de Salah ha sido prohibida y ha sido penalizado por sus actividades, hasta e incluyendo su sentencia de prisión actual. Nada de eso impide que el jeque o su rama ilegal del norte continúen incitando a los árabes israelíes contra el país en el que viven.

El Coronel (res.) Shaul Bartal es investigador asociado en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.

Tradducido paara Porisrael.org por Dori Lustron

https://besacenter.org/perspectives-papers/sheikh-raed-salah-and-his-endless-struggle-against-israel/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.