Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 30, 2020
donativo

La explosión de Natanz sacude a Irán en muchos niveles

La forma más rápida para que Irán dañe a Israel es a través de sus representantes en Siria. Las acusaciones públicas de Israel requieren, como mínimo, elevar el nivel de alerta en el norte.


Es difícil exagerar la importancia del daño en la instalación de enriquecimiento de uranio de Natanz en Irán : en términos de su gravedad, cómo afectará al programa nuclear de Irán y las implicaciones más amplias relacionadas con una posible represalia iraní contra Israel.

Los informes que han surgido de Irán en los últimos dos días son contradictorios. Inicialmente, los informes dijeron que una explosión dañó una fábrica donde se estaban probando centrifugadoras avanzadas, y luego se afirmó que un ataque cibernético provocó el incendio. Quizás deberíamos confiar en las fuentes creíbles citadas por el New York Times , quien dijo que el incidente fue el resultado de un dispositivo explosivo colocado en el sitio.

Asumiendo que la explosión fue intencional, sería un gran éxito para el atacante: en términos de inteligencia compilada en la instalación clasificada, conocimiento de las actividades que tienen lugar allí y la capacidad de infiltrarse en las instalaciones sin ser detectado para colocar una bomba precisamente donde está  causaría daños máximos al equipo sensible. Las respuestas desconcertantes y vacilantes de las autoridades iraníes no solo indican su asombro de que su instalación secreta estuviera expuesta y dañada, sino también su incertidumbre con respecto a la identidad del atacante y cómo exactamente pudo tener éxito.

Incluso antes de que surjan todos los detalles sobre el supuesto sabotaje, parece seguro concluir que este fue el peor revés para el programa nuclear de Irán desde que sus centrifugadoras fueron incapacitadas en 2010 en el mismo sitio en Natanz. Finalmente se reveló que esas centrifugadoras fueron golpeadas en un ciberataque particularmente sofisticado a través del gusano informático Stuxnet. Según informes extranjeros en ese momento, el virus Stuxnet fue desarrollado conjuntamente por la Unidad 8200 de la Dirección de Inteligencia Militar de las FDI y la Agencia de Seguridad Nacional de EE. UU. El gusano apuntó a los sistemas de control de supervisión y adquisición de datos para las centrífugas y causó su colapso. Según los informes, el gusano Stuxnet estuvo activo durante casi un año antes de ser descubierto.

En el ataque más reciente, las centrífugas, unas mucho más avanzadas que las devastadas por Stuxnet hace una década, fueron nuevamente atacadas. Los iraníes los estaban probando en preparación para finalmente instalarlos en una instalación subterránea en el sitio. También se suponía que acortarían la ventana nuclear de Irán.

El último golpe no solo interrumpe el plan de Irán para poner en funcionamiento estas centrifugadoras avanzadas. También revela al mundo, una vez más, el alcance de la inversión de Irán en su programa nuclear a medida que su economía cede ante las sanciones de Estados Unidos y la pandemia de coronavirus, y sus políticas en estos frentes se enfrentan a una creciente crítica interna.

Naturalmente, Teherán señaló con el dedo a Israel como responsable del ataque. Podemos suponer que Israel ha estado rastreando la actividad nuclear acelerada de Irán en los últimos meses con cierto grado de preocupación. También se hicieron acusaciones similares la semana anterior, luego de la explosión en el sitio militar de Parchin al este de Teherán, aunque según la información  que el incidente parece haber sido causado por un mal funcionamiento técnico. La explosión de Natanz, por otro lado, parece ser un ataque intencional, y como tal, Irán podría buscar venganza.

La forma más rápida para que Irán dañe a Israel, si de hecho está detrás del ataque, es a través de sus representantes en Siria. Aunque estas milicias se han degradado recientemente a través de una serie de ataques aéreos atribuidos a Israel, que según informes de noticias extranjeras destruyeron varios sistemas de armas, es probable que armas similares todavía estén en Siria o puedan enviarse allí en un tiempo relativamente corto.

 

En los últimos dos años, Irán y sus representantes han atacado a Israel en varias ocasiones a través de ataques con cohetes o aviones no tripulados en los Altos del Golán. En cada caso, la fuerza aérea de Israel pudo interceptar la amenaza antes que pudiera causar daños, pero siempre hay una primera vez para todo. El último evento, y las acusaciones públicas de Israel, requieren, como mínimo, elevar el nivel de alerta en el norte como un acto de prudencia.

Irán tiene otras opciones para una respuesta; a través de Hezbollah desde el Líbano (poco probable) o atacando objetivos israelíes en el extranjero. Podemos suponer que junto con buscar venganza e intentar encontrar a los físicamente responsables de llevar a cabo el ataque de Natanz, los iraníes también intentarán solucionar las brechas en sus defensas nucleares. La historia nos dice que solo tendrán un éxito parcial en este sentido porque una y otra vez se descubren sus maquinaciones, y se interrumpen.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Israel Hayom

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.