Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes julio 31, 2020
donativo

El racismo es reconocido como intrínseco a las sociedades occidentales. ¿Por qué no es el antisemitismo?


Muchos entienden que el racismo es parte intrínseca de las sociedades occidentales. También lo es el antisemitismo, pero muy pocos lo reconocen. El antisemitismo se exhibió durante las manifestaciones masivas sobre la pandemia del coronavirus y el problema del racismo, pero apenas se la señaló. También se ha producido una gran cantidad de nuevas mutaciones de las teorías de conspiración antijudías a raíz de la pandemia. Como ha ocurrido durante milenios, las culturas occidentales están entretejiendo su antisemitismo en los problemas del día.

El 25 de mayo de 2020, un hombre negro de 46 años, George Floyd, fue asfixiado y asesinado por la policía en Minneapolis. Su asesinato condujo a grandes manifestaciones antirracismo en los Estados Unidos. Algunos fueron acompañados por violencia extrema y saqueos. También se realizaron manifestaciones antirracismo en varios países europeos, incluidos el Reino Unido y Francia.

Muchas personas entienden que el racismo es, en diversos grados, una parte intrínseca de las sociedades occidentales, y lo ven como un problema a ser erradicado. El antisemitismo es también una parte intrínseca de la sociedad occidental con una historia muy larga, sin embargo, este hecho obvio solo es reconocido por unos pocos.

La integración social del antisemitismo se expone claramente de vez en cuando. En los últimos años, el antisemitismo institucional del Partido Laborista británico atrajo la atención internacional. Esto se debió en parte a la inacción ante las quejas del entonces líder del partido, Jeremy Corbyn, un autodeclarado “amigo” y “hermano” de las organizaciones terroristas árabes genocidas.

En los últimos meses, la presencia de antisemitismo en las sociedades occidentales se ha demostrado en dos contextos: la pandemia de coronavirus y las manifestaciones masivas antirracistas. El antisemitismo, a menudo, se infiltra en manifestaciones masivas que no tienen relación con Israel o los judíos.

Este es el caso de las “manifestaciones de higiene” que se realizan actualmente contra el bloqueo del coronavirus en Alemania. Miles han participado en estas protestas. En algunos casos, los manifestantes arrojaron botellas a la policía, que respondió con gas pimienta y arrestos. Entre los manifestantes se encontraban teóricos de la conspiración y populistas de derecha.

En varias manifestaciones en Alemania, los manifestantes usaron estrellas amarillas para equiparar falsamente las medidas de cierre con la persecución nazi de los judíos, así como para comparar el gobierno del país con el régimen de Hitler. “No vacunado” o “Covid 19” a menudo se escribía en las estrellas. Desde entonces, la ciudad de Munich ha prohibido el uso de estrellas amarillas en estas reuniones. Ocasionalmente, los manifestantes vestían la ropa de los reclusos del campo de concentración y llevaban carteles que decían “La máscara nos hace libres”. Las manifestaciones relacionadas con el coronavirus en varias ciudades alemanas promovidas por el partido derechista AfD han presentado símbolos nazis y referencias al Holocausto.

En los Estados Unidos, una serie de manifestaciones antirracistas fueron acompañadas por incendios y saqueos. Algunas de las peores violencias tuvieron lugar en Los Ángeles. Las tiendas judías fueron destruidas en el distrito de Fairfax y las instituciones judías fueron dañadas, incluidas las sinagogas y una escuela. Una estatua de Raoul Wallenberg, un sueco virtuoso que salvó a los judíos durante el Holocausto, estaba manchada con lemas antisemitas. En Richmond, Virginia, una congregación reformista hizo que los manifestantes destrozaran sus ventanas.

Las protestas contra el racismo en París el 13 de junio se centraron en la muerte de Adama Traoré, un francés maliense que murió bajo custodia policial en 2016. Algunos de los manifestantes gritaron “judíos sucios”, y algunos portaban pancartas que decían “Israel: Laboratorio de Violencia policial. Aunque hay un video de estos incidentes, el líder del partido de izquierda “Francia desarmada” (La France Insoumise), Jean-Luc Melenchon, acusó falsamente a la policía de vender chismes antisemitas.

La forma en que el antisemitismo se ha infiltrado en manifestaciones recientes, ninguna de las cuales tuvo nada que ver con judíos o con Israel, tiene muchos precedentes recientes. En noviembre de 2018, las manifestaciones de “chaleco amarillo” comenzaron a realizarse los sábados en Francia. (tomaron su nombre de las chaquetas de seguridad que llevaban los manifestantes). Los manifestantes exigieron justicia económica ante el aumento de los precios del combustible y el alto costo de la vida. Sin embargo, casi todos los sábados, las manifestaciones también incluyeron ataques verbales contra la comunidad judía.

En enero de 2014, tuvo lugar una manifestación masiva en París. Este “Día de la ira” fue una protesta contra los planes económicos del presidente francés François Hollande. Sin embargo, grupos de participantes comenzaron a gritar consignas antisemitas. Estos incluyeron: “Judíos, Francia no te pertenece” y (negador del Holocausto) “Faurisson tiene razón”, así como “el Holocausto fue un engaño”.

Estallidos similares de antisemitismo ocurrieron en las protestas de 2011 “Occupy Wall Street” en Nueva York. En su mayor parte, los participantes no eran antisemitas, pero el antisemitismo contaminó las protestas. En un video de las manifestaciones en Nueva York, uno puede ver a los judíos siendo atacados y culpados por la crisis financiera y por la asistencia financiera de los Estados Unidos a Israel. Las señales incluían “Wall Street apoya la ocupación de Gaza” y “Los banqueros de Hitler”.

El 27 de octubre de 2005 fue el comienzo de un período de tres semanas de disturbios importantes en Francia. Ese día, dos jóvenes en Clichy sous Bois, cerca de París, fueron electrocutados accidentalmente cuando ingresaron a la casa transformadora de la compañía eléctrica nacional. Sus amigos afirmaron que estaban huyendo de la policía. El gobierno declaró los disturbios “oficialmente” el 17 de noviembre, ya que la cantidad de autos incendiados la noche anterior finalmente había caído por debajo de 100. Los manifestantes eran casi todos los norteafricanos, y sus objetivos principales eran la policía y el gobierno. Sin embargo, las sinagogas de Pierefitte y Garges les Gonesse fueron atacadas con cócteles molotov.

Como seguimiento de los recientes disturbios contra el racismo, ha habido violencia contra las estatuas en los Estados Unidos, el Reino Unido y otros países, principalmente, pero no solo, dirigidos contra los dueños de esclavos. El primer incidente fue cuando los manifestantes contra el racismo derribaron la estatua de Edward Colston, un gran benefactor de la ciudad británica de Bristol y propietario de esclavos, y lo arrojaron al puerto. En varios otros lugares, las estatuas fueron retiradas por las autoridades.

Si bien la eliminación de estatuas de personas que ahora se considera que tienen un pasado problemático es un tema de gran interés para los medios de comunicación del mundo, casi no se presta atención a la existencia de esculturas extremadamente antisemitas en Europa. En Alemania, al menos 30 edificios cristianos religiosos contienen una escultura “Judensau” (un judío que comete un acto sexual obsceno con una hembra de cerdo) que data de la Edad Media.

Hace unos meses, en la ciudad de Calbe, se quitó una talla de Judensau para su reparación. En marzo, la parroquia decidió que era demasiado ofensivo regresar al contrafuerte y debía colgarse en otro lugar, pero la Autoridad de Construcción del área decidió que el objeto tenía un estado protegido. Se ha restaurado a su lugar original y permanecerá cubierto hasta que se tome una decisión final.

A principios de este año, hubo un caso judicial relacionado con un bajorrelieve del siglo XIII en la iglesia de Wittenberg, un edificio asociado con Martin Luther. Representa a un rabino mirando el ano de un cerdo mientras otras figuras succionan sus pezones. Un panel de jueces descubrió que la imagen “no dañaba la reputación de los judíos porque estaba” incrustada “en un contexto memorial más amplio”, según la declaración del juez presidente.

Colonia también tiene un Judensau en el coro de la catedral local. Al lado hay una ilustración del libelo de sangre, un antiguo motivo antisemita. Las esculturas de Judensau no solo se encuentran en Alemania. Hay una en Suiza, una en Bélgica, en Suecia, una en Austria y dos en Francia.

Otro clásico antisemita que ha aparecido en las noticias en los últimos meses son las teorías de conspiración antijudías, muchas de las cuales han proliferado a raíz de la pandemia de coronavirus. Estos afirman que los judíos o Israel son de alguna manera responsables del virus. Un estudio realizado por el Centro Kantor de la Universidad de Tel Aviv descubrió que la pandemia “ha desencadenado una ola mundial única de antisemitismo… La nueva ola de antisemitismo incluye una gama de libelos que tienen un elemento común: los judíos, los sionistas y/o el estado de Israel son los culpables de la pandemia y/o pueden beneficiarse de ella”.

Un estudio realizado por académicos de la Universidad de Oxford descubrió que una de cada cinco personas inglesas cree en cierta medida que los judíos crearon COVID-19 para colapsar la economía para obtener ganancias financieras.

Estos casos solo se refieren a cuestiones que se encuentran actualmente en el ojo público, pero la combinación de siglos de antisemitismo con la cultura occidental continúa apareciendo de muchas otras maneras. Todavía existen elementos importantes del antisemitismo medieval. Hay mucha distorsión del Holocausto y promoción de la difamación de que el comportamiento de Israel hacia los palestinos es comparable al de los nazis. En muchas nuevas ideologías, movimientos y corrientes intelectuales, las expresiones de antisemitismo finalmente salen a la luz. Este odio puede centrarse en los judíos o en Israel.

A pesar de todo esto, existe una conciencia mínima de que el antisemitismo es intrínseco a la cultura y las sociedades occidentales.

 

 

El Dr. Manfred Gerstenfeld es Investigador Asociado Senior en el Centro BESA, ex presidente del Comité Directivo del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén y autor de La guerra de un millón de cortes. Entre los honores que recibió fue el Premio Internacional León de Judá de 2019 del Instituto Canadiense de Investigación Judía, que le rinde homenaje como la principal autoridad internacional en antisemitismo contemporáneo.

 

Traducido por Hatzad Hsheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.