Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 30, 2020
donativo

Otra caída para Constantinopla


El Papa dice estar afligido por la conversión de Santa Sofía en mezquita, y es una pena que esa aflicción no sea lo bastante grave como para que el acto de Erdogan  pueda ser reversible. Si antes nos caía mal, el mandatario turco, ahora nos parece peor, ya que debido a su impotencia en otras áreas exacerba el ya gran abismo que existe entre el Cristianismo y el Islam, que se profundiza con su decisión de  disminuir o erradicar la impronta bizantina de Estambul. Un hombre a todas luces tozudo como el que más y sin corazón  ni bondad para con quienes no piensan como él.  Envuelta en Libia y por supuesto en Siria con resultados desiguales, y aún no del todo unida a la Europa que soñó, Turquía disimula sus problemas internos-con los kurdos, con su economía, con su reducido turismo-apelando a una transformación de género islámico que sin duda gustará a los ignorantes, dejará perplejos a muchos e indiferentes a muchos más.

 

Pero la naturaleza simbólica del hecho, en momentos en que los cristianos son maltratados en todo el Oriente Medio, es tan indudable como trágica. Occidente está en retirada, su grandiosa huella en distintos lugares del mundo está siendo borrada cuando no negada. Los maltratadores de estatuas de Colón y otros contribuyen a ese borroneo y deformación de la Historia con mayúsculas. La decadencia de las culturas comienza desde su interior y con un gradual debilitamiento de sus valores y creencias. A tal punto que las presiones externas de las culturas jóvenes y hasta bárbaras se encuentran con frutos maduros y  pasados que ansían recoger y aprovechar. El poderoso eco que ha tenido y tiene aún el lema black also matters, revela síntomas muy malos para los representantes del cosmos occidental: sus parlamentos, su orden jurídico, sus buenos o malos instrumentos culturales. No estamos ante un incipiente orden que espera sustituir al antiguo sino ante olas , espasmódicas olas de resentimiento. Hay demasiado odio acumulado al que se suma ahora la tristeza y hasta la depresión que provoca la pandemia, de la que hasta hace pocos días creíamos que era controlable y de la que ahora sabemos que es dura de pelar, difícil de combatir, y que el sueño de su erradicación persistirá durante bastante tiempo aún sin descifrarse.

 

Erdogan es un personaje para un Mozart amante de las marchas orientales, un pequeño déspota sin turbante que, sin embargo, tiene el rigor de los devotos y la intolerancia de los ortodoxos bajo su traje occidental. Sus tambores de guerra suenan bajo aún, pero sería un error pensar que desea formar, de modo inequívoco, parte de nuestra cultura. Desea, y su último gesto lo revela, convertir, disolver, achicar las aguas bautismales al tamaño de aguamaniles pintados en souvenirs de feria y aeropuerto. Ya puede, en consecuencia, el Papa seguir afligiéndose y apenándose. Nada cambiará con el lenguaje de la diplomacia y las buenas intenciones. Aquel que quiera ser respetado deberá, lamentablemente, imponer respeto. La verdad no es suficiente razón para un mentiroso compulsivo como el líder turco. Necesitamos adelantarnos a sus malos propósitos, poner cortafuegos allí donde él esgrime sus antorchas.

 

 
Comentarios

Este sujeto sueña con el reverdecer del imperio otomano, y no se pára en bárras con tal de conseguirlo, ahi está sino la presencia militar turca en Libia, ahi tambien sus prospecciones en águas internacionales, ahi sus intentos de «otomanizar» Jerusalen, y sus crecientes tensiones con Grecia, Chjpre y Armenia …
Su esilo autoritário y la toma de decisiones que de él se derivan, le definen mejor que podrian hacerlo mis palabras, su proposito de islamizar un pais como Turquia, que años atras teniá a gala su laicismo, sus infulas califales y su obsesion por eternizarse en el cargo, son motivos suficientes, para reprobárlo, y prevenirse de él …
pero se da el caso, que toda contestacion es en Turquia acallada de forma expeditiva, y que una Europa carente de voz ptópia y timoráta frente al chantage al que le tiene sometido este individuo, consistente en amenazarla con abrir sus fronteras a los millones de refugiados sirios huidos de la guerra, ésta Europa como digo, prefiere callarse y bajar la cerviz antes que tener que enfrentar una realidad migratória inasumible , en un gesto que a buen seguro habrá sido intepretado por el citado personaje, en clave de claudicacion y via libre a sus desvarios y anhelos expansionistas …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.