Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 30, 2020
donativo

Descifrando «bidenés»


 

 

Hay un juego completamente nuevo: descifrar la retórica de Joe Biden, ex vicepresidente y presunto candidato demócrata a la presidencia.

La política estadounidense nunca ha tenido un politico de alto cargo que (aparentemente sufriendo de demencia) haga comentarios errantes, incoherentes y confusos. El juego que ha inspirado tiene dos reglas simples: (1) recortar la jerigonza y (2) agregar lo que se necesita para tener sentido.

Aquí hay un ejemplo sobre un tema importante, tomado de una larga entrevista con los editores del New York Times el 16 de diciembre de 2019. Hablando sobre el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, Biden dijo:

Tiene que pagar un precio por si continuaremos vendiéndole o no ciertas armas. De hecho, si tiene el sistema de defensa aérea por el que están volando F-15s para ver cómo pueden tratar de descubrir cómo hacerlo.

¿Vamos de nuevo? Claro, lee una segunda e incluso una tercera vez. Esperaré. Un poco turbio, ¿no? Pero con la magia de las dos reglas anteriores, tiene sentido. Saqué el relleno y agregué los bits implícitos (entre corchetes), lo que resultó en una nueva version más legible:

Tiene que pagar un precio por [adquirir el sistema de misiles S-400 de Rusia y debemos decidir] si continuaremos vendiendo o no ciertas armas [, en particular, nuestro avión F-35 más avanzado]. De hecho, si tiene el sistema de defensa aérea [S-400] que [los turcos están] volando F-15s para [probar qué tan bien funciona, no debemos vender F-35s a Turquía].

Condensado: Erdogan compró el S-400, por lo que no debemos venderle F-35s.

Aplicando esta metodología a toda la declaración de Biden sobre Turquía en la entrevista del NYT, se descubre que Biden:

· Reclama que puede influir en Erdogan, quien aprecia mucho a Biden;

· Considera a Erdogan un «autócrata»;

· Exige que trate mejor a los kurdos;

· Espera envalentonar a la oposición parlamentaria para sacarlo de su cargo;

· Insta a los aliados a aislar a Ankara por su perforación ilegal de gas y petróleo en el Mar Mediterráneo; y

· Tiene «preocupación» por el acceso de EE. UU. A la base aérea Incirlik y otras instalaciones militares.

Viniendo de un político generalmente blando en asuntos extranjeros, esta posición inusualmente robusta previsiblemente hace aullar a los perros falderos de Erdogan. Uno podría especular con picardía que, como anti-Trump, la línea dura de Biden en Turquía existe simplemente para ser lo opuesto a Trump.

Cualquiera sea el ímpetu, si Biden ganara en noviembre, esperemos que tenga suficiente influencia en su propia administración para implementar esta sólida política. Esperemos también que sus asesores (¿será Jill Biden la nueva Edith Wilson?) Logren descifrar el «bidenés» en inglés.

Original en Inglés: Deciphering Bidenese
Traducido por Silvana Goldemberg

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.