Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 18, 2020
donativo

La no retirada de Israel (la segunda Desconexión de Judea y Samaria)


El difunto primer ministro, Ariel Sharon, negó que Israel estuviera planeando una segunda retirada de Judea y Samaria, pero resulta que él y la ex ministro de Justicia, Tzipi Livni, designaron un equipo secreto encargado de investigar la viabilidad de la idea.

Hace quince años hoy, el día después de Tisha B’Av de ese año, 1.751 familias (unas 9.000 personas) fueron desalojadas de sus hogares en Gush Katif y el norte de Samaria, junto con miles de simpatizantes que habían venido a ayudarlos. Un total de 26 comunidades en Gush Katif, la parte norte de la Franja de Gaza y el norte de Samaria se convirtieron en ruinas en lo que se definió como “desconexión” o “expulsión”. El evento sin precedentes, que el entonces primer ministro Ariel Sharon inició como parte del proceso de paz, todavía está grabado en los corazones de muchos de la derecha y la izquierda como un trauma grave y un gran error en términos de defensa y seguridad.

A medida que pasaron los años, se publicaron algunos informes sobre la segunda etapa de la retirada que Sharon había planeado o considerado para Judea y Samaria. En sus últimos meses como primer ministro, antes de sufrir un derrame cerebral que lo dejó en estado de coma, Sharon negó estos informes.

Ahora están surgiendo nuevos detalles que ponen estas negaciones bajo una luz diferente, especialmente cuando se trata de tácticas. La “Desconexión II”, el “Plan de Realineamiento” que el ex Primer Ministro Ehud Olmert intentó implementar durante su tiempo en el cargo, fue elaborado bajo el mandato de Sharon. A veces, las cosas se hicieron con su aprobación explícita, y a veces sin ninguna respuesta, pero Sharon lo sabía todo. Ciertamente no prohibió trabajar en el asunto.

En diciembre de 2005, tres meses después de que se completara el plan de retirada, Sharon y la entonces ministro de Justicia, Tzipi Livni, nombraron un comité bajo el liderazgo del director general del Ministerio de Justicia, Aharon Abramovich. Fue una especie de continuación: Abramovich y su gente habían liderado previamente el trabajo de los equipos que elaboraron el marco legal y financiero para la retirada.

En ese momento, se le pidió al equipo que presentara el marco de seguridad y defensa, económico, legal y diplomático para otro retiro, este de Judea y Samaria (Cisjordania), para basarse en las lecciones de la retirada de Gaza y Samaria del norte. El comité no recibió el mandato de establecer las fronteras del retiro o decidir qué asentamientos serían evacuados, pero se le pidió que planificara los intereses israelíes de otro movimiento unilateral para el área de Cisjordania, si resultaba que allí no era socio palestino para las negociaciones de paz.

Así, por ejemplo, Abramovich y sus amigos consideraron los costos financieros de evacuar a 15,000 familias de colonos (alrededor de 100,000 personas) de las comunidades remotas. Esto habría sido 10 veces más de los colonos desalojados de Gush Katif. El abogado Dov Weissglas, quien en ese momento se desempeñaba como jefe de gabinete de Sharon, le dijo a Israel Hayom que estos fueron “pensamientos iniciales”. Él aclara: “Pensamos que necesitábamos reorganizar la presencia israelí en Judea y Samaria. Sin duda, si Sharon no hubiera enfermado, la realidad allí sería completamente diferente. Era una película que se cortó debido a corte en el poder”.

Weissglas confirma un informe del fallecido periodista David Landau después de la retirada. En su libro Arik: La vida de Ariel Sharon, Landau escribió: “En octubre de 2005, todos – [Weissglas], Sharon, sus hijos, Reuven Adler, mi esposa y yo, fuimos a Galilea durante un fin de semana. Hablamos por horas sobre el futuro… La retirada del área de Gaza fue un movimiento en sí mismo, pero estaba destinado a combinarse con un movimiento adicional que vendría más tarde y que se basó tanto en la Hoja de ruta [un plan ideado por Oriente Medio Cuarteto y adoptado por la administración de George W. Bush] como en el deseo de evitar un callejón sin salida. La idea era continuar con una acción similar en Cisjordania. Esperamos que la barrera de seguridad ayude a crear esa realidad, en donde los judíos que vivían al otro lado de la cerca comenzarían a regresar al territorio israelí… que retiraríamos gradualmente nuestras fuerzas de más y más ciudades, más y más áreas, sin los silbidos y las campanas de las negociaciones sobre un acuerdo de paz permanente, lo que ciertamente quedaría atrapado era el tema de Jerusalén. Eso era exactamente lo que pensaba Sharon… ahí fue donde se tomó la decisión de establecer el equipo bajo Abramovich”.

El equipo de Abramovich incluyó al Director General del Ministro de Finanzas, Yossi Bachar, el Fiscal General Adjunto de Derecho Internacional, Shavit Matias, el Jefe de Gabinete Adjunto de las FDI, el General de División Moshe Kaplinsky, y el abogado Daniel Reisner. Abramovich trabajó en secreto, lejos del centro de atención, mientras que Sharon negaba rotundamente los comentarios de Olmert, que era el primer ministro en funciones (tras el derrame cerebral de Sharón), y su asociado cercano Eyal Arad que se esperaba o se consideraba una segunda desconexión.

La existencia del comité salió a la luz solo después de que Sharon cayó en coma y Olmert tomó su lugar. Olmert convirtió el Plan de Realineamiento en uno de sus principales problemas y habló abiertamente sobre él. A diferencia de Sharon, no trató de ocultarlo en absoluto. Abramovich, quien pasó del director general del Ministerio de Justicia al director general del Ministerio de Relaciones Exteriores, junto con Livni, quien también cambió de ministerio, continuó su trabajo.

En agosto de 2006, después que Sharon quedase en coma durante ocho meses, el comité presentó a Olmert y Livni con un informe grueso que contenía cientos de páginas y reveló una serie de problemas relacionados con la ejecución de la medida. Los miembros del comité comenzaron enumerando las principales diferencias entre Gaza y Judea y Samaria.

Según el comité, Cisjordania era un “terreno táctico”, mientras que la Franja de Gaza es topográficamente más baja que Israel. Cisjordania también tiene una serie de fuentes de agua que son importantes para los residentes de Israel, que Gaza no tiene. La Franja de Gaza está completamente cerrada y es más fácil de controlar desde el exterior en términos de seguridad. Por el contrario, dijo el comité, Israel tendría dificultades para encontrar una solución a la amenaza de lanzamiento de cohetes desde áreas montañosas en Judea y Samaria, y también había preocupación que Hamás obtuviera el control de los grandes centros de población allí, haciendo una presencia continua de las FDI en partes clave de Judea y Samaria son la forma más razonable de prevenir ataques con cohetes y una toma de posesión de Hamás.

Los miembros del comité también evaluaron que, en el caso de una presencia militar necesaria de ese tipo, Israel no podría recibir el reconocimiento internacional de un “fin de la ocupación”. También expresaron su preocupación que una retirada unilateral pondría en peligro la estabilidad de Jordania y observaron que, a diferencia de Gaza, desde donde Israel se retiró a la Línea Verde, quería aferrarse a los bloques de asentamientos de Cisjordania, parte del Valle del Jordán y Jerusalén oriental. hasta que se firme un acuerdo de paz permanente.

‘Arik preguntó, ¿Qué dirá Condoleezza Rice?’

Abramovich declinó ser entrevistado para este artículo. La ex ministra de Justicia, Tzipi Livni, dijo poco, pero aclaró que “Aharon Abramovich trabajó en los intereses israelíes en tal caso [de una segunda ‘desconexión’ en Judea y Samaria – NS], pero en principio, no se tomó ninguna decisión y no por algún motivo específico”.

Olmert ofrece otro punto de vista significativo sobre el asunto. Durante su tiempo como primer ministro, hizo todo lo posible para llevar a cabo el Plan de Realineación, sin éxito. En declaraciones a Israel Hayom, Olmert describe una reunión con Sharon a fines de agosto de 2005, cuando Olmert fue designado primer ministro interino y ministro de finanzas. La reunión tuvo lugar unos 10 días después que el área de Katif fuera evacuada y arrasada, ya que Olmert estaba a punto de reunirse con la entonces secretaria de Estado de los Estados Unidos, Condoleezza Rice.

“Arik me preguntó qué le diría a Rice. Le respondí que le diría que la retirada de Gaza había sido una ‘vista previa’ y que [Olmert] quería promover un paso más grande; que estábamos planeando comenzar conversaciones con los palestinos, y que si no llegamos a un acuerdo sobre un acuerdo más amplio, tendríamos que hacer otra retirada unilateral más grande”, dice Olmert.

Olmert dice que Sharon no estaba entusiasmado

“Quería que fuera más moderada. Le dije que estaba hablando en mi propio nombre y lo enfatizaría al hablar con Rice. Sharon llegó a esa reunión de una reunión del Comité de Asuntos Exteriores y Defensa de la Knesset, y estaba muy cansado. Effi Eitam le había maldecido. A Arik no le gustó la idea, pero no tenía la energía para discutir conmigo, así que sabía exactamente lo que le iba a decir a Rice”, dice.

En su libro autobiográfico, Olmert escribe que cuando regresó a Israel después de reunirse con Rice, le dio a Sharon una “idea general” sobre la conversación con ella.

P: ¿Sharon le dijo alguna vez que él también estaba considerando retirarse de Judea y Samaria?

Olmert: No.

P: ¿Es posible que eligió mantenerte fuera del circuito?

Olmert: No descarto la posibilidad de que ocurrieran cosas con Dovi Weissglas y se dijeran cosas. Es posible que los haya compartido con Sharon, y no conmigo. Lo que sé claramente es que originalmente, Arik quería que la retirada incluyera no cuatro asentamientos en el norte de Samaria, sino 17 asentamientos en Cisjordania. Los estadounidenses fueron los que lo detuvieron. Temían que la oposición interna en Israel arruinara todo”.

Otra persona involucrada en lo que estaba sucediendo en ese momento fue el Brigadier General (res.) Eival Gilady, quien era entonces diputado GOC de la Dirección de Planificación de las FDI. Gilady, que anteriormente había estado involucrado en negociaciones con los palestinos, también ha dejado en claro que “una retirada a la barrera de seguridad fue y sigue siendo la idea general detrás de la retirada”. Gilady dice que Sharon “lo adoptó en principio, y aparentemente lo habría implementado si no se hubiera ‘dormido’ dos años antes de tiempo. Se suponía que la barrera de seguridad había sido el punto de partida para una frontera ajustada, de mutuo acuerdo”.

Se suponía que la barrera de seguridad había rodeado del siete al ocho por ciento de Cisjordania, y se planeó rodear los grandes bloques de asentamientos cerca de la antigua frontera, que habría incluido el 76% de los colonos que viven allí y el 0.7% de la población palestina.

El libro de Landau cita a Gilady diciendo que “el concepto fue diseñado para alentar al 24% restante de los colonos a mudarse a los bloques de asentamientos o dentro de las fronteras del ’67 por su propia voluntad, dentro de un período de dos años”.

Weissglas describe las cosas de manera similar: “La cerca fue diseñada para crear esa realidad y convencer a los judíos que se quedaron al otro lado de ella para que regresen al territorio israelí”.

Weissglas y Gilady no están solos. Dennis Ross ocupó varios puestos de alto nivel en la administración estadounidense, incluido el director de planificación de políticas en el Departamento de Estado, el coordinador especial de Medio Oriente y el director principal de la Región Central [que incluye el Medio Oriente] bajo los presidentes George H.W. Bush, Bill Clinton y Barack Obama, respectivamente. Recientemente, en el libro Be Strong and of Good Courage (Yedioth Books), que fue coautor con David Makovsky, Ross escribió que el sucesor de Sharon, Olmert, tenía la intención de implementar los planes de Sharon, pero fracasó.

Ross, como muchos otros, tiene la impresión que la Segunda Guerra del Líbano de 2006 y las investigaciones policiales contra Olmert lo debilitaron y lo obligaron a renunciar, lo que le impidió ejecutar el plan. Esta semana, le pregunté a Ross si el plan había sido concebido por Sharon, y principalmente si alguna vez había escuchado, en tiempo real, de Sharon o de cualquiera de su gente alguna idea o intención de llevar a cabo la “Desconexión II”.

Ross se abstuvo de una respuesta directa, pero respondió en un correo electrónico: “Sharon claramente planeó un retiro adicional en Cisjordania. No había necesidad de crear Kadima si no planeaba un retiro adicional. Describo la historia de su creación del Likud después de se retiró del ejército. No fue una pequeña decisión para él abandonar ese partido que forjó y comenzar una nueva fuerza, pero sabía que después de Gaza, el Likud se opondría a cualquier retiro adicional. Estaba convencido que la única forma de preservar lo que Israel necesitaba a largo plazo en Cisjordania y garantizar que Israel no se convirtiera en un estado binacional era llevar a cabo una retirada adicional limitada”.

‘Las versiones no son contradictorias’

No todos los socios cercanos de Ariel Sharon o las personas que trabajaron con él en esos años adoptan la historia sobre los planes para una “Desconexión II”. El mayor general (retirado) Giora Eiland, quien se desempeñó como jefe del Consejo de Seguridad Nacional, afirma que no existía tal plan. “Podría ser que hubo foros informales en los que surgió. No estuve involucrado. ¿Pero qué puedo decir? El proceso de desconexión se basó tanto en el diálogo como en el entendimiento con los estadounidenses que la desconexión incluiría alguna parte de Judea y Samaria. El 15 de febrero de 2005, le presenté a Sharon tres posibilidades. Podríamos rechazar la presión estadounidense y retirarnos de parte de Judea y Samaria, también; podríamos evacuar los cuatro asentamientos [en el norte de Samaria] – Ganim, Kadim, Homesh y Sa-Nur; y la tercera opción era limpiar 17 asentamientos aislados. Sharon apoyó la segunda opción, y esa es la que se llevó a cabo”.

Eiland dice que desde el momento en que se decidió: “Hasta donde yo sé, no hubo ningún pensamiento o consideración sobre ningún otro acto en la época de Sharon. Solo seis meses después, Olmert anunció el Plan de Realineamiento, como parte de la plataforma del partido Kadima, y lo adoptó cuando se convirtió en primer ministro”.

Eyal Arad, el asesor de medios de Sharon, y Assi Shariv, su portavoz, así como Lior Schillat, el asesor y asesor personal de Sharon, piensan que no había planeado otra retirada para Judea y Samaria. “Sharon me dijo explícitamente que la retirada de Gaza y el norte de Samaria era un problema táctico para un propósito diplomático específico, y que no tenía intención de repetirlo en otras áreas”, dice Arad. “Él vio el plan de la Hoja de Ruta como un logro diplomático y de defensa para Israel, en varios aspectos diferentes. La retirada de Gaza fue concebida después que surgiera la preocupación que la Hoja de Ruta se cambiara en detrimento de Israel, como resultado de la presión de varios trimestres”, agrega Arad.

Schilllat dice algo similar: “Nunca escuché a Sharon hablar sobre un movimiento similar en Judea y Samaria. Solo se pensó en trasladar asentamientos aislados dentro de los bloques de asentamientos, pero eso nunca se convirtió en ningún trabajo preparatorio y ciertamente no en nada que llegara a primer ministro. En ese momento, el mundo de Judea y Samaria y los asentamientos era mi mundo. Me resulta difícil creer que algo hubiera sucedido en la Oficina del Primer Ministro que no conocía”. Shariv, el portavoz de Sharon, se hace eco de eso, pero señala que hubo “un intento de analizar el significado legal de tal posibilidad” [el Comité Abramovich – N.S.].

Puede que no se hayan tomado decisiones, pero definitivamente hubo conversación y debate. El mismo trabajo del Comité Abramovich sobre el tema es un testimonio de eso, así como lo que dicen Weissglas, Ross, Livni, Gilady y Olmert: que Sharon estaba al día y sabía, e incluso si tenía reservas, lo que hizo fue no torpedear la reunión con Rice en la que le dijeron que la retirada de Gaza solo había sido un “anticipo”.

Y tal vez todos tengan razón, o como Aluf Ben, quien en ese momento era el corresponsal diplomático de Haaretz y que seguía de cerca los acontecimientos, dice: “Sharon, como un buen político, mantuvo ambas opciones abiertas: por un lado, negó que se estaba trabajando en una retirada de Cisjordania. Por otro lado, quería tener las herramientas a mano en caso de que decidiera retirarse de allí también, por lo que las versiones supuestamente “contradictorias” de sus asociados hoy no necesariamente se contradicen entre sí”.

 

Traducido por Hatzad Hasheni

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.