Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 30, 2020
donativo

Israel todavía no está seguro acerca de su política en Gaza

Nunca ha habido un intento serio de determinar cuáles son los objetivos de Israel en Gaza o un intento de alcanzarlos.


El debate en Israel durante los últimos 15 años sobre si la retirada de la Franja de Gaza ha resultado perjudicial o beneficiosa para el país es esencialmente política. Casi todos los involucrados en él tienen la misma opinión que tenían antes del movimiento de 2005 para sacar a las tropas y colonos de las FDI de la Franja de Gaza, y todos están yuxtaponiendo con lo que podría suceder en Judea y Samaria en las próximas semanas.

Los opositores a la retirada están convencidos de que debilitó a Israel. El desalojo unilateral enseñó a los palestinos que Israel sucumbe a la presión y el terrorismo y cederá aún más si se empuja un poco más.

 

Los defensores de la retirada están convencidos de que fortaleció a Israel, ya que en lugar de invertir recursos en misiones inútiles, solo lucha por lo que es esencial.

Ambos son tan correctos como incorrectos. Después de todo, cualquiera que crea que los judíos deberían establecerse en cualquier parte de Israel no entenderá la lógica de la retirada; y aquellos que creían que la presencia de Israel en Gaza era una carga política y de seguridad nunca entenderán por qué menos de 10,000 israelíes insisten en vivir entre unos 2 millones de palestinos.

Sin abordar la decisión política en sí, la retirada se ejecutó problemáticamente tanto en términos del desalojo real de civiles de sus hogares por las fuerzas de las FDI y más tarde el tratamiento del estado de los evacuados, sino también en la decisión misma de retirarse unilateralmente.

En cierto sentido, 2005 fue una reminiscencia de la retirada de 2000 de Líbano, que se percibió como Israel «huyendo». Peor aún, en lugar de reforzar a los aliados de Israel en la Autoridad Palestina con un intercambio de tierras que estaba condicionado al cumplimiento de ciertos términos, Israel dio el área de forma gratuita y obtuvo a Hamás a cambio.

Hamas ha aprovechado su nueva libertad para aumentar su arsenal de armas, pero la retirada no es la única culpable. Los primeros cohetes fueron lanzados desde la Franja de Gaza ya en 2001, pero el avance en su producción fue posible gracias al flujo casi gratuito de expertos y armas desde el Sinaí a la Franja, que tuvo lugar incluso cuando las FDI celebraron la Ruta Filadelfia. Se aceleró después de la desconexión, pero eso podría haber sucedido independientemente.

Pero la acumulación militar de Hamas es solo un aspecto. Al mismo tiempo, Hamas usurpó el control de Gaza y, como soberano, es responsable del bienestar de sus residentes. La Franja de Gaza es una de las zonas más densas del mundo, y la carga de garantizar el agua, la electricidad, las aguas residuales, la salud y el empleo se ha convertido en una responsabilidad para Hamas.

Los líderes del grupo terrorista alguna vez pensaron que su poder militar podría proteger a Gaza, pero también podría significar su ruina. Es por eso que desde el conflicto de 2014, Hamas ha sido cauteloso de lanzar nuevas hostilidades.

Pero Israel no está libre de fracasos en la era posterior a la desconexión. La promesa de que cualquier agresión de Gaza se encontraría con una respuesta contundente pronto resultó infructuosa. Incluso el secuestro del soldado de las FDI, Gilad Schalit, terminó cinco años después con un acuerdo de intercambio de prisioneros que solo fomentó más secuestros.

El margen militar-legal-diplomático que Israel obtuvo de la retirada se usó para generar solo una disuasión parcial.

La política israelí había progresado muy poco en los últimos 15 años. De hecho, Israel nunca definió realmente cuál es su política en la Franja de Gaza. En el rango entre la paz y la convivencia utópica, por un lado, y la ocupación, por el otro, cada respuesta es correcta.

Nunca ha habido un intento serio de determinar cuáles son los objetivos de Israel en Gaza o un intento de alcanzarlos.

El resultado es que Israel ha contribuido a la remoción de la Autoridad Palestina de Gaza y, como resultado, al poder de Hamas allí. Al tratar con Hamas, Israel no se ha esforzado por una decisión ni un acuerdo, e incluso cuando actuó, se contuvo considerablemente.

El resultado siempre fue parcial y amargo y, en ausencia de una política clara, no hay razón para suponer que las operaciones futuras terminarán de manera diferente.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Israel Hayom

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.