Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado septiembre 19, 2020
donativo

La vergüenza de Hezbollah y el daño que Trump le ha hecho a Israel


Es probable que la explosión en Beirut retrase los planes de Hezbollah para vengar el asesinato de sus agentes en Siria. Irán puede aprovechar el desastre para mover los componentes que necesita para mejorar la precisión de los misiles en territorio libanés, pero la explosión podría acercar al Líbano a Occidente. Y también: El enorme daño causado por el presidente de los Estados Unidos en su declaración de “ataque”.

El Líbano todavía está en estado de shock y su gobierno disfuncional aún no ha abierto una investigación sobre las causas del desastre de Beirut que se cobró la vida de más de 100 personas.

Sin embargo, dos hechos ya pueden señalarse con total confianza. El primero: la explosión del almacén donde se guardaban 2.750 toneladas de nitrato de amonio fue el resultado de un accidente en cadena y no una explosión intencional y deliberada. Comenzó como un incendio en un depósito de combustible que aparentemente encendió un depósito de fuegos artificiales u otros explosivos y esto causó la explosión inicial y muchos minutos después una explosión del tanque de nitrato de amonio.

El nitrato de amonio se usa comúnmente para hacer fertilizantes agrícolas, pero es un material inestable y explosivo que, bajo ciertas condiciones, como ser calor extremo o una pequeña explosión cercana, puede convertirlo en un dispositivo explosivo grande que causa mucho daño. Ha habido casos en el pasado donde los barcos que transportaban este material, fuente para la producción de fertilizantes agrícolas, se incendiaron y explotaron.

La oficina del Departamento de Estado de los Estados Unidos en Oklahoma en 1995 también fue atacada por una organización estadounidense de extrema derecha utilizando explosivos caseros, cuyo ingrediente principal era el nitrato de amonio. Los resultados de la explosión en Oklahoma City son muy similares a los de la noche en Beirut.

El segundo hecho: Israel no estuvo involucrado en el desastre de ninguna manera. Esta determinación no solo se basa en la declaración explícita del Primer Ministro, el Ministro de Defensa, el Ministro de Relaciones Exteriores y el Presidente del Estado, sino también en el patrón o modus operandi de Israel en acciones encubiertas y abiertas.

En el marco de las FDI (en la batalla entre las guerras) y también en las actividades del Mossad, siempre hay un cuidado máximo para prevenir el daño ambiental, especialmente hacia los civiles que no están involucrados. En la mayoría de sus operaciones, Israel también trata de no dañar a los agentes iraníes ni a los agentes de sabotaje palestinos, destruyendo solamente instalaciones y depósitos de armas.

Esto se debe a que la vulnerabilidad y la muerte de civiles crea una motivación para la venganza que podría conducir a una escalada, e Israel, como principio estratégico, no está interesado en la escalada. La prueba más clara de que Israel no está involucrado es en realidad el metraje del desastre en la capital libanesa, que muestra que comenzó como un simple incendio en tanques de combustible y luego se extendió incontrolablemente a otras áreas.

Aunque Israel tiene interés en dañar depósitos de armas y los talleres que trabajan para mejorar la precisión de los misiles de Hezbollah en el Líbano, el puerto de Beirut, donde hay muchos elementos extraños según la mejor información que tengo, no cuenta con tales instalaciones e incluso si lo hicieran, su destrucción no habría sido provocada por un incendio.

Se puede suponer que incluso después que los ciudadanos del Líbano se recuperen del choque, no se espera que cambie fundamentalmente la situación en su país, que de todos modos era desesperada incluso antes del desastre. La explosión tuvo lugar en Beirut, que en cualquier caso vive turbulencias y manifestaciones, aunque sea una especie de burbuja en la realidad libanesa. Los ciudadanos de Beirut, que ahora estarán ocupados buscando soluciones de vivienda y salvando lo que queda de su propiedad, no estarán disponibles durante largas semanas para manifestaciones contra el gobierno.

En el campo, en donde se han provocado daños, las cosas continuarán como siempre. Lo que probablemente sucederá es que la explosión en Beirut aumentará las olas de inmigración del Líbano a países extranjeros y dentro del Líbano. Los residentes de Beirut se mudarán en gran número a las áreas rurales, si encuentran un medio de vida en ellos y quien tenga una familia en el extranjero tratará de irse.

Sorprendentemente, es muy posible que el desastre realmente mejore la situación económica del Líbano ya que el Banco Mundial y los países extranjeros, liderados por Francia, le prometieron ayuda, pero hasta ahora lo han impedido debido a las sanciones de Estados Unidos y la afirmación de que el gobierno es corrupto, disfuncional y está controlado por Hezbollah. Es probable que, a raíz del desastre, los países donantes liderados por Francia aprobarán al Líbano una asistencia y que el presidente francés les ha prometido: Eso es $ 11 mil millones.

Los estadounidenses, que se opusieron a que el Fondo Monetario Internacional proporcionase ayuda al Líbano, pueden retirar ahora su oposición a raíz del desastre. Si eso sucede, y es probable que suceda, rescatará al Líbano del estado actual de bancarrota económica y le permitirá obtener algo de moneda extranjera para financiar importaciones y otras cosas, si el gobierno libanés corrupto y los políticos libaneses corruptos no roban esa ayuda también.

Absurdamente, después del desastre, el Líbano puede optar por regresar a Occidente y retirarse en cierta medida de la influencia iraní porque Hezbollah no podrá resistirse a recibir ayuda occidental.

El desastre tampoco impedirá una fuerte respuesta de las FDI

El Hezbollah posterior al desastre intentará demostrar que es un “defensor del Líbano” y utilizará todas las capacidades médicas y organizativas que posee, y que ha acumulado en preparación para la guerra con Israel, para extender asistencia inmediata, médica, logística e incluso financiera a los afectados. En tal situación, en donde el Líbano se lame las heridas y está en estado de shock, es probable que Hezbollah como organización y su líder, Hassan Nasrallah, que tiene un sentido agudo, concluyan que este no es el momento de enfrentarse con Israel a través de represalias por la muerte de sus activos en Siria.

Aunque el Líbano está bajo el control de Hezbollah, la comunidad chiíta, y especialmente los aldeanos en el sur del Líbano, no perdonarán a Nasrallah si los enreda en un gran conflicto con Israel. En el sur del Líbano y también en Beirut, los miembros de la comunidad chiíta y de Hezbollah son conscientes de la preparación militar en Israel y de la respuesta que las FDI, quien están preparadas por si Hezbollah trata de vengarse.

Si tenían dudas, el ataque de las FDI contra Siria de ayer les dejó en claro que Israel, en principio, no restringirá ninguna acción contra él, incluso si Beirut lame las heridas por el terrible desastre.

Es probable que Hezbollah tenga dificultades dentro del Líbano ahora, ya que muchos ciudadanos saben dónde esconde la organización sus armas, explosivos y misiles, especialmente en el área de Beirut y ciudades importantes como Baalbek, Sidon, Tire y a-Nabataea. Siguiendo las lecciones del desastre, esos mismos ciudadanos ahora exigirán que Hezbollah retire estos depósitos explosivos que probablemente sean dañados por Israel por la proximidad de la población civil que se encuentra deliberadamente dentro de estos escondites.

Esta demanda será secreta, al principio, pero podría ganar impulso, y poner en peligro las capacidades de Hezbollah para almacenar armas dentro de las concentraciones de población civil y socavar su legitimidad como un organismo autorizado para poseer armas en territorio libanés.

En este contexto, es importante tener en cuenta que, aunque es poco probable que Hezbollah lleve a cabo un ataque de represalia en este momento, Israel debe continuar su disposición y preparación para tal ataque hasta que quede claro a través de información de inteligencia o una declaración de Nasrallah que Hezbollah no tiene la intención de llevar a cabo un ataque en este momento.

El que realmente podría beneficiarse de la situación es Irán, que ya ha ofrecido ayuda al Líbano. Esta ayuda, que llegará por aire y por barco, también puede incluir componentes para mejorar la precisión de los misiles que Irán está tratando de entregar al Líbano y no está teniendo éxito de manera normal, a través de Siria y por aire. Irán también planea enviar combustible al Líbano e incluso una estación de energía en un barco. Todo esto podría permitirle eludir las sanciones estadounidenses contra ella.

En cuanto a los estadounidenses, Donald Trump ofreció ayuda al Líbano, pero el irresponsable y pirómano presidente de Estados Unidos, no hay otras palabras para describir el daño que hizo en su declaración de esta noche, dijo: “Parece un ataque realizado con algún tipo de bomba”. Los generales anónimos que nadie conoce implícitamente atribuyen la responsabilidad a Israel y arrojan grandes dudas sobre la inequívoca declaración israelí de que no está involucrada.

Aunque Trump no nombró explícitamente a Israel, se sabe que Israel es un aliado del presidente y en el pasado la mayor parte de la información sobre las actividades secretas de las FDI y el Mossad provino de fuentes estadounidenses en los Estados Unidos y no directamente de Israel. Trump causó daños incalculables al Estado de Israel en su apresurada e infundada observación. Los funcionarios estadounidenses les dijeron explícitamente a los medios estadounidenses que no saben sobre qué base y en quién Trump se basó en una declaración apresurada que está causando graves daños a Israel, tanto en el Medio Oriente como en el mundo.

Por otro lado, la oferta de ayuda de Israel tiene un significado práctico. Israel puede ayudar al Líbano a pesar de que está en guerra con él de tres maneras: Primero, evacuar al personal de la fuerza de la ONU y a los extranjeros en general, que se encontraban en el puerto de Beirut o en buques cercanos que necesitaban tratamiento médico. Pueden ser evacuados rápidamente a Israel, utilizando helicópteros de la FPNUL y barcos navales israelíes y tratados en hospitales israelíes. Un segundo tipo de ayuda es la entrega de equipos médicos, carpas y equipos para la purificación de agua a Beirut, que tiene escasez de electricidad y muchas casas en ruinas e instalaciones sanitarias. Un tercer tipo de asistencia es el establecimiento de un hospital de campaña cerca de la frontera con Israel, dentro del territorio israelí, pero cerca de la frontera que tratará a los heridos que vendrán de Beirut, con la asistencia de la ONU. Tenemos experiencia en este asunto de la guerra civil siria.

Es imposible hablar de un desastre en una escala como la de Beirut sin pensar en lo que habría sucedido y si tal cosa “nos” podría haber sucedido. La respuesta es que la probabilidad de que esto suceda en Israel, por ejemplo, en el área de plantas petroquímicas en Haifa, es menor que en Beirut.

Las instalaciones petroquímicas en la bahía de Haifa y en los puertos de Israel están mucho mejor protegidas que en Beirut. Las medidas de seguridad tomadas en Israel son mucho más estrictas, pero debe tenerse en cuenta que el hecho mismo de la presencia de materiales peligrosos y fábricas en el corazón de las zonas pobladas crea una amenaza que puede materializarse a pesar de todas las medidas de seguridad tomadas.

Por lo tanto, para que lo que les sucedió a los libaneses no nos pase a nosotros y para que no nos despertemos un día, tal vez como resultado de, por ejemplo, un terremoto o un gran incendio y nos demos cuenta de que el gobierno israelí fue disfuncional en este contexto, debería haber una presión pública creciente.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.