Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 30, 2020
donativo

BDS enfrenta a comunidades judías y negras en Estados Unidos


La tragedia de una vida truncada trae dolor a cualquiera, y el asesinato de George Floyd no es diferente. La injusticia, la crueldad y el desprecio flagrante por la vida humana están causando ira en las comunidades negras de todo Estados Unidos y en todos los que tienen un corazón decente. Sin embargo, una vez más, este trágico incidente ha sido politizado por partidarios antiisraelíes, ya que dicen que «es hora de que Estados Unidos ponga fin a sus programas de intercambio mortal con Israel».

Los partidarios antiisraelíes se apresuraron a convertir lo que sucedió en Minnesota en un arma política: aprovechar la tortura de un hombre de 46 años para aumentar sus opiniones políticas. Su muerte arroja luz sobre una lista cada vez más larga de casos de brutalidad policial, pero eso no tiene nada que ver con Israel. Las personas que hacen estas afirmaciones deberían pensar en cómo están usando su memoria en lugar de llorarla.

 

Estados Unidos coopera estratégicamente con Israel, especialmente en lo que respecta al terrorismo. El programa de entrenamiento conjunto Israel-Estados Unidos enseña tácticas y entrenamiento de las fuerzas de seguridad estadounidenses cuando se enfrentan a ataques terroristas; sin embargo, no les enseña cómo lidiar con los disturbios. El ex sargento de las Fuerzas de Defensa de Israel. Maria Haberfeld, que ha estudiado, enseñado, entrenado y escrito sobre el uso de la fuerza en los departamentos de policía de todo el mundo, incluidos los de los Estados Unidos, y ha dicho que «nunca ha visto» que se enseñe una técnica tan restrictiva.

La conexión que muchas personas involucradas con el movimiento BDS han estado haciendo sobre la capacitación de los oficiales de policía de EE. UU., la muerte de Floyd e Israel no se basa en buscar justicia para un hombre asesinado, sino en abogar por el odio a Israel. Un tuit sarcástico de Einat Wilf, que dice que «ahora a los policías estadounidenses también les falta [agencia], sus acciones determinadas por titiriteros sionistas», muestra cuán ridículo es culpar a Israel por las acciones de unos pocos oficiales en Minneapolis, y refleja la falta de «agencia» que las autoridades y simpatizantes palestinos intentan evocar para sus acciones.

La campaña oficial de BDS ha utilizado una vez más tropos antiguos de experimentar el «colonialismo de los colonos» y el «apartheid» en el «régimen de opresión de Israel» para tratar de conectar su difícil situación con la de las comunidades afroamericanas. Usar a Floyd y muchas otras muertes de estadounidenses negros para impulsar los ideales antisemitas está mal. Llamar a los israelíes «colonos colonialistas» también está mal, ya que Israel nunca fue una colonia de los judíos. Hubo muchas oleadas de inmigración judía al Mandato Británico de Palestina, donde los judíos compraron legalmente tierras a los árabes.

Además, Israel no discrimina por motivos de raza, religión, etnia o sexualidad, y de hecho es la democracia más liberal en el Medio Oriente. Como tal, difícilmente puede considerarse un régimen de «apartheid», como al movimiento BDS le encanta llamarlo. Por último, al basar su espíritu en el hecho de que son los «pueblos indígenas de Palestina», el movimiento BDS no reconoce ningún reclamo histórico judío sobre la tierra, que es un antisemitismo flagrante. No reconocer esto significa no reconocer a Israel como un país legítimo, lo que nos aleja aún más de lograr la paz en la región.

En línea con muchas narraciones falsas utilizadas para demonizar a Israel, un tweet del Museo Palestino de EE. UU. muestra a Floyd usando un keffiyeh (un símbolo del nacionalismo palestino) con una bandera palestina en el fondo muestra hasta qué punto los partidarios de anti-Israel usarán este asesinato como propaganda política. Esta demostración artificial y artificial de solidaridad entre los palestinos y la comunidad negra de América culpa al sufrimiento palestino de Israel, al no reconocer la historia del terror palestino y los líderes corruptos. Enfrenta a los estadounidenses negros contra Israel y los judíos sin ninguna razón, cuando, de hecho, los judíos estadounidenses apoyaron la fundación y financiación de muchas organizaciones de derechos civiles, como la NAACP, que culminó con la aprobación de la Ley de Derechos Civiles de 1964.

Estos actos de «libertad de expresión» contra Israel en las redes sociales provocan el antisemitismo, al igual que el extremismo temprano de los manifestantes en ciertas ciudades estadounidenses. Se produjeron actos de vandalismo contra algunas empresas y sinagogas judías, incluidas las ventanas rotas y los graffiti , incluidas las palabras «Palestina libre».

Es triste que tal tragedia se esté utilizando para perpetuar más odio en todo el mundo.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

JNS.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.