Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 18, 2020
donativo

Un ‘Silicon Wadi’ israelí-saudí beneficiará a ambos países


Un valle en el sitio de la futura ciudad planificada de Arabia Saudita, NEOM. (Suministrado)

Como toda crisis, COVID-19 brinda una gran oportunidad. Persiste el potencial sin explotar para que las empresas de tecnología israelíes ingresen a nuevos mercados en los seis países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), implementen tecnologías de vanguardia y fomenten el desarrollo de iniciativas tecnológicas locales en la región. Pronostico un futuro que implica la creación de un ecosistema conjunto de alta tecnología entre los países del CCG, conocido como el «Silicon Wadi». Ahora, más que nunca, lo mejor para Israel y el CCG es aumentar la cooperación empresarial.

Si bien los expertos todavía están tratando de predecir los efectos continuos de COVID-19, parece que la industria de alta tecnología en Israel puede verse afectada negativamente por una disminución en la entrada de inversiones de los EE. UU., la Unión Europea y China. Las inversiones internacionales juegan un papel crucial para las empresas, especialmente aquellas que intentan retomar el rumbo en nuestro clima actual. Teniendo en cuenta la situación poco favorable del mercado estadounidense y la presión estadounidense para evitar la influencia china en la región, buscar alternativas en otros mercados tiene sentido para las empresas israelíes de alta tecnología, mientras que el CCG busca oportunidades de inversión de alta calidad.

Los bienes

La industria israelí de alta tecnología tiene mucho que ofrecer en varios campos diferentes: ciberseguridad, agricultura, tecnología financiera, salud digital, tecnología del agua, IOT de tecnología alimentaria y tecnologías relacionadas con la nube.
El año anterior a la crisis del COVID-19, sin duda, estableció un nuevo umbral para el crecimiento del mercado mundial. Israel registró un año con el mayor número de salidas: 138 en total, de las cuales 122 fueron fusiones y adquisiciones y el resto fueron Ofertas Públicas Iniciales u OPI. Las transacciones totales en Israel para 2019 ascendieron a $ 21,7 mil millones.

Una cifra aún más alentadora fue el crecimiento de esas empresas antes de la venta, lo que es indicativo de crecimiento empresarial junto con crecimiento tecnológico. También fue un gran año para los inversores en empresas israelíes de alta tecnología. Algunos de ellos hicieron tres veces el monto de sus inversiones iniciales.

Un vistazo rápido a la fuente del dinero que fluye hacia la escena de alta tecnología de Israel en 2019 muestra que el 80 % provino de los EE. El 20 % se dividió entre Alemania, Canadá y China. Ni un solo porcentaje de los fondos se invirtió directamente en los países del CCG. Además, casi ninguna empresa de alta tecnología israelí de primer nivel está haciendo negocios importantes con ninguno de los países del CCG, a pesar que son las opciones más convenientes en términos de proximidad física, tamaño del mercado y potencial de crecimiento.

Riad, la capital de Arabia Saudita. (Suministrado)Riad, la capital de Arabia Saudita. (Cortesia )

El mercado

Para la ciudad de Riad, 2019 también fue un buen año. El plan de reforma económica Visión 2030 de Arabia Saudita está comenzando a convertirse en una realidad. La región está cambiando y nuevas oportunidades, nuevas tendencias e hiperdesarrollo están arrasando Arabia Saudita y Dubái.

Las reformas apuntan a fortalecer la economía de Arabia Saudita mediante la diversificación de la cartera de negocios del Reino para incluir industrias distintas del petróleo y el gas. Para ello, y para poder recibir el apoyo necesario, el Reino debe reorganizar y revalorizar muchos aspectos del día a día.

Esta tendencia puede crear oportunidades a gran escala en la región. Un ejemplo es la visión NEOM, un plan de $ 500 mil millones para construir «la ciudad del futuro» dentro de Arabia Saudita que actuará como un centro vivo para el espíritu empresarial y la innovación. La ciudad se construirá desde cero con un pensamiento innovador y una combinación de tecnologías de vanguardia en los campos del medio ambiente y la sostenibilidad, la energía, el agua, el transporte, la cultura y más. Esta ciudad será sostenible y operada de forma independiente, al margen de un marco gubernamental, con sus propias leyes tributarias y laborales y sistema judicial autónomo.

El reto

Una posible razón de la falta de inversión en Israel por parte de los países árabes y la falta de penetración israelí de alta tecnología en el CCG es la barrera del conflicto árabe-israelí. Pero esta puede ser una explicación demasiado simple. Durante los últimos 20 años, Israel y los países del CCG han estado realizando negocios no oficiales juntos, y no solo negocios relacionados con la seguridad, sino también proyectos que involucran irrigación, infraestructura, plástico y planificación del agua. Ahora, los cambios geopolíticos en el Medio Oriente, principalmente a través del calentamiento de las relaciones de los Estados del Golfo con Israel, están creando un puente para que surjan nuevos lazos comerciales.

Otra explicación de la inversión limitada del CCG en Israel es el concepto de “preservación del capital” que caracteriza las inversiones realizadas por el mundo árabe. Aparte de las inversiones de Arabia Saudita en SoftBank Vision Fund, Arabia Saudita ocupó el tercer lugar después de los Emiratos Árabes Unidos ($ 426 millones) y Egipto ($ 95 millones) con respecto al total de fondos recaudados en el mundo árabe en 2019. Los siguientes son Jordania ($ 41 millones), Líbano ($ 29 millones), Kuwait ($ 21 millones), Bahrein ($ 6 millones) y Omán ($ 6 millones). Las inversiones en capital riesgo son relativamente menores en comparación con el PIB de los países de esta región.

Sin embargo, existe una clara tendencia de crecimiento en los inversores del CCG que buscan inversiones en tecnología. Un ejemplo se puede ver en las acciones del Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita (PIF), una organización con un historial muy sólido de implementación de proyectos de inversión en el reino. Una inyección de efectivo de 40.000 millones de dólares proporcionada por la Agencia Monetaria de Arabia Saudita en abril de 2020 contribuirá a fortalecer el plan del fondo para seguir aprovechando las oportunidades de inversión a nivel nacional e internacional.

El número de usuarios de tecnología en el mundo árabe está creciendo de forma espectacular. No se puede ignorar el impacto de la conectividad a Internet, especialmente en mercados emergentes como el CCG. Casi el 70 por ciento de los usuarios de Internet provienen de mercados emergentes, en comparación con solo el 30 % hace 10 años. Como cualquier fenómeno tecnológico, Internet, con su escala y velocidad, presenta oportunidades globales que los consumidores del CCG han sido rápidos y entusiastas en adoptar.

El mundo árabe tiene el mayor consumo de videos en línea per cápita del mundo en YouTube y Facebook. Esto es más del doble del promedio mundial. La penetración de teléfonos inteligentes también es una de las más altas del mundo, y la adopción de plataformas de redes sociales, como Twitter, Snapchat, Facebook e Instagram, está por las nubes. Con el 70% de la población menor de 30 años, el CCG es hipersocial y digital.

Los empresarios israelíes tienden a ignorar la región del CCG cuando consideran los mercados potenciales para sus empresas. El hecho es que cada mercado tiene su idioma y costumbres únicos, y al cerrar la brecha cultural con el conjunto adecuado de herramientas para cubrir el riesgo, este comercio puede resultar muy lucrativo.

Un hombre pasa frente a la torre Kingdom Center en Riyadh, Arabia Saudita. (Foto de archivo: Reuters)Un hombre pasa frente a la torre Kingdom Center en Riyadh, Arabia Saudita. (Foto de archivo: Reuters)

El futuro

En este punto, es difícil predecir las consecuencias económicas a largo plazo de la pandemia de la corona. En crisis anteriores, la cantidad de financiación de capital de riesgo ha seguido el índice de recapitulación Nasdaq con un ligero retraso. Puede haber cambios en la forma en que cerramos acuerdos y compramos productos incluso dentro de esos sectores, pero buscar una cooperación positiva en la región será beneficioso para todos.

La visión que pronostico para nuestra región implica la creación de ecosistemas de alta tecnología en todo el CCG, creando el nuevo «Silicon Wadi». En 2015, la edad media de la población de Arabia Saudita era de 30 años, mientras que en los Emiratos Árabes Unidos es de 34,5 años. Ambos son indicativos de países con una generación joven como mayoría. Esto inevitablemente jugará un papel crucial en el futuro. Para que la región prospere y progrese con esperanza, una economía sana y una base sólida, se deben crear nuevas oportunidades. Estas tendencias demográficas y económicas predominantes han sido impulsores importantes de la estrategia Visión 2030 para diversificar y fortalecer la economía saudí.

La estrategia implica un ambicioso programa de innovación que verá al Reino invertir $ 1.6 mil millones en investigación y desarrollo solo durante los próximos dos años. Dentro de esa suma hay una asignación de $ 75 millones para apoyar las asociaciones internacionales, un mecanismo que se proyecta tendrá un efecto transformador en la educación superior en el país. Los informes indican que la Oficina de Investigación y Desarrollo de Arabia Saudita ha identificado seis campos prioritarios para la colaboración de investigación internacional: agua, energía, tecnología de la información, petroquímicos, ciencias de la vida y salud, y medio ambiente.

Israel comprende que la innovación, la creatividad y la economía estable de una industria privada de alta tecnología florecen en ecosistemas que combinan muchas empresas, lo que les permite interactuar y reunirse de manera no oficial. Estos ecosistemas impulsan la creatividad, que es la base de este sector. La importancia de «Silicon Wadi» fue reconocida internacionalmente por primera vez por la revista Wired, que en 2000 clasificó las ubicaciones por la fuerza de los efectos del clúster, dando al clúster israelí de alta tecnología el mismo rango que Boston, Helsinki, Londres y Kista en Suecia, en segundo lugar solo a Silicon Valley. Esos son los terrenos más fértiles para crear empresarios israelíes.

Esos pequeños ecosistemas se pueden encontrar en todo Israel (Herzliya Pituach, Ramat Hachayal, Raanana, Nes Ziona, Yokneam, etc.). La adopción de este modelo a la demografía del GCC y a la Visión 2030 de Mohamed Bin Salman  MBS puede proporcionar el punto de inflexión para nuestra región.

Es el momento adecuado para hacer negocios en nuestro vecindario. Las empresas israelíes deberían explorar el potencial de mercado de GCC y los inversores de GCC deberían invertir en tecnologías israelíes. No será fácil al principio, pero una vez que tengamos ejemplos favorables de inversión y asociaciones con revendedores locales en el CCG, esta cooperación se considerará el curso habitual de los negocios.

Una fotografía de satélite que muestra la ubicación propuesta de Neom junto al Mar Rojo. (Suministrado)Una fotografía de satélite que muestra la ubicación propuesta de Neom junto al Mar Rojo. (Cortesia)

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Alarabiya.net

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.