Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes abril 14, 2020
donativo

¿Por qué los ultraortodoxos no tomaron en serio el coronavirus?


Las imágenes se han vuelto muy familiares. Un gran número de hombres ultraortodoxos se reunieron para una boda, un funeral, para servicios de oración, en yeshivas y otros aspectos de la vida religiosa comunal a pesar de las órdenes de distancia social del Ministerio de Salud, destinados a superar la epidemia de coronavirus.

Y aunque el público ultraortodoxo comenzó a tomar la crisis más en serio en el transcurso de la semana pasada, algunas escuelas y yeshivot permanecieron abiertas, al igual que muchas sinagogas, mientras continuaron celebrándose grandes celebraciones públicas.

De particular interés fue que el alto liderazgo rabínico de la comunidad ultra ortodoxa no jasídica Ashkenazi dictaminó que las escuelas y las yeshivot deberían permanecer abiertas y nunca rescindieron ese orden, aunque el período escolar ya terminase. Les tomó hasta el domingo que el líder más importante de esta comunidad, el rabino Jaim Kanievsky, finalmente emitiera una resolución clara que la comunidad debe obedecer las órdenes del gobierno destinadas a detener el virus mortal.

El hecho que Kanievsky hiciera sus comentarios poco después de la publicación de los datos que muestran que las tasas más altas de infecciones por Covid-19 en el país se encuentran en ciudades con altas poblaciones ultraortodoxas demuestra cuán graves podrían ser las consecuencias de este retraso.

Pero… ¿por qué la comunidad tardó tanto en tomar en serio la epidemia y sus peligros? Una de las razones principales es que la comunidad ultraortodoxa ve a sus rabinos como sus verdaderos líderes y no como autoridades seculares o políticas.

“La comunidad ultraortodoxa no ve que el estado represente sus intereses, usted vive con el estado, es como el consejo de administración de su edificio de apartamentos, pero no le dice qué hacer”, dice el Profesor Yedidya Stern, vicepresidente del Instituto de Democracia de Israel y un experto en sociedad ultraortodoxa.

Cuando se habla de temas críticos para la vida religiosa, como el estudio de la Torá en las escuelas y las yeshivot, así como la oración, “los ultraortodoxos siempre ven a su rabino mayor como el primer ministro”, agregó.

Entonces, cuando varios ministerios y funcionarios del gobierno comenzaron a instruir al público en general para que implementara el distanciamiento social, escucharon las instrucciones de los rabinos, que en gran medida afirmaban que debían continuar como siempre.

Este problema se ve agravado por las facciones más extremistas dentro del sector ultraortodoxo, como los Eda Haredis y la Facción de Jerusalén, que prestan aún menos atención a las autoridades estatales y a menudo se resisten violentamente a la aplicación de las regulaciones estatales, ya sea por el alistamiento de las FDI o, como ahora, distanciamiento social.

Otro factor es el liderazgo de la comunidad misma, que está compuesta por eruditos mayores de la Torá inmersos en el conocimiento talmúdico y totalmente inmersos en el mundo de la vida ritual religiosa y los preceptos judíos, pero en gran medida no están familiarizados con el mundo en general y especialmente con los asuntos del conocimiento científico.

Esos líderes como Kanievsky, el rabino Gershon Edelstein y otros, realmente creen que el estudio y la oración de la Torá a través de medios metafísicos proporcionan protección física al pueblo judío.

Cuando se les acercó hace dos semanas y se les preguntó si las escuelas y las yeshivot deberían cerrarse, el número de casos de coronavirus y las muertes por este todavía eran pequeñas, por lo que era inevitable que diferieran la frase de que “la Torá protege y salva”, y que “El mundo existe para el sonido de los niños que estudian la Torá”.

La oración y la Torá “van al corazón de su existencia”, dijo Stern, por lo que fue extremadamente difícil para ellos apreciar la gravedad de la epidemia, mientras que las consecuencias de la misma todavía parecían leves.

Pero no es solo el liderazgo ultraortodoxo el que carece de conocimiento y apreciación de los hechos científicos, sino también el público en general. El rabino Dr. Natan Slifkin, un comentarista frecuente sobre la sociedad ultraortodoxa, señala que la comunidad en general “sospecha de la autoridad científica” y cree que sus rabinos son mejores guías.

Las disciplinas científicas se imparten en casi ninguna escuela primaria ultraortodoxa y en absoluto en las escuelas secundarias, y existe una falta general de aprecio por el conocimiento científico.

Cuando las autoridades gubernamentales advierten sobre una epidemia que aún no ha llegado en su totalidad y aconsejan que se tomen medidas basadas en la comprensión científica diseñada para evitar las consecuencias futuras de dicha epidemia, era de esperar que la comunidad ultraortodoxa descartara esto. consejo, dice Slifkin.

Pero también hay otros factores sociales en juego también. Un problema grave, planteado tanto por Stern como por Slifkin, es que la sociedad ultraortodoxa está mucho menos expuesta a los medios de comunicación que el público en general.

Si bien muchos no ultraortodoxos tienen un flujo constante de notificaciones push, tweets, publicaciones de Facebook y videos de WhatsApp que inundan sus teléfonos inteligentes, la mayoría de la comunidad ultraortodoxa no está expuesta a tal torrente de información.

Esto crea un sentido de urgencia mucho menor entre la comunidad, ya que no ven los estragos de la pandemia de coronavirus en China, Italia, España y en cualquier otro lugar donde la enfermedad haya golpeado.

Y también está el problema muy real de cómo exactamente la comunidad puede entrar en un cierre físico como lo hace el resto del país. Las familias ultraortodoxas suelen ser muy grandes, sus apartamentos son mucho más pequeños que sus necesidades y no tienen jardines y, a menudo, ni siquiera balcones.

Es posible que algunas casas ni siquiera tengan suficientes camas para que todos puedan dormir al mismo tiempo, ya que algunos niños viven en sus dormitorios de las yeshivot durante el período escolar y las familias simplemente no están preparadas para que todos vivan en sus hogares.

También hay muy poco que hacer, ya que Internet, especialmente sus opciones de entretenimiento, a menudo no está disponible en el hogar, y las condiciones de hacinamiento y la falta de espacio exterior hacen que las actividades físicas sean extremadamente difíciles.

Es esta confluencia de circunstancias lo que llevó al liderazgo y al público ultraortodoxos a minimizar e ignorar la amenaza de la epidemia de Covid-19, incluso cuando el gobierno estaba aplicando medidas cada vez más drásticas al público en general.

Los resultados aún podrían ser desastrosos para el sector ultraortodoxo en términos del costo para la vida humana y económicamente.

Y si la comunidad ultraortodoxa sufre gravemente como resultado del corona, la confianza en su liderazgo rabínico podría verse significativamente dañada y podría conducir a cambios de gran alcance en el sector, quizás en el futuro.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.