Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 30, 2020
donativo

Algo más sobre el Mossad y los atentados en Buenos Aires

Una entrevista con el ex jefe del Mossad Shabtai Shavit


La investigación llevada a cabo por la periodista Ilana Dayan, plasmada en un programa especial de “Uvdá” este jueves 11 de junio en el canal 12 de la televisión israelí, reflotó el fuerte drama de la muerte del Fiscal de la causa AMIA Alberto Nisman. Su cuerpo fue hallado sin vida en el baño de su casa, muy poco antes de su planeada y quizás demasiado anunciada denuncia de la entonces Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La bomba del programa fue la entrevista con el ex agente del Mossad Uzi Shaya, quien había conocido a Nisman en relación a la investigación que hacía del atentado, tema que por cierto era muy importante para Israel, que también aportó material de Inteligencia sobre la responsabilidad de la República Islámica de Irán.

Shaya reveló que entregó a Nisman un sobre con lo que presentó como documentos que probaban que Cristina Fernández había recibido en diversas cuentas familiares sumas multimillonarias de Irán. Estaba claro que era el pago por el Memorando Estratégico del 2013 cuyo verdadero objetivo no era el declarado de investigar juntos la explosión, sino por el contrario, poner fin a la investigación y limpiar a Irán del tema. El ex agente del Mossad estimó, con evidente pesar, que ese material selló de hecho el destino de Nisman que estaba ansioso por tener las pruebas necesarias para inculpar a la Presidenta, la enfrentó y así se la confirmó como abierta enemiga.

El programa de Ilana Dayan nos retrotrajo a otra entrevista: la que realizamos hace ya un tiempo al otrora jefe del Mossad Shabtai Shavit, que había estado en su cargo cuando fueron perpetrados los dos atentados en Argentina: la bomba en la Embajada israelí en Buenos Aires en 1992 y la bomba en la AMIA  en 1994.

Hoy nos parece oportuno volver a publicarla.

En su calidad de jefe del Mossad, cargo que ocupó entre 1989 y 1995, el tema de los dos atentados en Argentina era preocupante. Pero en realidad, no sorprendente. Es que Shavit ya había estado en algunos países de Latinoamérica (Argentina, Brasil, México, Venezuela)  cuando era número 2 en el Mossad.Y las impresiones que le impactaron de inmediato, las recuerda claramente también hoy.

 

P: Usted era el jefe del Mossad cuando fueron cometidos los dos grandes atentados terroristas en Argentina. Eso lo llevó seguramente a Sudamérica..¿Verdad?

R: En realidad mi primera visita profesional al continente ya había tenido lugar antes, cuando yo era vice jefe del Mossad..en 1987 o 1988. Estuve en Argentina, Brasil, México, Venezuela. Ese fue mi primer encuentro con los servicios de Inteligencia en la zona. No generalizo, pero recuerdo que  mi  primera sensación  fue que en mayor o menor medida, los servicios de Inteligencia eran una herramienta al servicio de los políticos.

En el mundo de los servicios de Inteligencia, se sabe que uno de los elementos más importantes es en qué medida un servicio es profesional y no un instrumento de los políticos. Por eso tenía claro que eso incide negativamente sobre las relaciones de trabajo que uno puede desarrollar con los servicios en cuestión.  Automáticamente, uno es más reservado, más cauteloso, ya que toda información que uno considera que sería bueno compartir con la contraparte en el otro servicio de Inteligencia, uno tiene que pensar si es seguro que no la usen con fines políticos.

P: No muchos años después de aquella visita suya, fue el primer atentado, contra la Embajada…¿Sintió que estaban dadas las condiciones en el terreno para algo así?

R: Por un lado, el Presidente  argentino en ese momento era Carlos Menem, que en mi opinión era primero sirio y después argentino. En el palacio presidencial en Buenos Aires, gran parte del trabajo se llevaba a cabo en árabe. Es cierto que Menem vino de visita a Israel, fue muy simpático y se presentó como un gran amigo de Israel. Pero eso fue sólo para los medios.

Pero había algo más general. En la mayor parte del mundo, las comunidades árabes se dedican a los negocios, al comercio, sin intervenir en general en la vida pública.Pero Sudamérica es una excepción. Y en los servicios de Inteligencia argentinos, así como en la policía, puedo decir en términos generales que había no pocos árabes.

P: ¿Está diciendo que ayudaron a que los atentados sean posibles?

R: Estoy diciendo que esto  da motivos para pensar en dos direcciones.

En primer término, es posible que elementos en la policía o los servicios de seguridad hayan ayudado de una forma  u otra, directa o indirectamente, a quienes planificaron y cometieron los atentados.

P: Es una acusación muy grave.

R: Quiero hacer una aclaración: esto lo digo a nivel de especulación. Recordemos, como afirma el dicho, «no está prohibido que un hombre de la Inteligencia, use su inteligencia».

El segundo punto, ya más seguro, es que después de los atentados,  no logramos recibir una colaboración concreta de ningún tipo ni de la policía ni de los servicios de seguridad. Hubo atentados terribles, el Israel oficial se dirigió a ellos a pedir ayuda…pero aunque fueron muy simpáticos en el trato y sonrieron mucho, como buenos anfitriones, en la práctica, no nos dieron nada .

Pero hay otros elementos. Es clave lo de la Triple Frontera.

P: ¿Usted estuvo allí personalmente?

R: Así es.  Todo aquel que visitó esa frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay en aquellos años y también antes, y conoce el Medio Oriente, seguramente que encontrarse allí le traía recuerdos de alguna localidad libanesa. Yo estuve allí algunas veces en los años 80 y 90 , también después de los atentados.

P: ¿Qué fue lo que le impactó allí?

R: Recuerdo claramente que Ciudad del Este, muy cerca de la Triple Frontera, era una ciudad de crimen, drogas, contrabando, pasaportes falsos, todo lo que se le puede ocurrir a un criminal.Y todo se conseguía muy barato. Y fue allí que empezó el atentado. De allí salieron los perpetradores.

Allí funcionaba un punto de encuentro muy intenso y muy íntimo entre elementos de Hizbala y del crimen internacional. Cada uno aprovechaba las ventajas relativas del otro. Si alguien de Hizbala , que no conoce la región, precisa un contacto en Buenos Aires, alguien de los grupos del crimen internacional  le puede ayudar a contactarse con algún libanés en Buenos Aires.Si precisa explosivos  o armas para algún crimen, Hizbalá podrá proporcionarlo.

Los intereses se encontraban.Y la embajada de Irán, que en Buenos Aires es muy grande,  ayudó a introducir equipos y municiones a Argentina, utilizando el correo diplomático, además de ayudar con transferencias de dinero.

P: Y a estas conclusiones ustedes llegaron solos..sin ayuda de la Inteligencia argentina…

R: La información de Inteligencia se fue acumulando durante años. Pero no recibimos nada directo de Argentina. Al contrario.

P: O sea que objetivamente, en el Mossad tenían claro que era una zona muy cómoda para organizar un atentado….

R: En reuniones en las que la intención era analizar qué lugares del mundo podían ser más propicios a la perpetración de atentados, los más peligrosos, no hay ninguna duda que se apuntaba a Argentina, por el gran potencial que acabo de explicar.

P: El atentado contra la Embajada , fue de hecho, contra territorio israelí, aunque en Buenos Aires.El segundo, contra la AMIA, dirigido a ciudadanos argentinos de fe judía. ¿En qué medida Israel se siente responsable también por la seguridad de las colectividades judías, en la práctica?

R: El tema de la seguridad de las colectividades judías en el exterior, es delicado. A nivel declarativo, el Estado de Israel  se considera responsable por la integridad y seguridad de los judíos, dondequiera que estén. Pero la traducción práctica  de este concepto es limitada. Es que a fin de preservar la seguridad de una colectividad,  lo primero es que el gobierno local esté comprometido para con la misma, ya que sus miembros son sus ciudadanos.

Hay algo más que digo, aunque con cautela: no recuerdo en absoluto que luego del atentado contra la AMIA, en Argentina hayan tomado decisiones  que se parezcan siquiera a lo que vimos semanas atrás después de los atentados contra  blancos judíos en París y Copenhague. No recuerdo que haya habido ningún cambio drástico en el sistema y las herramientas que usaba el gobierno para dar seguridad a la comunidad judía.

P: ¿Cree que América Latina corre el peligro de volver a ser escenario de atentados terroristas? Y no me refiero por cierto sólo a blancos judíos…

R: América del Sur, por algunos aspectos de su geografía y su demografía, por todos los elementos que he explicado, es casi por definición una región cómoda para la actuación de organizaciones terroristas.

 

Semanariohebreojai

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.