Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves noviembre 19, 2020
donativo

La solución final de Beinart: poner fin a Israel como nación-estado del pueblo judío


 

Si Israel terminara su existencia como el estado-nación del pueblo judío, como defiende Beinart, y convirtiera la «patria» judía en un solo estado binacional y birreligioso, una guerra demográfica sería inevitable, en la que judíos y musulmanes competirían para convertirse en mayoría. Tan pronto como se materializara una mayoría musulmana, la «patria» judía se convertiría precisamente en el tipo de «bantustan» contra el cual Beinart ha protestado en el contexto de Sudáfrica.

La minoría judía sería gobernada por la mayoría musulmana, incluso si se le otorgara cierto grado de autonomía. Su protección estaría en gran parte en manos de la mayoría musulmana, muchos de los cuales creen que no hay lugar para una entidad judía en ninguna parte de la región.

Una mayoría palestina no permitiría que los judíos perseguidos de todo el mundo busquen asilo, como pueden hacer hoy bajo la Ley de Retorno de Israel. En cambio, el estado palestino promulgaría su propia ley de retorno que permitiría a millones de exiliados «regresar» y asegurar una súper mayoría musulmana permanente.

El artículo de opinión de Peter Beinart en el New York Times   defendiendo el fin de Israel como el Estado-nación del pueblo judío es un estudio de ignorancia histórica, engaño intencional y arrogante rechazo de la democracia.

Beinart propuso que un solo estado binacional y birreligioso en lo que ahora es Israel, Cisjordania y la Franja de Gaza reemplazara al actual Israel, cuya población judía recibiría una «patria» dentro de la nueva nación. Pero Beinart ignora lamentablemente los intentos previos de crear o mantener estados binacionales o birreligiosos.

Beinart ignora las lecciones de la historia que rodean a la ex Yugoslavia, el esfuerzo fallido de Tito para crear una sola nación artificial de diferentes etnias y religiones, que terminó en genocidio, tragedia y su ruptura en varios estados que ahora viven en relativa paz. Omite cualquier mención de Líbano, un experimento fallido en el intercambio de poder entre musulmanes y cristianos. Escribe como si la India hindú todavía incluyera al Pakistán musulmán, en lugar de haberse dividido después de un considerable derramamiento de sangre y división. En cambio, se centra en dos países, Irlanda del Norte y Sudáfrica, que tienen poca relación con el actual Israel, Cisjordania y Gaza. Irlanda del Norte es un país cuya población es étnicamente similar, con solo diferencias religiosas en un momento en que la religión juega un papel mucho menos importante en la vida de muchos laicos irlandeses del norte. Sudáfrica era un país en el que una pequeña minoría de blancos dominaba a una gran mayoría de negros, y ahora es una nación predominantemente negra.

Israel y los territorios palestinos son totalmente diferentes. La población de Israel es una mezcla de judíos asquenazíes y sefardíes, musulmanes y cristianos. Cisjordania y Gaza están compuestas casi exclusivamente por árabes musulmanes.

Solía ​​haber una mezcla de musulmanes y cristianos, pero la mayoría de los cristianos han sido expulsados. La población árabe musulmana combinada de Israel, Cisjordania y Gaza es cercana en número a la población judía de Israel. Si Israel pusiera fin a su existencia como el estado-nación del pueblo judío, como defiende Beinart, y se convirtiera en una «patria» judía en un solo estado binacional y birreligioso, una guerra demográfica sería inevitable, en la que judíos y musulmanes competiría para convertirse en mayoría. Tan pronto como se materializara una mayoría musulmana, la «patria» judía se convertiría precisamente en el tipo de «bantustan» contra el que Beinart ha protestado en el contexto de Sudáfrica. La minoría judía sería gobernada por la mayoría musulmana, incluso si se le otorgara cierto grado de autonomía.

Fue precisamente este miedo lo que llevó a la creación del sionismo político en el siglo XIX. Theodor Herzl y otros experimentaron el antisemitismo de Europa y la incapacidad de la minoría judía allí para protegerse contra los pogromos y la discriminación. Poner la seguridad de la población judía de Israel en manos de una mayoría musulmana potencialmente hostil sería una invitación al posible genocidio.

Beinart insiste en que los israelíes y judíos de hoy deben ignorar las lecciones del Holocausto. Pero aquellos que ignoran la historia están destinados a repetirla. Y los judíos no pueden darse el lujo de ver una repetición de su pasado trágico.

Beinart nunca discute el tema de quién controlaría las fuerzas armadas y, más particularmente, el arsenal nuclear de Israel, bajo un estado binacional y birreligioso. Recuerdese que la constitución actual de Hamas exige que un estado palestino sea una nación islámica sujeta a la ley islámica. Incluso si el estado de mayoría palestina permitiera a la patria de la minoría judía tener sus propias leyes nacionales, el propio estado, con su mayoría musulmana, presumiblemente controlaría las fuerzas armadas. Esto crearía otro estado islámico, entre los muchos que existen actualmente, pero este tendría un arsenal nuclear. Una mayoría palestina tampoco permitiría que los judíos perseguidos de todo el mundo busquen asilo, como pueden hacer hoy en virtud de la Ley de Retorno de Israel. En cambio el estado palestino promulgaría su propia ley del retorno que permitiría a millones de exiliados “retornar” y asegurarse una super mayoría musulmana

Alan M. Dershowitz es el profesor de derecho emérito Felix Frankfurter en la Facultad de Derecho de Harvard y autor del libro Guilt by Accusation: The Challenge of Proving Innocence in the Age of #MeToo , Skyhorse Publishing, noviembre de 2019. Es el Jack Roth Charitable Miembro de la Fundación en el Instituto Gatestone.

Este artículo fue publicado originalmente por Newsweek y está reimpreso con la amable autorización del autor.

https://www.gatestoneinstitute.org/16242/peter-beinart-final-solution

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.