Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo agosto 2, 2020
donativo

Oportunidades estratégicas israelíes y estadounidenses en medio de la crisis COVID-19


Albert Einstein dijo una vez que en medio de cualquier dificultad se encuentra una oportunidad. La pandemia de COVID-19 plantea enormes desafíos para el Medio Oriente, pero las oportunidades estratégicas para Estados Unidos e Israel se están enfocando a medida que Israel maneja el virus.

Tres meses después de la erupción de la pandemia de coronavirus en Israel, el estado judío ha combatido con éxito el virus. Después de aproximadamente 18,000 casos y 300 muertes , Israel ha comenzado a aplanar la curva y reabrir sus negocios y escuelas. Es cierto que todavía hay brotes. Pero el sistema de salud pública ha demostrado ser capaz de domesticarlos en tiempo real.

La situación en Cisjordania y Gaza también es mejor de lo esperado, con solo 472 casos y tres muertes reportadas oficialmente. Esos números pueden ser más altos, teniendo en cuenta los habitantes densamente poblados de Gaza y el estricto control del grupo terrorista autoritario Hamas. Aún así, detrás de escena, la cooperación con Israel para combatir el virus ha sido fuerte y efectiva, en ambos territorios. Israel ha organizado la entrega de kits de prueba, material desinfectante, máscaras, ventiladores y medicamentos a Cisjordania y Gaza, reduciendo así la cantidad de infecciones.

El éxito de Israel proviene de varios factores clave. El estado judío tiene muy pocos puertos de entrada, una población relativamente joven, hospitales de vanguardia y una amplia experiencia en la movilización rápida y efectiva de su sociedad para situaciones de emergencia.

En contraste, los vecinos de Israel, particularmente la República Islámica de Irán, continúan enfrentando profundas dificultades. En los últimos meses, el coronavirus ha devastado Irán, con casi 174,000 infecciones y más de 8,000 muertes, según las estadísticas oficiales del gobierno. Sin embargo, a la luz de los esfuerzos de Teherán para minimizar el impacto del virus, junto con informes deficientes e incluso un peor tratamiento entre las provincias remotas del país, los números reales probablemente sean mucho más altos. Mientras tanto, en medio de la continua presión de las sanciones estadounidenses, la economía de Irán continúa su espiral descendente .

El impacto de COVID-19 en el Líbano también es significativo. Si bien los números oficiales son bajos, con aproximadamente 1.350 casos y 30 muertes, el número real es probablemente mucho mayor debido a pruebas insuficientes y los esfuerzos del gobierno para ocultar la escala del problema. Al mismo tiempo, el Líbano enfrenta una crisis económica paralizante. El gobierno ha incumplido su deuda. El país se está recuperando de la inflación masiva, el creciente desempleo y un sistema bancario que restringe los retiros. El Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial normalmente ofrecerían un salvavidas a un país como el Líbano, pero el dominio del grupo terrorista Hezbolá, con su corrupción y actividad financiera ilícita, lo hace casi imposible.

En Siria, solo 144 casos de COVID-19 han sido reportados oficialmente . Esto se debe a que Siria es un estado fallido después de casi nueve años de guerra civil devastadora. El sector de salud pública del país es prácticamente inexistente. Además, el régimen está adoptando una política de ocultamiento. En la actualidad, la principal prioridad del régimen es permanecer en el poder y permitir que Irán facilite la transferencia de armas a través de Siria para armar a los representantes regionales de Teherán. Esto sin duda exacerba la propagación del virus.

El caos en Irán, Líbano y Siria, junto con la estabilidad contrastante de Israel, presenta a Jerusalén y Washington oportunidades estratégicas para promover sus intereses en la región.

Primero, Israel debería explorar la posibilidad de alcanzar un alto el fuego más formal y duradero con Hamas en Gaza. El grupo terrorista, como Israel, tiene interés en garantizar que el coronavirus no siga proliferando. Hamas ha suspendido la posibilidad de intercambios de prisioneros, lo que podría ser un incentivo para un entendimiento a largo plazo entre las partes. La pregunta ahora es si esta cooperación puede formalizarse y aprovecharse para estabilizar aún más la región. La anexión unilateral propuesta por Israel de partes de Cisjordania podría poner en peligro cualquier acuerdo de este tipo.

En segundo lugar, Israel, con el respaldo de Estados Unidos, debería aumentar el ritmo y el alcance de sus ataques militares contra los activos iraníes en Siria. En las últimas semanas, funcionarios estadounidenses e israelíes han declarado que Teherán ya ha comenzado a retirar algunas de sus fuerzas en el país devastado por la guerra. Todavía no está claro cuán significativo puede ser este retiro. Pero una cosa está clara: la reducción de Irán es, en cierta medida, el resultado de la presión de Israel. Con lo peor de la pandemia detrás de esto, Israel puede capitalizar la retirada parcial de Irán intensificando sus ataques contra los objetivos iraníes restantes, particularmente las fuerzas que albergan municiones guiadas con precisión o PGM, armas avanzadas que podrían evadir los sistemas de defensa antimisiles de Israel y atacar en unos pocos yardas de su objetivo previsto. Para garantizar que Israel pueda continuar neutralizando estas armas y mantener su disuasión y su ventaja militar, Jerusalén y Washington deberían considerar ciertas ventas militares estadounidenses a Israel. Esto marcaría la primera venta significativa de armas estadounidenses a Israel en los Estados Unidos de 2016.memorando de entendimiento , y apoyaría tanto las necesidades de seguridad de Israel como la economía de los Estados Unidos.

Tercero, Washington y Jerusalén deberían trabajar para convertir la crisis en el Líbano en una oportunidad. Ambos países deben indicar que apoyan la ayuda internacional al Líbano, pero solo con la condición  que el gobierno y las Fuerzas Armadas Libanesas bloqueen el flujo de armas al grupo terrorista Hezbolá respaldado por Irán. Washington y Jerusalén también deberían exigir la eliminación de las PGM del país. Al hacerlo, Estados Unidos e Israel pueden dejar en claro que el dominio del gobierno por parte de Hezbollah se encuentra en el corazón de los problemas del Líbano, y que solo el hecho  que Hezbollah sea frenado puede estimular la mejora de la economía del país.

Cuarto, Washington debería continuar intensificando la presión económica sobre Irán. Las sanciones de los Estados Unidos continúan erosionando la legitimidad del régimen, particularmente porque gasta dinero en agresión militar más allá de sus fronteras mientras maneja mal su crisis de salud en el país. Estados Unidos e Israel deberían continuar exponiendo este hecho para contrarrestar la campaña engañosa de Teherán para recibir alivio de sanciones. La República Islámica continúa afirmando falsamente que las sanciones estadounidenses impiden que Irán obtenga suministros médicos para combatir el coronavirus. En realidad, las sanciones de los Estados Unidos proporcionan exenciones significativas para los bienes humanitarios. Teherán busca dinero en efectivo para financiar su agresión regional y preservar su control sobre el poder. Esto debe evitarse.

Finalmente, COVID-19 ofrece la oportunidad de fomentar un nuevo nivel de cooperación entre Israel y los países árabes pragmáticos de la región, incluidos los estados del Golfo, Egipto y Jordania. Washington y Jerusalén deberían promover nuevas iniciativas de cooperación regional en temas como la seguridad del agua, alimentos y suministros médicos. Las iniciativas regionales centradas en la resiliencia nacional deben definirse y promoverse conjuntamente.

Seguir estos pasos demostraría que Israel y los Estados Unidos no han permitido que el coronavirus debilite su determinación de promover sus intereses centrales en la región. Al mismo tiempo, estos pasos explotarían la debilidad contrastante de sus adversarios frente al virus. Washington y Jerusalén deberían aprovechar estas oportunidades.

 

****El general de brigada Yakov Shaharabani (Ret.) Es asesor principal de la Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD), donde también contribuye al Centro de Poder Militar y Político (CMPP) y al Centro de Poder Económico y Financiero (CEFP) del FDD. Es ex jefe de inteligencia de la Fuerza Aérea de Israel y ex agregado de la Fuerza Aérea de Israel en los Estados Unidos. Para más análisis de Yakov, CMPP y CEFP, suscríbase AQUÍ . Siga a FDD en Twitter @FDD y @FDD_CMPP y @FDD_CEFP . FDD es un instituto de investigación no partidista con sede en Washington DC que se centra en la seguridad nacional y la política exterior.

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

Fundacion para la Defensa de las Democracias

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.