Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes septiembre 21, 2020
donativo

Buen viaje a la Organización Mundial de la Salud

El presidente Trump, al abandonar una organización peligrosa, le está dando al mundo la oportunidad de tener éxito y salvar vidas.


Tedros Adhanom Ghebreyesus y Xi Jinping

Un lloroso Tedros Adhanom Ghebreyesus el jueves declaró para la cooperación internacional en la lucha contra el coronavirus. «La pandemia de COVID-19 es una prueba de solidaridad  y liderazgo global», dijo el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS). «El virus prospera en la división, pero se frustra cuando nos unimos».

Al mismo tiempo, Tedros agradeció públicamente a Helen Clark, ex primer ministro de Nueva Zelanda, y Ellen Johnson Sirleaf , ex presidente de Liberia, por aceptar ser copresidentes del Panel Independiente para la Preparación y Respuesta ante Pandemias.

No es de extrañar que el asediado Tedros haya estado activo en los últimos días. Después de todo, ha comenzado lo que es una campaña a largo plazo para mantener en marcha su organización. El gobierno de Trump notificó el lunes al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, que Estados Unidos se retiraba de la OMS. El retiro está programado para entrar en vigencia el 6 de julio de 2021.

Sin embargo, la retirada nunca puede suceder: Tedros no es la única parte que se moviliza para evitar que el mayor contribuyente de la OMS se vaya. Joe Biden, sentado en una larga ventaja en las encuestas, tuiteó que revertirá la retirada «en mi primer día como presidente».

No obstante, la acción decisiva del presidente Donald J. Trump fue justificada, promoviendo los intereses tanto de Estados Unidos como de la comunidad global.

¿Por qué? La OMS fue cómplice de China en la propagación del coronavirus en todo el mundo y no es capaz de realizar reformas significativas.

«No todos los adversarios son intencionalmente maliciosos», escribe Erik Gartzke, de la Universidad de California en San Diego, en el sitio web de National Interest, refiriéndose a China. «Hay poca evidencia que planearon una pandemia».

China era maliciosa y hay muchas pruebas de planificación. Los médicos en Wuhan sabían que COVID-19 era transmisible por humanos a más tardar la segunda semana de diciembre. Un estudio de la Escuela de Medicina de Harvard sugiere que podrían haberlo sabido mucho antes: la enfermedad estaba infectando a las personas en esa ciudad en agosto. Otros creen que las autoridades sabían de la enfermedad en el otoño. El 10 de junio, Fox News informó que el Dr. Li-Meng Yan, un virólogo e inmunólogo de Hong Kong y uno de los primeros investigadores fuera de China continental en estudiar el virus, acusa a Pekín durante semanas de encubrir evidencia  de la transmisión de COVID-19 de humano a humano. Sin embargo, solo el 20 de enero, Beijing admitió por primera vez que COVID-19 podía transmitirse de un humano a otro.

Beijing había estado tratando de convencer al mundo  que la transmisibilidad de persona a persona no era posible, y la OMS estaba ayudando a propagar esta línea con su declaración del 9 de enero y su ahora infame tweet del 14 de enero.

Sin embargo, la OMS sabía o tenía que saber que la posición de China era errónea. Taiwán, el 31 de diciembre, informó al organismo de salud que el coronavirus parecía ser contagioso de persona a persona. Los profesionales de la OMS también sabían que ese era el caso. Maria Van Kerkhove, doctora senior de la OMS y experta en virus, dijo en una conferencia de prensa virtual en abril que «desde el principio» pensó que el nuevo coronavirus era transmisible a traves de humanos. Sin embargo, los altos directivos de la OMS no tuvieron en cuenta la evidencia cuando emitieron su declaración y tuit.

A pesar de su conocimiento de la transmisión, la OMS en declaraciones públicas, incluida una emitida el 10 de enero, apoyó el intento de Beijing de evitar la imposición de prohibiciones de viaje y cuarentenas a las llegadas de China. Fueron, por supuesto, estos viajeros quienes llevaron la enfermedad a más de 200 países y territorios, convirtiendo así una epidemia en China en una pandemia global.

China y la OMS también conspiraron para minimizar la gravedad de la enfermedad y retrasar las advertencias oficiales de su propagación en todo el mundo. Juntos, estos dos partidos no hicieron nada bueno.

En abril, Trump dijo correctamente que la Organización Mundial de la Salud había incumplido su «deber básico y debe rendir cuentas».

Desafortunadamente, la OMS claramente no puede ser reparada. Incluso después de la amenaza del presidente Trump de desmantelar la organización en la primavera, no se ha hecho nada sustancial para remediar los problemas que afectan al organismo de salud global.

«Si la OMS puede reformar efectivamente está directamente relacionado con el tema de la rendición de cuentas», escribió el Dr. Xiaoxu Sean Lin, ex director de laboratorio de la rama de enfermedades virales del Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed, a Gatestone. La estructura de la organización derrota la responsabilidad, argumenta, porque sus líderes informan a muchos estados miembros y, por lo tanto, a nadie. Como resultado, la conducta inaceptable queda impune.

Para empeorar las cosas, la OMS es un organismo de la ONU, y la ONU está compuesta por algunos de los actores más malignos del mundo. La rendición de cuentas en una organización de este tipo es extremadamente improbable siempre que China, por ejemplo, se considere un participante legítimo en cuestiones de interés mundial, como la salud pública.

Como señala Lin, es revelador que el fracaso de la OMS para hacer frente a la pandemia COVID-19 siguió a su incapacidad para manejar el brote de Ébola a partir de 2014, a pesar de las «reformas» en el ínterin.

Este sistema inexplicable e irreformable significa que el gran trabajo de los médicos dedicados de la OMS y otros profesionales a menudo es anulado por la alta dirección del cuerpo, como lo demuestra Tedros, sin ninguna razón, ignorando a Van Kerkhove.

Tedros, cuyo papel en el encubrimiento de tres brotes de cólera en Etiopía ya lo había hecho sospechoso, fue elegido director general gracias a un esfuerzo masivo de China , y seguramente continuará permitiendo que China dicte sus acciones. Como el mundo vio, China obligó a la OMS a dejar de lado a Taiwán, que, según muchos informes, tuvo la mejor respuesta al brote de coronavirus. La política en este caso tenía prioridad sobre la salud.

A pesar de que todos están de acuerdo en que se debe hacer algo, el presidente Trump todavía se está enojando porque no todos están de acuerdo en que se debe hacer ahora . De hecho, casi nadie piensa que ahora es el momento de remodelar la arquitectura de salud global. Como Lamar Alexander, el republicano de Tennessee que preside el Comité de Salud del Senado, argumentó en un comunicado el martes:

«Ciertamente, es necesario que se analicen con detenimiento los errores que la Organización Mundial de la Salud podría haber cometido en relación con el coronavirus, pero el momento para hacerlo es después de que se haya resuelto la crisis, no en medio de ella».

Por el contrario, ahora es precisamente el momento de tratar con la OMS. El coronavirus no desaparecerá pronto, y los países necesitan asistencia de un sistema de salud global efectivo, como las alternativas de las que Trump ha hablado. Cuanto antes se vea obligada la comunidad internacional a tratar con una Organización Mundial de la Salud que no se puede arreglar, mejor. En cualquier caso, es extremadamente improbable que los países obtengan esa ayuda de una organización cómplice en la propagación de la enfermedad a todos los rincones del planeta.

Además, cuando la pandemia de coronavirus haya pasado, no habrá presión para realizar reformas significativas. Puede que nunca haya un buen momento para abordar un problema como este, pero la demora ciertamente no va a ayudar.

Estados Unidos debería haber forzado una revisión de la OMS hace años, pero la religión del multilateralismo muere con fuerza. Podemos estar seguros  que las fuerzas de «un mundo» trabajarán con el Director General Tedros para mantener a los Estados Unidos en su organización.

El contraataque será feroz. «Con millones de vidas en riesgo», tuiteó la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, «el presidente está paralizando el esfuerzo internacional para derrotar al virus».

No, el presidente Trump, al abandonar una organización peligrosa, le está dando al mundo la oportunidad de tener éxito y salvar vidas.

Gordon G. Chang es autor de The Coming Collapse of China, miembro distinguido del Instituto Gatestone y miembro de su Junta Asesora.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Gatestone Institute

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.