Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes junio 12, 2020
donativo

Israel y Egipto no necesitan fuerzas de paz estadounidenses en el Sinaí

El plan de Trump para retirar tropas reconoce que los paradigmas obsoletos no necesitan ser preservados. Sus críticos están pensando en los requisitos del pasado, no en el presente.


Fuerzas egipcias en el Sinai. Reuters

En mayo de 1967, la retirada de las fuerzas de paz de la península del Sinaí puso en marcha una serie de eventos que condujeron a la guerra. Pero aquellos que piensan que tal medida en mayo de 2020 tendría consecuencias similares, o realmente alguna, están viviendo en el pasado.

Sin embargo, en lo que respecta a algunos observadores, una propuesta de la administración Trump para retirar las tropas estadounidenses de la Fuerza Multinacional y Observadores (MFO) que forman parte de las tropas de mantenimiento de la paz que vigilan la frontera entre Israel y Egipto en la península del Sinaí es un movimiento impactante que podría socavar el tratado de paz que tienen la tarea de hacer cumplir.

Durante décadas, tal movimiento habría sido impensable.

El Sinaí fue el escenario de la invasión egipcia de Israel en 1948 y el escenario de la batalla entre las dos naciones en 1956, 1967 y 1973.

En 1967, en lo que parecía ser el preludio de otro intento egipcio de destruir el estado judío, la demanda del presidente egipcio Gamal Abdel Nasser  que las Naciones Unidas retiraran las fuerzas de paz que se habían establecido después de que Israel se retiró de la península después de la campaña del Sinaí de 1956. El organismo mundial cumplió tímidamente, convenciendo a Israel  que no tenía más remedio que atacar primero para no estar luchando por su supervivencia en su propio territorio.

El tratado de 1979 firmado por el presidente egipcio Anwar Sadat y el primer ministro israelí Menachem Begin buscaba poner fin a ese ciclo de guerra, aunque la paz que creó fue frágil y fría. Begin jugó no solo por la sinceridad de Sadat, sino por la idea que los egipcios estaban cansados ​​de luchar en una guerra para destruir a Israel que no era de su interés. Después  que los islamistas asesinaran a Sadat en 1981, parecía que todo hubiera sido un error. Sin embargo, a pesar de la hostilidad hacia los judíos que impregnaba la cultura egipcia, el sucesor de Sadat, Hosni Mubarak, mantuvo el trato, aunque solo fuera por seguir recibiendo miles de millones en ayuda estadounidense que era parte del tratado.

A lo largo de los últimos 40 años, las tropas estadounidenses han sido una gran parte de la OFM que garantizó la paz. El contingente estadounidense está formado por varios cientos de soldados en una unidad que también contiene fuerzas de otros 13 países. Sin embargo, la situación en el Sinaí en 2020 es muy diferente de la que existió allí en las últimas décadas, cuando realmente se podría decir que la OFM había mantenido la paz.

El actual gobierno egipcio dirigido por el presidente Abdel Fattah el-Sisi está estrechamente alineado con Israel. Si bien el pueblo egipcio puede seguir siendo hostil a los judíos, el gobierno militar que dirige el-Sisi considera al estado judío como un aliado contra un enemigo mutuo: la Hermandad Musulmana. El movimiento terrorista de Hamas que gobierna Gaza es una rama del grupo islamista cuyos líderes gobernaron Egipto durante un año después de la caída de Mubarak durante las protestas de la Primavera Árabe de 2011. El-Sisi lideró el golpe popular que depuso al gobierno de la Hermandad en 2013 y  reprimió brutalmente a los islamistas desde entonces.

Al igual que otras naciones árabes sunitas, Egipto ve a Israel como un aliado desde que Estados Unidos abandonó sus intereses al aceptar el acuerdo nuclear de Irán de 2015. Los egipcios tampoco culpan injustificadamente a Obama y Estados Unidos por el breve ascenso de la Hermandad Musulmana en 2012-13, ya que fue él quien ayudó a expulsar a Mubarak.

Egipto también teme al régimen de Hamas en la Franja de Gaza y ha cooperado con Israel para imponer un bloqueo a ese régimen terrorista rebelde. En el último año, también ha intensificado la construcción de su propio muro de separación alrededor de la Franja para detener el flujo de armas y bienes hacia y desde Gaza.

Al mismo tiempo, los egipcios han combatido una insurgencia en el Sinaí contra los terroristas de ISIS que quieren destruir el gobierno de el-Sisi.

Las fuerzas de paz del Sinaí son obsoletas. El MFO ya no separa a los posibles combatientes, sino que es un espectador inocente de un esfuerzo egipcio para erradicar el terrorismo mientras los israelíes los animan. Las tropas estadounidenses están en mayor peligro de quedar atrapadas en el fuego cruzado entre las fuerzas de el-Sisi y sus antagonistas que cualquier otra cosa. Lo que la comunidad internacional debe hacer en el Sinaí es apartarse del camino de los egipcios, no separarlos de Israel.

Sin embargo, la idea de retirar las tropas estadounidenses del Sinaí ha generado oposición del Congreso. Un grupo bipartidista de 12 legisladores que representan el liderazgo de comités clave tanto en la Cámara como en el Senado, incluidos amigos acérrimos de Israel como el senador Lindsay Graham (RS.C.) y el representante Eliot Engel (DN.Y.) firmaron un carta conjunta pidiendo a la administración que mantenga el apoyo estadounidense a la OFM.

Pero como tantos argumentos sobre la política de Medio Oriente en los últimos tres años, el debate sobre este tema se centra principalmente en la disposición de la administración Trump para cuestionar los supuestos de larga data sobre la región. Si bien la administración Obama pensó en sacar a los Estados Unidos del Sinaí, al final, no lo hizo. Si Trump sigue adelante con este plan, será acusado de socavar la paz o dar una victoria al ISIS. Pero aunque el MFO fue esencial para la paz en el pasado, es en gran medida una entidad vestigial que continúa, a pesar del hecho de que el problema que fue creado para resolver ya no existe.

Es posible que llegue un día en el futuro en que Egipto vuelva a amenazar a Israel. Pero si llega ese día, la OMF no hará más para proteger al estado judío que otras fuerzas de paz en sus fronteras. La única garantía de la seguridad de Israel es el poderío a de las Fuerzas de Defensa de Israel, no la presencia de soldados extranjeros que están lejos de casa y no tienen ningún interés en el conflicto.

La voluntad de Trump de cuestionar la sabiduría convencional ha llevado a sus muy necesarios movimientos a reconocer la soberanía israelí sobre Jerusalén y los Altos del Golán, así como la necesidad de responsabilizar a la Autoridad Palestina por su apoyo al terrorismo. La decisión de MFO es solo otra oportunidad, aunque pequeña, para que Estados Unidos deje de vivir en el pasado y comience a pensar en lo que debe hacer ahora. Los críticos del presidente deben adoptar ese mismo tipo de realismo, en lugar de atacarlo por matar a otra vaca sagrada.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.jns.org/opinion/israel-and-egypt-dont-need-american-peacekeepers-in-the-sinai/

 

 
Comentarios

No es posible escribir en un mismo articulo que «el Pueblo Egipcio sigue siendo hostil»…y asegurar que miembros de ese pueblo, que hace solamente 10 años votaron masivamente a favor de la Hermandad Musulmana en Egipto no apoyen a la Hermandad Musulmana de Gaza (Hamas) en su lucha contra Israel….en caso de que no exista alguien geograficamente ubicado entre ambas Hermandades.
Tarde o temprano EGIPTO volvera a tener elecciones…de ganar la H.Musulmana…quien impedira lo escrito anteriormente?

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.