Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 30, 2020
donativo

Soberanía ante la presión internacional


En coyunturas críticas, se debe esperar que un liderazgo nacional defienda el derecho soberano de su país a perseguir sus propios intereses vitales, incluso ante la fuerte presión internacional.

Existe una brecha básica entre la soberanía como idea y la soberanía tal como se ejerce prácticamente. Como una proyección de la soberanía de Dios, que representa un gobierno absoluto e ilimitado, desde tiempos inmemoriales los autócratas han tratado de convertirse en gobernantes supremos e inexpugnables. El advenimiento del nacionalismo y el estado moderno sustituyó a la nación por el gobernante como fuente de soberanía, al tiempo que lo sometió a limitaciones legales. El derecho internacional llegó a determinar la naturaleza de la soberanía enumerando sus posibilidades, restricciones y limitaciones en las relaciones interestatales.

Con el establecimiento de la ONU y el florecimiento de organizaciones internacionales (la UE, la Liga Árabe, etc.) y organizaciones supranacionales (por ejemplo, conglomerados económicos y organizaciones no gubernamentales), se impusieron limitaciones de gran alcance a los estados en términos de sus relaciones con uno al otro, y la imagen clásica de la soberanía del Estado-nación se modificó considerablemente.

Por lo tanto, existe una tensión entre a) el deseo de soberanía como prerrogativa suprema del gobierno que demuestra la independencia frente a la oposición en el país y en el extranjero; b) la noción de soberanía limitada que subordina la toma de decisiones dentro del estado a la legislación internacional y al acuerdo de otros estados. Es en esa tensión que encontramos la disputa entre el primer ministro Benjamin Netanyahu y los partidarios de la aplicación de la soberanía israelí a partes de Cisjordania, por un lado, y por el otro, aquellos que, como el Ministro de defensa Gantz y de Relaciones Exteriores Ashkenazi, condicionan la medida sobre acuerdo regional e internacional.

En tales circunstancias, surge la pregunta: ¿Para qué fines, y en qué medida, el Estado está dispuesto y puede demostrar su independencia frente a la oposición internacional?

Fue justo en ese momento que David Ben-Gurion se puso de pie en diciembre de 1949 para declarar a Jerusalén la capital de Israel en oposición directa a la postura de la ONU. «Vemos el deber de declarar que la Jerusalén judía es una parte orgánica e inseparable del estado de Israel al igual que una parte inseparable de la historia israelí, la fe judía y el espíritu de nuestro pueblo», dijo. «Jerusalén es el corazón del estado de Israel».

Netanyahu considera que la cuestión de la aplicación de la soberanía tiene una gravedad similar. Él cree que se ha presentado una oportunidad histórica para Israel, una que tal vez nunca regrese. Actuar en esta oportunidad requiere el ejercicio de la independencia política, independientemente de las limitaciones y los riesgos.

Netanyahu no niega la variedad de restricciones internacionales, así como sus oponentes no han renunciado por completo al valor fundamental de la toma de decisiones soberanas. Pero parecen estar en desacuerdo sobre la naturaleza de tal soberanía y lo que significa para la libertad de acción de un estado nación.

Esta es una versión editada de un artículo que se publicó en la edición de junio de Liberal .

El mayor general (res.) Gershon Hacohen es investigador principal en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Sirvió en las FDI durante 42 años. Mandó tropas en batallas con Egipto y Siria. Anteriormente fue comandante de cuerpo y comandante de los Colegios Militares de las FDI.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

BESA

 
Comentarios

Los derechos no se negocian ni se imploran, se ejercen …y en ello debe centrarse la politica israeli, en hacer valer sus legitimos derechos sobre el territorio en el que hoy se asienta el Estado de Israel …
toda actitud dubitativa al respecto, toda controversia o páso atras, en nada favorecerá sus intereses, ni la aplicacion de leyes que en virtud de su soberania le corresponde por derecho ejecutar …
Asi pues, fuera «complejos» y médias tintas, a la hora de adoptar decisiones y de hacerlas cumplir, pues ademas de contraproducente, la estrategia consistente en satisfacer a los árabes y sus valedores internacionales, se ha revelado en todos estos años, en hueca y esteril …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.