Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado septiembre 19, 2020
donativo

Gigantesca explosión en Beirut. Israel no tuvo nada que ver, admite Hezbola


Aún no está claro qué ocurrió. Primero, una explosión que dijeron fue producida por algún accidente en una gran fábrica de pirotecnia. Un incendio que nadie pensaba terminaría de forma tan dramática. Segundos después, cuando desde toda Beirut se veía la altísima columna de humo en la zona del puerto,  súbitamente una segunda explosión de una potencia indescriptible. Un hongo que parecía ser de una explosión nuclear envolvió toda la zona.

Nos cuesta hallar las palabras para describir las imágenes que circulan en las redes sociales y los medios, llegadas desde la capital libanesa.

Basta con ver esta imagen, aunque sea de sólo unos segundos.

El gobernador de Beirut apareció en televisión llorando ante cámaras. Los servicios de emergencia, los equipos de rescate y ciudadanos comunes, todos corriendo espantados al lugar del desastre, sin saber con exactitud por dónde comenzar. Comienzan a confirmarse los primeros muertos. Se sabe que hay por lo menos cientos de heridos. Es difícil imaginar cuánta gente quedó atrapada entre las ruinas de numerosos barrios que fueron alcanzados, enteros, por la gigantesca explosión.

Es interesante que fuentes en la propia organización Hezbola señalaron que Israel no tuvo nada que ver con lo ocurrido. Israel, por su parte, también aclaró que no tuvo involucramiento ninguno en la tragedia. Es oportuno aclararlo cuando de fondo hay desde hace tiempo una creciente tensión entre Israel y Hezbola- que es no sólo una organización terrorista sino la fuerza política y militar más poderosa de Líbano- aunque está relacionada a otro escenario: la determinación israelí a no permitir que Irán se instale en territorio sirio, lo convierta en otro frente de ataque a Israel, y desde allí continúe enviando elementos para el proyecto de misiles precisos de Hezbola, con los que pretende amenazar seriamente a todo el territorio israelí.

El proyecto de los misiles precisos, nos devuelve justamente a lo que ocurrió hoy en Beirut. Pero aclaramos, es solamente una conjetura de nuestra parte. La basamos, claro, en lo que sí sabemos de la situación, pero en términos generales, no por elementos investigados a raíz de los hechos de hoy: hace ya tiempo el Primer Ministro Biniamin Netanyahu aseguró que Hezbola almacena enormes cantidades de misiles en zonas civiles en Beirut. En su momento había dicho que uno de los escenarios era debajo del estadio de la capital libanesa.

Vista de la explosion desde el mar

No tenemos elementos para confirmar o contrarrestar dicha información, pero estimamos que declaraciones de ese tipo en las Naciones Unidas, están basadas en información de Inteligencia confirmada al máximo nivel. Si eso realmente era así y si esa situación se mantuvo, podría ser una explicación de la terrible tragedia que envuelve hoy a la capital libanesa. Reiteramos: estamos especulando en base a elementos conocidos desde años atrás sobre la situación en el país, no basándonos en el producto de ninguna investigación de hoy. Cabe suponer que los próximos días podrán aclarar un poco la situación.

Pero ahora, lo central, es el horror. La compasión por los vecinos. Imaginamos la angustia de tanta gente, familias buscando a sus seres queridos, seguramente llamándolos sin tener respuesta, tratando de hallarlos entre los escombros…pero ¿cómo puede uno encontrar a su hijo, su madre, su padre, su esposo en medio de una ciudad destruida?

Líbano está inmerso en una terrible crisis económica y política, cuyo análisis no viene al caso ahora. La imponente explosión que ha convertido a Beirut en gran medida en una ciudad en ruinas en las que muchos estarán ahora llorando con desesperación, es lo último que precisaba.

No puedo evitar recordar imágenes de explosiones que mancharon de sangre ciudades de Israel. En ómnibus, restaurantes, cafés…Pues multipliquémoslo por varios cientos, o por miles. Será importante saber qué ocurrió y si realmente alguien fue responsable directo o indirecto por este horror. Pero eso no cambia ahora el dolor. Ni la compasión por estos vecinos del norte de Israel. Para muchos, seguramente la pérdida es irreversible. Auguramos recuperación a los cientos y cientos de heridos, sean musulmanes sunitas, chiitas, cristianos maronitas, drusos, cualquiera de las piezas que componen el mosaico libanés. A quienes corrieron desesperados a buscar a los suyos, les deseamos que los hayan encontrado, aunque sea heridos. Y que no sepan más de dolor.

Semanariohebreojai

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.