Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves noviembre 19, 2020
donativo

LEJ LEJÁ 5781


B’H

Di-s habla con Avram, diciéndole «Vete de tu tierra, de tu lugar de nacimiento y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré». Allí, dice Di-s, hará de Avram una gran nación. Avram y su mujer Sarai, acompañados por su sobrino Lot, viajan a la Tierra de Canaán, donde Avram construye un altar y continúa difundiendo el mensaje de Di-s.

La hambruna causa que el primer judío viaje a Egipto, donde la hermosa Sarai es llevada al palacio del Faraón; Avram se escapa de la muerte porque se presentan como hermano y hermana. Una plaga evita que el rey egipcio toque a Sarai y ella lo convence de que debe devolverla a Avram y compensarlo con oro, plata y ganado.

De vuelta en la Tierra de Canaán, Lot se separa de Avram y se establece en la malvada ciudad de Sdom, donde es capturado cuando el ejército de Quedarlaomer y sus tres aliados conquistan las cinco ciudades del Valle de Sdom. Avram sale con una pequeña banda a rescatar a su sobrino, derrota a los cuatro reyes, y es bendecido por Malki-Tzedek el rey de Salem (Jerusalén).

Di-s sella el Pacto Entre las Partes con Avram, donde el exilio y la persecución (Galut) del pueblo judío le son informados y la Tierra Santa es asignada a ellos como su herencia eterna.

Aún sin hijos diez años luego de su arribo a la Tierra, Sarai le dice a Avram que se case con su sirvienta Hagar. Hagar concibe, se vuelve insolente hacia su señora, y se escapa cuando Sarai la trata duro; un ángel la convence de retornar y le dice que su hijo será el padre de una nación numerosa. Ishmael nace en el año 86 de la vida de Avram.

Trece años después, Di-s cambia el nombre de Avram por Abraham («padre de multitudes») y el de Sarai por Sara («princesa»), y promete que tendrán un hijo; de este hijo, a quien deben llamar Itzjak («se reirá»), surgirá la gran nación con la cual Di-s establecerá Su pacto especial. Abraham es mandado a circuncidarse a sí mismo y a sus descendientes como «una señal del pacto entre tú y Yo».

EL HEREDERO

2 Dijo Avram: “Oh Señor, Dios, ¿qué me darás si permanezco sin hijos? El heredero de mi casa será el damaceno Eliézer…”

4 Súbitamente vino a él la palabra de Dios: “¡Ése no será tu heredero! Uno nacido de tu propio cuerpo heredará lo que es tuyo”. (Génesis 15:2-4)

8 Habla a los israelitas y diles que si un hombre muere y no tiene ningún hijo, su propiedad hereditaria pasará a su hija

9 Si no tiene ninguna hija, entonces su propiedad hereditaria será dada a sus hermanos.

10 Si no tiene hermanos, darás su propiedad a los hermanos de su padre.

11 Si su padre no tuvo hermanos, entonces darás su propiedad al pariente más cercano en su familia, quien será entonces su heredero. Ésta fue la ley decretada para los israelitas, como Dios le había mandado a Moshé. (Números 27:8-11)

Según la Torá, si un hombre muere sin hijos son sus parientes más cercanos los que heredan sus bienes.

Avram no tenía hijos, y él sabía que, de acuerdo a la Torá su heredero era su pariente más cercano, su sobrino Lot. Entonces, ¿cómo se explica que haya dicho que su heredero iba a ser su sirviente Eliezer (máxime teniendo en cuenta que según la halajá un sirviente no puede heredar)? Es que Avram acá no se refería a su herencia material, la que por ley correspondía a Lot, sino a su herencia y continuidad espiritual. Hasta ese momento Eliezer era el heredero de las enseñanzas y, por ende, de las bendiciones de Avram. Pero Di-s tenía decidido otra cosa. El heredero espiritual sería el hijo que nacería a Avram.

 

¿Por qué un Brit?

Un amigo me preguntó por qué realizamos el Bris o Brit Milá

Por Aron Moss

 

El Bris es un símbolo físico de la relación entre Di-s y los judíos. Es un recordatorio constante de lo que la misión judía trae consigo (un recordatorio que los hombres necesitan más que las mujeres).

Miremos sus detalles: ¿Si la circuncisión es lo que Di-s desea, por qué no nacemos circuncidados? Di-s creó al mundo imperfecto, y nos dio la misión de perfeccionarlo. Di-s creó el trigo, los humanos hacen el pan. Di-s creó una selva, los humanos crean la civilización. Nos fueron entregados los materiales crudos, y usamos nuestra ingeniosidad para mejorar el mundo en el que nacimos. Esto está simbolizado por el Bris – nacemos incircuncisos, y nosotros «terminamos el trabajo». Esto también es metafóricamente verdad. Cada uno de nosotros tiene instintos y tendencias naturales que son innatas, pero necesita ser refinado. «Nací de esta manera» no es excusa para un comportamiento inmoral – debemos cortar cualquier rasgo negativo, no importa cuán innato pueda parecer.

¡¿Por qué Di-s escogió la circuncisión para representar algo sagrado?! La espiritualidad judía consiste en hacer el mundo físico sagrado. La manera en que comemos, dormimos, trabajamos y procreamos debe imbuirse con la misma santidad como la manera en que oramos; nuestras casas deben ser tan santificadas como nuestras sinagogas. Encontramos a Di-s en la tierra así como (y quizás más) que en los cielos. Así que ponemos una señal en el órgano más físico y potencialmente bajo, para decir que puede y debe usarse de una manera santa. De hecho, es en la intimidad donde podemos tocar la parte más profunda de nuestra alma, cuando la asumimos con santidad.

¿Por qué circuncidar a un bebé? ¿La declaración no sería más poderosa si fuera hecho por un adulto maduro? La circuncisión se realiza cuando un niño todavía no es consciente de lo que está pasando. Esto es porque la conexión judía con Di-s es intrínseca – si nuestras mentes creen en Di-s o no, si nuestros corazones aman a Di-s o no, nuestras almas conocen a Di-s. Podemos unirnos en el Pacto con Di-s sin ser reflexivamente conscientes de Él, porque subconscientemente ya lo conocemos.

¿Por qué específicamente en el octavo día? El número siete representa la naturaleza – siete días de la semana, siete colores del arco iris, siete notas musicales; el número ocho es el número que supera al siete, y así representa lo milagroso, lo que está más allá de la naturaleza. Hacemos el Bris en el octavo día porque los judíos sobreviven por los milagros. Nuestra historia desafía las leyes de naturaleza. ¡Damos la bienvenida a un nuevo niño judío en esta existencia milagrosa en el octavo día de su vida, como para decir: «¡Espera milagros!». (www.es.chabad.org)

 

FACEBOOK: bit.ly/2NPF3YF

YOUTUBE: bit.ly/2OV485i

 
Comentarios

Abraham fue objeto de bendicion de parte de D- en atencion a su fé y obediencia, y no como resulta de sus «obras» , pues la Ley deberiá aún aguardar varios siglos antes de ser ofrecida a su descendencia por médio de Moshé … asi pues Abraham «creyó» y su fé le fue contada por justícia …
Notemos tambien , que en él, fueron benditas todas las familias de la tierra, procedentes de su estírpe, y no solo del linage de Israel …se tráta pues de una Alianza universal la que D- establece con él , que recae e implica a todos los pueblos de la tierra …
el pácto de la circuncision al que aqui se alude, lo recibe tambien Ishmael, por mas que no heredára bendicion y linaje con Isaac …no constituye pues una especifidad del pueblo judio …
Abraham se erige pues, como el «padre» de todos los creyentes. aquel al que acudimos siempre a la hora de buscar una referencia comun entre distintos crédos …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.