Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes julio 31, 2020
donativo

Esta vez, la oleada de extrema izquierda podría tener éxito

(Como lo está haciendo en Europa)


Disturbios callejeros, disparados por eminentes liberales, el partido demócrata virando bruscamente a la izquierda: esto nos remonta directamente a los acontecimientos de hace cincuenta años.

«La década de 1960» (que en realidad se desarrolló entre 1965 y 1975) fue una década de cambios masivos, una rebelión contra la estabilidad, el crecimiento y (sí) la presunción de la era inmediata posterior a la Segunda Guerra Mundial, 1945-65. Los años 60 ahora se recuerdan principalmente como una época de rebelión juvenil, de sexo, drogas y rock and roll. Los hippies universitarios en microbuses Volkswagen decorados con signos de paz representaban a la vanguardia; los estudiantes lo siguieron. Woodstock representó las alturas y Altamont Free Concert las profundidades. El poeta británico Philip Larkin memorizó este espíritu en un famoso poema con su primera línea, «Comenzó la relación sexual / En mil novecientos sesenta y tres / (lo cual fue bastante tarde para mí)».

Pero no todo fue divertido, los izquierdistas de antaño adoptaron temas clásicos del marxismo-leninismo, enfocándose en el imperialismo e insistiendo en que la riqueza occidental provenía del saqueo del resto del mundo. El sistema imperialista, con su perpetuo impulso de nuevos mercados en los que deshacerse de su excedente industrial, se erigió como el mal central de la humanidad; la guerra en Vietnam representaba supremamente su rapacidad.

La etnia y la raza apenas importaban. Sí, fue la década de los derechos civiles, pero los izquierdistas no impulsaron esta transformación; afuera de partes del Deep South, surgió un consenso nacional de que los negros finalmente merecían la ciudadanía plena.

Experimenté esta supuesta revolución de primera mano, especialmente durante mis años universitarios, 1967-71. Como un conservador en ciernes, crucé las «líneas de piquete» para comer la comida del dormitorio y asistir a las clases que pagaban mis padres. Lamentablemente, no ser un izquierdista se sentía terminalmente frío. También parecía que la hegemonía izquierdista se extendería de la universidad al resto de la sociedad.

Por supuesto, eso no sucedió. Después de los horrores comunistas que siguieron a la derrota de Estados Unidos en Vietnam en 1975, la opinión de la izquierda perdió impulso. Peor aún, la Unión Soviética implosionó y China abandonó el maoísmo por el capitalismo patrocinado por el estado. Vietnam se convirtió en una mini China y Cuba decayó más allá de la redención. Venezuela apenas inspira.

Los progresistas se autoaislaron en la «contracultura». Las viejas ideas no se agotaron, pero se limitaron principalmente al sistema educativo. En retrospectiva, eso resultó ser una inversión inteligente a largo plazo. Para el renacimiento izquierdista de hoy, cincuenta años después, resulta directamente de generaciones de asiduo adoctrinamiento de izquierda.

A medida que las teorías financieras en el corazón del marxismo-leninismo colapsaron, la política de identidad tomó su lugar. La cultura reemplazó a la economía. Marcuse y Gramsci reemplazaron a Marx y Lenin; Repressive Tolerance reemplazó a Das Kapital. La etnicidad reemplazó la estructura de clases. Los derechos transgénero reemplazaron los derechos de los trabajadores. El privilegio blanco reemplazó a la burguesía. El racismo reemplazó al imperialismo. Las víctimas palestinas reemplazaron el paraíso cubano. Apoyar una rodilla en el suelo reemplazó los puños de poder negro. Los inmigrantes reemplazaron al Tercer Mundo. Los espacios seguros reemplazaron el sexo. Los alimentos locales reemplazaron las drogas. Los desfiles del orgullo reemplazaron al rock and roll.

La izquierda entonces tuvo sueños, hoy tiene pesadillas. Ese se divirtió, este sufre.

Pero este tiene también un alcance mucho mayor en «el mundo real». Los políticos demócratas y los líderes sindicales se resistieron a las clemencias izquierdistas hace medio siglo y se sometieron a ellos ahora. Las escuelas, los medios y las artes toleraron una gama de puntos de vista difícilmente imaginables en esta era de progresismo sofocante. La iglesia de Black Lives Matter, con su indignación ante la más mínima disidencia, representa esta era del «Gran Despertar» de cancelar la cultura y anular plataformas.

A pesar de todas sus diferencias, la izquierda de las dos épocas comparte una similitud fundamental en su anarquismo, su inocencia arrogante y su (estilo Saul Alinsky) que trata a los oponentes como enemigos a ser destruidos. El odio obsesivo hacia Nixon se transfirió perfectamente a Trump. La observación de David Horowitz, «Dentro de cada progresista hay un grito totalitario por salir», es verdad en ambas épocas.

Y la derecha, como siempre, no puede mantener el paso. Los niños acuden en masa a Bernie Sanders, que mezcla promesas de cosas gratis con rabia contra el 1%. Conceptos como las microagresiones y la interseccionalidad no encuentran respuesta conservadora. #AbolishICE inspira manifestaciones callejeras, #ProtectTheBorders apenas existe. #ClimateChange hunde #SecureTheGrid#BlackLivesMatter pasa por encima a #StopRacialPreferences. ¿Cuál tiene más caché, #MeToo o #AbolishTheAdministrativeState? La izquierda dice «confiar en las mujeres» cuando Brett Kavanaugh es acusado, pero ágilmente cambia a inocente hasta que se pruebe su culpabilidad cuando Joe Biden está en el muelle.

La primera oleada de extrema izquierda de Estados Unidos preparó el camino para la segunda. Décadas de trabajo duro por parte de cuadros dedicados han valido la pena.

La civilización occidental está en juego, amenazada desde dentro. El movimiento profundamente arraigado de hoy podría tener éxito en tomar el poder; después de todo, lo está haciendo en la mayor parte de Europa.

Original en Inglés: This Time, the Far-Left Surge Might Succeed
Traducido por Silvana Goldemberg

 
Comentarios

y sabiendo como «se las gásta» no tiene por que ser una buena noticia para Israel ni por extension para los paises amenazados por los deseos expansivos de China, Rusia y Turquia de una parte, y la republica de Iran por la otra …tentémonos la ropa pues, si el partido demócrata vuelve a alzarse con el poder en EE UU …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.