Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 30, 2020
donativo

Palestinos: víctimas del racismo árabe

Los sentimientos antipalestinos del Líbano muestran que no tiene intención de ayudar a los palestinos que viven allí. Por el contrario, las declaraciones de Bassil y otros políticos libaneses demuestran que el Líbano está ansioso por deshacerse de sus residentes palestinos, cuanto antes mejor. Como la mayoría de los países árabes, al Líbano no le importa el sufrimiento de los palestinos


De vez en cuando, a los funcionarios y políticos libaneses les gusta dispararles a los palestinos recordándoles que no son bienvenidos en el Líbano, un país árabe que durante mucho tiempo los ha estado sometiendo al apartheid y a leyes, políticas y medidas discriminatorias.

El último funcionario libanés que pronunció comentarios «racistas» contra los 475.075 palestinos que viven en 12 campos de refugiados en el Líbano es Gebran Bassil, líder del Movimiento Patriótico Libre, un partido político cuya base de apoyo es abrumadoramente mayoritaria de la comunidad cristiana del Líbano.

Bassil, ex ministro de Asuntos Exteriores y emigrantes, está casado con Chantel Aoun, hija del presidente libanés Michel Aoun.

Los palestinos ahora acusan a Bassil de llevar a cabo una «campaña de incitación racista y maliciosa» contra ellos después que se le citara recientemente diciendo que la presencia de refugiados palestinos en el Líbano amenaza su seguridad y estabilidad.

Ellos temen que la declaración de Bassil podría allanar el camino para la expulsión de los palestinos de Líbano. Desde hace varios años, los refugiados palestinos, debido a las terribles condiciones económicas, han salido del Líbano en masa y se dirigen a Europa. Bassil y sus colegas libaneses están indudablemente felices de ver a los palestinos huyendo del Líbano, y probablemente les gustaría ver a más de ellos irse.

«El principio de neutralidad [en los conflictos regionales] en el Líbano podría tener éxito si los países vecinos lo reconocieran y lo aplicaran eliminando los elementos explosivos [del Líbano]» , dijo Bassil , y agregó que uno de los «elementos explosivos» es la presencia palestina ahí.

Las declaraciones antipalestinas de Bassil comenzaron después de reunirse con el clérigo cristiano de alto rango del Líbano, el patriarca Bechara Boutros Al-Rai, quien recientemente criticó al grupo terrorista chiíta libanés Hezbollah por su apoyo a Irán en conflictos con los estados del Golfo liderados por sunitas. Al-Rai pidió el principio de neutralidad y eliminar la pobreza y el hambre en el Líbano.

Bassil, que está aliado con el grupo gobernante del Líbano, Hezbolá, aparentemente no estaba contento con las críticas del líder cristiano al grupo terrorista respaldado por Irán. Sus comentarios antipalestinos indican que él cree que los palestinos, y no Hezbolá, que funciona como un estado dentro de un estado en el Líbano, son el verdadero problema del Líbano.

El liderazgo de la Autoridad Palestina, como parte de su política de mantener relaciones con todos los estados árabes, incluido el Líbano, se ha abstenido de comentar sobre declaraciones racistas hechas por funcionarios y políticos libaneses. Ahora, sin embargo, los funcionarios palestinos han decidido romper su silencio para responder a la «campaña racista de incitación» de los políticos libaneses contra los palestinos.

La OLP condenó las declaraciones de Bassil como «provocativas y abominables» y advirtió que esa retórica era perjudicial para las relaciones fraternales entre palestinos y libaneses «.

El general Munir al-Makdah, un alto comandante de la facción palestina de Fatah en el Líbano, denunció enérgicamente las declaraciones de Bassil y afirmó que eran parte de un intento de involucrar a los palestinos en los asuntos internos del Líbano. «No vamos a interferir en los asuntos internos del Líbano,» al-Makdah dijo . «Seguiremos comprometidos con la seguridad del Líbano de la misma manera que nos preocupamos por nuestro problema palestino».

Yusef Wahbe, presidente de la Unión Democrática Juvenil Palestina en Líbano, dijo que las declaraciones «racistas» de Bassil dañan las relaciones palestino-libanesas. Wahbe instó a los políticos libaneses a «dejar de usar a los palestinos en sus conflictos». También pidió a Bassil que «reconsidere» su posición y deje de incitar contra los palestinos.

«Se teme que tales declaraciones recurrentes creen odio entre palestinos y libaneses», comentó el periodista Hanan Issa, reportero de la estación de televisión independiente árabe Al-Ghad. «Recientemente, funcionarios libaneses han hecho varias declaraciones antipalestinas».

El periodista libanés Ahmed Asfahani explicó que el racismo en el Líbano «no se limita a esta persona ni a varios líderes».

Los palestinos en el Líbano, dijo Asfahani, ya están sufriendo porque se les niega el acceso a muchos trabajos. «La mentalidad política de los líderes libaneses está dirigida contra los refugiados palestinos y sirios en lugar de lidiar con el deterioro de la situación política y económica», agregó .

Según la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA), «los palestinos en el Líbano no disfrutan de varios derechos importantes; por ejemplo, no pueden trabajar en hasta 39 profesiones y no pueden poseer propiedades (bienes raíces)».

La ley libanesa considera a los trabajadores palestinos como «trabajadores extranjeros» y les prohíbe trabajar en profesiones como medicina, derecho e ingeniería, e incluso como barberos y taxistas. «El Líbano tiene un elaborado sistema político racista diseñado para discriminar a los palestinos», dijo Zaher Abu Hamdeh, un refugiado palestino y periodista en el Líbano.

En 2018, Bassil enfureció a los palestinos al pedir a UNRWA que elimine de su lista a todos los palestinos que obtienen la ciudadanía de cualquier país. Tal medida, dijo Bassil , «contribuiría a reducir las cargas financieras de UNRWA y el número de refugiados palestinos en el Líbano».

A principios de este año, otro destacado político cristiano libanés, Samir Geagea, recibió severas críticas de los palestinos después de que pidió «aislar» los campos de refugiados palestinos en el Líbano para frenar la propagación de la pandemia de coronavirus. Geagea también fue acusado de promover el «racismo» y el odio «contra los palestinos.

En otro signo de racismo antipalestino, un periódico libanés publicó en abril una caricatura que comparaba a los palestinos con el coronavirus, lo que provocó indignación entre muchos palestinos e incluso algunos libaneses. El periódico se ha negado a disculparse o eliminar la caricatura.

Los sentimientos antipalestinos del Líbano muestran que no tiene intención de ayudar a los palestinos que viven allí. Por el contrario, las declaraciones de Bassil y otros políticos libaneses demuestran que el Líbano está ansioso por deshacerse de sus residentes palestinos, cuanto antes mejor. Como la mayoría de los países árabes, al Líbano no le importa el sufrimiento de los palestinos. Aparte del servicio de labios, no está preparado para hacer el más mínimo esfuerzo para ayudarlos.

La comunidad internacional evidentemente no tiene problemas con el racismo árabe y la discriminación contra los palestinos. De hecho, ¿Por qué debería la comunidad internacional, específicamente la ONU, preocuparse por esto? Después de todo, es una situación de la que Israel no puede ser considerado responsable. Si los palestinos son deportados alguna vez del Líbano, pueden señalar con el dedo no solo a los políticos libaneses, sino también a la comunidad internacional, lo que acostumbra a ignorar el racismo y la opresión árabe contra ellos.

Khaled Abu Toameh, un periodista galardonado con sede en Jerusalén, es miembro del Shillman Journalism Fellow en el Gatestone Institute.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Gatestone Institute

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.