Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes julio 31, 2020
donativo

El sacerdote de izquierda judío al servicio de la propaganda mesiánica

El periodista estadounidense Peter Bainert elaboró una tesis que combina la ignorancia histórica con el racismo de bajas expectativas, y decidió que es la hora de un solo país entre Jordania y el mar.


Peter Bainert

Es hora, escribió Peter Bainert, también en el New York Times,  que los sionistas liberales abandonen el derecho de los judíos a un estado y apoyen la idea de un solo estado binacional. Beinert es el sumo sacerdote de la izquierda judía en los Estados Unidos y también es el ideólogo no declarado de J- Street.

En 2014, Haaretz publicó un artículo sobre los colonos que incendiaron un huerto palestino. El periódico se disculpó. No hubo incendio provocado. Pero Bainert aumentó la dosis y tuiteó: «Un pogrom de Lag Ba’omer». ¿Pogrom? Después de todo, incluso sabiendo los hechos, no apareció ningún pogrom. No solo una persona no resultó herida, ni siquiera un árbol resultó herido. Beinert no se disculpó.

El 12 de marzo de 2014, Beinert escribió que los liberales deberían preocuparse. ¿Y por qué? Porque temía que el plan de paz de Barack Obama incluiría una demanda de reconocimiento de Israel como un estado judío, y en «los parámetros de Clinton no hay demanda de tal reconocimiento». Bueno, el esquema de Clinton reconoce a Israel «como el hogar nacional del pueblo judío». Una y otra vez resulta que Bainert cree que tiene una exención de los hechos.

En 2015, tuvimos una confrontación pública en Londres. Presentó posiciones de liberales sionistas allí, así que preferí no recordarle el «pogrom» que no existía. Está permitido cometer un error. Un liberal sionista es el que critica la política del gobierno israelí, y no el que niega el derecho de Israel a existir. Y un liberal es aquel que respeta el derecho de autodeterminación de ambas partes. Beinert ya no es sionista, y ciertamente no es liberal.

 

No todas las afirmaciones de Bainert son infundadas. Después de todo, los activistas de derecha de los colonos están tratando de forzar la idea de un solo estado y tienen un apoyo parcial dentro del gobierno israelí. Están tratando de crear la impresión de que los asentamientos han eliminado la perspectiva de dos estados. Esto no es verdad. Hasta la fecha, el área urbanizada en los asentamientos es del 1.5% de todo Judea y Samaria, en un área municipal del 7.9%.

 

La opinion del pueblo contra la anexión.

La mayoría de los israelíes se oponen a la anexión, incluso parcialmente, a menos que sea parte de un acuerdo de paz. Pero Bainert vierte al bebé con el agua. Niega el derecho de los judíos al estado porque una minoría de ellos niega el derecho de los palestinos al estado. En francés hay un apodo para el apoyo de Beinert a la izquierda de los colonos a la derecha: «les extrêmes se touchent». Los extremos se tocan.

Beinert se niega a explicar cómo lo que no funcionó en Yugoslavia, que se dividió en siete entidades, después de décadas de «un estado», realmente funcionaría entre israelíes y palestinos. Y cómo lo que no funciona en el Líbano, Siria, Irak, Somalia, Libia y apenas sobre Bélgica, florecerá y prosperará precisamente entre el río Jordán y el Mediterráneo.

¿Cuándo dos grupos con tal nivel de hostilidad, con diferentes religiones, diferentes idiomas, diferentes culturas, diferentes tradiciones, lograron unirse en paz y tranquilidad? Después de todo, todos los problemas de la situación actual, que son dignos de cambio, se verán como el paraíso en lugar de la pesadilla de «un país».

Después de todo, no solo los portavoces de Hamas, sino también los portavoces de la Autoridad Palestina, incluido su Mufti, al igual que el ex muftí  pro-nazi, Haj Amin al-Husseini, están pidiendo no solo la destrucción de Israel sino también el exterminio de los judíos. Beinert no escribe una palabra al respecto. Después de todo, en todas partes del Medio Oriente donde hay grupos rivales: nacionales, religiosos, étnicos, tribales, se matan entre sí. Ni una palabra de Bainert.

 

Arafat tildando a Oslo de fraude.

Los Acuerdos de Oslo se disiparon, escribió Beinert. ¿Pero, por qué? Un año después que Arafat se firmara, hablando en Johannesburgo dejó en claro que esto era una estafa. La secuela fue una gran ola de terror. Beinert no escribe una palabra al respecto. Tampoco  que en el  2000 los palestinos recibieran una propuesta para formar estado de Ehud Barak, y la rechazaron. Y otra propuesta a finales de ese año, de Clinton, y nuevamente rechazada. Rechazaron tanto la propuesta de Olmert en 2008 como la propuesta de Obama en 2014.

¿Por qué los judíos, y solo los judíos, son culpables de continuar controlando los territorios, y no hay una sola palabra de crítica a los palestinos? Porque están exentos de responsabilidad. Es un racismo de bajas expectativas.

 

Los judíos ya vivieron con musulmanes. Por lo general, no funcionó. Fueron perseguidos, oprimidos y deportados. Entonces, de repente, todo estará bien, solo porque Bainert y sus amigos colonos piensan que lo que no funciona en cualquier parte del mundo funcionará de repente en «un gran país». Después de todo, Hamas está ganando un apoyo cada vez mayor, 41% en la última encuesta. ¿Se volverá de repente la gente de Hamas activistas políticos que respeten las reglas de la democracia? ¿Habla en serio?

Una mayoría absoluta de israelíes y una clara mayoría de palestinos rechazan la idea de «Un Estado». Esto no le interesa a Bainert, porque cree que la idea que propone dará un nuevo impulso a la lucha palestina. ¿Lucha por qué? No por el respeto mutuo de los derechos, sino por la lucha contra el derecho de existencia de un estado nación, solo uno, de todos los estados nacionales del mundo. En algunos círculos influyentes en Occidente hay compradores para este producto defectuoso. Pero no está claro qué está haciendo de nuevo. Esto es exactamente lo que hace la campaña BDS.

Un estado, por cierto, no es una mala idea. Especialmente cuando se trata de dos grupos que tienen las mismas raíces, la misma religión, el mismo idioma, la misma herencia, la misma cultura e incluso los lazos familiares. Tales son los jordanos y los palestinos, a quienes incluso el intelectual más delirante tendrá dificultades para encontrar algo que los separe. Entonces, ¿cómo es que esta idea no se les ocurre a los binarios? Esto no es una preocupación por los derechos palestinos. Es la manada antisionista la que se está haciendo cargo de los círculos introductorios, basada en una formidable industria de mentiras.

El artículo de Beinert marca otra pequeña victoria para una coalición que incluye a la extrema derecha en Israel y entre los palestinos. Estos y estos se oponen a dos estados. Entonces Bainert no promueve la paz o la reconciliación entre los pueblos. La cuestión es que, para Bainert, estas son ideas y palabras. Para la extrema derecha, estos son actos que intentan cumplir la visión de pesadilla de un gran país. Beinert se une a su departamento de propaganda.

Traducido para Porisrael.org por Matty Zwaig

https://www.ynet.co.il/article/rk5rR00OyP

 
Comentarios

La ideologia izquierdista no sionista en el M.Judio tiene 170 años…y en su epoca se llamaba BUND.
La negativa Israeli a un estado bi-nacional es la excusa de turno para no apoyar al Estado Judio por parte de quienes quieren seguir viviendo en la Diaspora.
Es posible adoptar cualquier posicion politica EN ISRAEL mismo.
Quien quiere decidir que debe hacer ISRAEL desde la Diaspora se quedara a fin de cuentas solo…mientras, paulatinamente, los demas emigran a ISRAEL.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.