Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 18, 2020
donativo

Judíos, musulmanes y cristianos rezan por primera vez juntos en Jerusalén para acabar con el coronavirus

Los líderes religiosos alertaron del aumento del racismo y la xenofobia que ha provocado la pandemia en distintos países.


Rezo conjunto de los líderes religiosos en Jerusalén – EP

Rabinos, jeques, imanes y patriarcas se unieron en la terraza del hotel King David de Jerusalén para rezar juntos por el final del coronavirus. «Dios, Tú que nos has alimentado en la hambruna y nos has provisto de abundancia, nos has librado de la peste y nos has liberado de enfermedades graves y duraderas. Ayúdanos», fue la petición que realizaron los líderes de las distintas religiones en la ciudad santa en una oración conjunta que, según los organizadores, no tiene precedentes.

Los rabinos jefes de Israel, Yitzhak Yosef y David Lau, el patriarca Greco Ortodoxo, Theophilos III, el patriarca Latino, Pierbattista Pizzaballa, los imanes Gamal el Ubra y Agel Al-Atrash y el líder espiritual druso, jeque Mowafaq Tarif, unieron sus rezos, cada uno en su propio lenguaje litúrgico, para enviar al mundo un mensaje de fuerza frente a la pandemia. Fue una iniciativa conjunta del Rabinato de Israel, los ministerios de Exteriores e Interior y el Consejo Mundial de Líderes Religiosos. Además de la petición a Dios para poner fin al coronavirus, los líderes religiosos alertaron del aumento del racismo y la xenofobia que ha provocado la pandemia en distintos países.

El Arzobispo Pizzabala recordó la descripción que hace la Biblia de Jerusalén como una casa para la oración de todos los pueblos y destacó la importancia de que esta iniciativa se desarrollase aquí porque«la pandemia no entiende de razas, religiones o fronteras políticas». El patriarca Latino destacó que el coronavirus «ha propiciado algo bastante extraño como es ver a judíos, musulmanes y cristianos rezando la misma oración. Espero que esto se repita después del covid19 porque Jerusalén lo necesita».

El rezo se produjo después de una Semana Santa atípica, vacía de peregrinos y con el Santo Sepulcro cerrado. Lo mismo que ha ocurrido para la Pascua judía, marcada por las estrictas normas del confinamiento, y que les tocará sufrir ahora a los musulmanes durante el mes sagrado de ramadán que está a punto de comenzar. El coronavirus ha logrado la unión, aunque sea por un momento, de las principales religiones de la ciudad santa.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.