Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes julio 31, 2020
donativo

Artículo en diario saudita Al-Sharq Al-Awsat: «Los países árabes deben prepararse para una guerra importante con el «Hitler turco» Erdogan»


En un artículo reciente titulado «La guerra regional que se avecina» y publicado en el diario saudita en Londres Al-Sharq Al-Awsat, el periodista y autor egipcio Khaled Al-Berry escribió que los países árabes se están acercando al momento en que tendrán que emprender una guerra contra Turquía que está bajo el mandato del Presidente Recep Tayyip Erdogan, a quien este denominó «más peligroso que Hitler». Al-Bari escribió que Erdogan y sus seguidores en el mundo árabe (es decir, la Hermandad Musulmana) han estado difundiendo propaganda yihadista en los países árabes y actuando para debilitarlos, en preparación para el momento en que el «Hitler turco» lance una guerra contra ellos para recuperar territorio y revivir el Imperio Otomano.

En este contexto, Al-Berry acusó a Europa por no darse cuenta de que Erdogan es igual a Hitler y por lo tanto, repitió el error que cometió con Hitler, es decir, retrasar su respuesta e intentar apaciguarlo. Este instó a los países árabes a no hacer lo mismo, sino a prepararse para la guerra y no esperar a que otros vengan a rescatarlos. Al-Berry agregó que el primer paso en esta guerra debe ser denunciar y derrotar a los partidarios de Erdogan dentro de sus propios territorios, e internalizar el peligro que representan las ideologías religiosas extremistas que estos están difundiendo.

Lo siguiente son extractos de su artículo:

Khaled Al-Berry (fuente: m.almogaz.com)

«La Primera Guerra Mundial vio la derrota de tres fuerzas imperialistas: los otomanos, los italianos y los alemanes. Dos de estas fuerzas [Alemania e Italia] no pudieron tolerar la amargura de esta derrota y trataron de recuperar lo que consideraban» legítimamente «[lo suyo]. Con ese fin, estos comenzaron [otra] guerra imperialista cuando el recuerdo de la Primera Guerra Mundial y sus tragedias aún frescas en la memoria.

«En cuanto a la tercera fuerza imperialista, la otomana, este ocultó [su] amargura debido a su debilidad, ya que había sido el ‘enfermo de Europa’ incluso antes de la Primera Guerra Mundial, tras haber sido derrotado [en varias guerras] y recibir un golpe mortal, por lo que no pudo recuperarse y exigir la restauración de sus [antiguas] colonias.

«A la Turquía [moderna] le fue mejor, porque [Mustafa] Kemal Atatürk llegó al poder, vio la imagen, entendió que la era de los imperios colonialistas había finalizado y que el futuro le pertenecía a los estados-nación y para ello fundó el moderno [estado] turco. [Por el contrario,] Hitler y Mussolini trajeron más destrucción a sus países y sufrieron una derrota peor que la primera.

«[Pero] los partidarios del imperio otomano colonialista [es decir, la Hermandad Musulmana] no desaparecieron. Fueron retirados de su posición central, pero no desaparecieron. El liderazgo turco se unió a la OTAN junto a sus [antiguos] derrotados, mientras que [los partidarios del imperio otomano] utilizaron los remanentes de su derrotado imperio en sus antiguas colonias, esperando su momento para jugar a ser Hitler.

«Cuando quisimos fortalecer nuestra economía [a través del desarrollo] del turismo, los remanentes otomanos en nuestros [países] atacaron a los turistas. Cuando quisimos fortalecer nuestra presencia estratégica a través de alianzas militares, ellos agitaron consignas de al-wala wal-bara [el principio islámico de lealtad a los musulmanes y renuncia a los no musulmanes]. Cuando quisimos revivir nuestra economía y diversificarla, convirtieron [nuestra] sociedad en una que odia a los extranjeros y los mantiene a distancia. [Ellos hacen] todo esto en nuestro países, pero cuando se refieren a Turquía, sus corazones están repletos con la dulce miel [del afecto].

«La misión de los remanentes otomanos en nuestros países era despojarnos de los medios de poder y reservarlos exclusivamente para Turquía, en preparación para ese momento al estilo Hitler-Mussolini, cuando llegue. Luego, las filas otomanas producirían un Hitler turco que se quejaría del «acuerdo Sykes-Picot», tal como Hitler se quejó por el Tratado de Versalles y exigiera restaurar las colonias, como si fueran legítimamente suyas. En ese momento, [el Hitler turco] no se preocupará por la [respuesta] del mundo. De hecho, apostará por la debilidad [del mundo] y rápidamente comenzará a expandirse en su área más inmediata…

Para ver el despacho en su totalidad en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www.memri.org/reports/article-saudi-al-sharq-al-awsat-daily-arab-countries-must-prepare-major-war-turkish-hitler

 
Comentarios

El rostro mas descarnado del fascismo se deja entrever en este siniestro personage, y en el de sus aliados naturales , todos ellos movidos por deseos expansivos, dominantes y hegemónicos, todos arrebatados por el egocentismo mas absoluto y peligroso, la ausencia de escrúplulos, el totalitarismo que de ello se deriva, el antisemitismo mas criminal y furibundo, y un ódio visceral a la civilizacion occidental, y a los valores que (antaño) ésta simbolizaba …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.