Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado septiembre 19, 2020
donativo

¿Por qué los judíos de Estados Unidos votan por los Demócratas?


“Los judíos ganan como cristianos-episcopales, pero votan como puertorriqueños”, solía decir el periodista y publicista judío-estadounidense Milton Himmelfarb. Su intención era que, aunque los judíos en Estados Unidos ganan bien y muchos de ellos disfrutan de un estatus socioeconómico relativamente alto, todavía votan por candidatos liberales que se identifican más específicamente con poblaciones vulnerables. En otras palabras: siguen siendo leales al Partido Demócrata incluso cuando sus intereses económicos están más en línea con los representados por el Partido Republicano. También en las próximas elecciones de noviembre, no se espera un cambio en la voz judía: las encuestas indican que la gran mayoría de los judíos estadounidenses votarán por el candidato demócrata Joe Biden.

No siempre ha sido así. Para comprender los cambios en los patrones de votación de los judíos, uno tiene que conocer sus oleadas de inmigración a los EE.UU.: Una ola inicial de inmigrantes judíos, de comunidades “sefaradim”, llegó en el período anterior a la independencia de EE.UU., aunque la mayoría de la población judía llegó a los EE.UU. en dos olas importantes a partir de entonces. Como parte de la ola migratoria desde Alemania a mediados del siglo XIX y como parte de una ola migratoria del sur y este de Europa, la ola más significativa, que comenzó a fines del siglo XIX y se prolongó hasta 1924.

Hasta la ola de inmigración del sudeste, la pequeña comunidad judía estaba dividida más o menos equitativamente entre las partes, pero esta ola de migración cambió drásticamente la imagen de Estados Unidos en su conjunto y de la comunidad judía en particular. En la comunidad judía, que anteriormente había sido una comunidad reformista y muy apolítica, se asimilaron inmigrantes judíos mucho más tradicionales y políticos, primero socialistas y luego demócratas.

Desde la gran inmigración de finales del siglo XIX hasta la actualidad, los judíos se han alineado claramente con el Partido Demócrata, con la excepción de en 1920, cuando el candidato presidencial socialista Eugene Debs ganó el 38% del voto judío a expensas del candidato demócrata. El apoyo judío al candidato presidencial demócrata alcanzó su punto máximo en las campañas electorales en las que fueron elegidos los presidentes Franklin D. Roosevelt (1932, 1936, 1940 y 1944) y Lyndon Johnson (1964). Ambos ganaron el 90% del voto judío y también disfrutaron de un amplio apoyo entre el público en general.

A pesar de cierto debilitamiento del apoyo de los votantes judíos a los candidatos demócratas durante el mandato de Dwight Eisenhower en la década de 1950 y de Richard Nixon y Jimmy Carter a fines de la década de 1960 y 1970, incluso durante este período, el apoyo judío a los candidatos presidenciales demócratas cayó por debajo del umbral del 60% solamente una vez: en las elecciones de 1980, en las que Carter perdió ante Ronald Reagan (los judíos, como otros estadounidenses, se vieron afectados en estas elecciones por la inflación y la crisis de rehenes en Irán que creó una sensación de pérdida generalizada del control al final de la administración Carter).

2020-08-09_10-59-03

En el gráfico se muestra en azul el porcentaje de judíos que votaron por los demócratas y en rojo a los republicanos.

Desde que Bill Clinton fue elegido presidente en 1992, el apoyo judío a los candidatos presidenciales demócratas ha sido muy estable, independientemente de cómo se perciba la actitud del candidato hacia Israel. Por ejemplo, John Kerry (2004) y Barack Obama (2008 y 2012) obtuvieron el 78%-70% del voto judío, y Hillary Clinton también ganó el 71% de su voto en 2016, mientras que el presidente electo Donald Trump recibió solo el 24%.

En las elecciones de 2020, no se esperan cambios en el patrón de votación judío. La encuesta exhaustiva más reciente de judíos estadounidenses realizada por el Instituto Electoral Judío (JEI) en febrero, incluso antes de que se decidieran las primarias demócratas, mostró que entre los judíos, Biden lidera a Trump por un amplio margen, 67 por ciento contra 31 por ciento. Esta es una tasa bastante similar a la registrada en la última campaña electoral, y conviene recordar que la encuesta se realizó incluso antes de la crisis de Corona, que dañó gravemente el estatus de Trump en la ciudadanía en general.

Parece que la actitud de Trump hacia Israel, que al menos en el propio Israel se percibe como un abrazo cálido, no afecta significativamente a los votantes judíos en Estados Unidos. Esto se refleja bien en las claras prioridades de los judíos cuando van a las urnas: en la encuesta de la JEI de principios de año, los encuestados judíos testificaron que los problemas domésticos y económicos les molestan mucho más que las relaciones de Estados Unidos con Israel. Según la encuesta, los problemas que más molestan a los votantes judíos son el seguro médico (el 90% afirmó que a la hora de decidir en las urnas este tema es muy importante para ellos), la economía (87%), el antisemitismo (86%), el uso de armas por parte de civiles (85%) y el cambio climático (74%). El tema de Israel queda muy atrás (en un 68%).

Al examinar el porcentaje de judíos que testificaron en la encuesta que Israel es una de sus consideraciones más importantes cuando se trata de votar, encuentran que la brecha es aún mayor: solo el 32% definió a Israel como uno de los temas más importantes para ellos en las elecciones, mientras que el 64% definió el seguro médico, el 51% el antisemitismo y el uso de armas y el cambio climático en un 51%.

Cabe señalar que la poca importancia que los votantes judíos le dan a Israel cuando van a las urnas no indica cuánto lo apoyan: el 91% de ellos se definieron como pro-Israel (incluso si el 56% indicó que tienen al menos alguna crítica a la política del gobierno israelí).

Justicia e igualdad, esto es judaísmo

Cuando el candidato republicano es Donald Trump, otra consideración entra en la bolsa de consideración del votante judío: la percepción predominante entre los judíos estadounidenses que la conducta de Trump, específicamente, fomenta el antisemitismo y el racismo en Estados Unidos. En los últimos dos años, el 45% de los encuestados judíos han culpado a Trump en la encuesta de JEI por sus actividades que han alimentado los movimientos extremistas y el racismo central, mientras que solo el 26% de los encuestados judíos han expresado su preocupación por el antisemitismo dentro del Partido Demócrata.

Aquellos que traten de entender por qué la mayoría de los judíos estadounidenses no eligen un candidato que simpatice más con Israel tendrán que reconocer el simple hecho: la preocupación por Israel, a pesar de su importancia para los judíos estadounidenses, sigue siendo eclipsada por sus intereses económicos, sociales y especialmente culturales y morales como ciudadanos estadounidenses. Tampoco son sus intereses de clase los que determinan su elección. Cuando van a las urnas, los judíos estadounidenses tienden a votar por el Partido Demócrata porque los valores liberales que representa son una parte importante de su identidad judía.

En una encuesta del Instituto Pew de 2016, el 69% de los judíos respondió que el deseo de “vivir una vida de moralidad y justicia” es una parte importante de su identidad judía, y el 56% respondió que las actividades “por la justicia y la igualdad” son parte de esa identidad. Hay varias explicaciones para la adherencia de los judíos a los valores liberales: pueden interpretar los valores del judaísmo mismo como liberales, y el concepto de “corrección mundial” (Tikun Olam) es un concepto bastante central entre los judíos no ortodoxos en los Estados Unidos; pueden estar impulsados ​​por un instinto minoritario que protege a las minorías y puede ser disuadido por la presencia creciente que muchos en el Partido Republicano buscan darle al cristianismo.

La revolución ultraortodoxa

Y, sin embargo, a pesar de la clara mayoría democrática dentro de la comunidad judía, alrededor del 20% al 30% de los votantes judíos todavía vota por el Partido Republicano. ¿De dónde vienen? Si bien los votantes judíos demócratas son muy diversos en términos de la corriente religiosa a la que pertenecen (por ejemplo, hay muchas ramas reformistas y conservadores) o en términos de su estatus socioeconómico (de clase media a realmente ricos), entre los judíos que votan por los republicanos se puede marcar una proporción de votantes particularmente grande: llegan procedentes de las concentraciones ultraortodoxas.

Un claro ejemplo de esto se puede encontrar en los verdaderos resultados de las urnas en la ciudad de Nueva York en las elecciones presidenciales de 2016: en general Nueva York es una ciudad bastante democrática, y como era de esperar, el 79% de los votos en ella se dieron a Clinton y solo el 18% a Trump. Aun así, ha encontrado varios enclaves rojos de amplio apoyo para el candidato republicano, incluidos los barrios ultraortodoxos de Brooklyn como Borough Park o Williamsburg. Un análisis de los patrones de votación en Nueva York muestra que la tendencia a votar por los republicanos no prevalece entre todos los judíos religiosos, sino más bien en concentraciones ultraortodoxas. A modo de comparación: en vecindarios como el Upper West Side de Manhattan y Riverdale en el Bronx, donde hay una concentración relativamente alta de judíos religiosos no haredíes, no se registra una tendencia roja similar.

La proporción ultraortodoxa entre la población judía en los Estados Unidos llega solo a alrededor del 7%, pero se espera que la tendencia fundamental de la voz judía se fortalezca significativamente en el futuro, porque la comunidad ultraortodoxa en Estados Unidos está creciendo a un ritmo mucho más rápido que otras comunidades judías Conservadora y se expresan con un apoyo sin reservas a Israel, el crecimiento ultraortodoxo puede provocar con el tiempo un cambio demográfico incluso dentro de la voz judía y sesgarlo a favor de los candidatos republicanos.

 

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.