Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo enero 17, 2021
donativo

Mito y hechos reales: El informe de la ONU sobre los acontecimientos que se desarrollaron en Jenin


MITO: En el año 2002, el ejército israelí arrasó con el campamento de refugiados de esa ciudad, asesinando a decenas de palestinos, se cometieron atrocidades, se negó el ingreso de la comisión de investigadora del Consejo de Seguridad de la ONU. Pero, la gente sigue allí, sin olvido y donde la resistencia es todavía una opción. El ejército israelí bombardeó y asaltó el campo de refugiados de Jenin durante más de 10 días. Esto fue parte de la denominada Operación “Escudo Defensivo de Israel”, durante la cual se envió tropas al corazón de las seis principales ciudades de Cisjordania ocupada, pueblos y campos de refugiados de los alrededores que estaban supuestamente bajo control de la Autoridad Palestina.

En un informe sobre la masacre, las Naciones Unidas llegó a la conclusión de que el ejército israelí asesinó a decenas de palestinos en un campamento de sólo 0.4 kilómetros cuadrados y que albergaba a cerca de 15.000 personas.

Después del asalto, un largo debate tuvo lugar sobre el número de víctimas. En los estragos inmediatos que reinaban en el campamento, se pensaba que los números eran muy altos.

Israel prohibió a los miembros de una comisión de investigación encargada por el Consejo de Seguridad de la ONU realizar una investigación, pero un informe posterior elaborado por el Secretario General llegó a la conclusión de que al menos 52 palestinos murieron en el campamento de refugiados de Jenin.

Casi 500 palestinos murieron y otros 1.500 fueron heridos en el curso de asalto israelí en Cisjordania entre marzo a mayo de 2002.

Sin embargo, no fueron sólo los números implicados que conmocionó al mundo en ese tiempo, también la naturaleza del brutal asalto israelí, que no tiene precedentes, incluso en la dura historia de la ocupación.

Esta brutalidad se aprecia mejor cuando se visita el campamento. Este concurrido barrio fue atacado desde el aire por helicópteros de combate, bombardeado por tanques desde las colinas e invadido por monstruosos vehículos, un tanque híbrido y una niveladora israelí Achzarit, apodada “la brutal”, que aplastaba las casas convirtiendo los callejones en carreteras través de la cual podían pasar los tanques.

Los tanques han regresado al campamento después de la operación, por lo general vienen en la oscuridad de la noche, traumatizando durante años a los niños con su aterrador rugido.

El ejército impuso el cierre de pueblos y barrios dentro de Cisjordania, encarcelando a millones de personas en los enclaves locales para que los colonos israelíes se pudieran trasladar como si esto fuera una “terra nullius” – Tierra de Nadie-, una tierra sin pueblo.

Muy pocas casas se quedaron indemnes por el perverso asalto en 2002. Al subir a la cima de la colina, se puede ver el lugar donde se instalaron los tanques israelíes, para lanzar sus fuegos sobre el indefenso campamento, sembrando el caos y la muerte, tácticas demasiado familiares, ya que han sido utilizadas en los reiterados ataques israelíes contra Gaza

 

 

 

VERDAD: El informe de la ONU sobre los acontecimientos que se desarrollaron en Jenin (Cisjordania), cuando el ejército israelí entró en ese campo de refugiados dentro de su campaña de lucha contra el terrorismo, señala que no hubo masacres

El informe se basa en la documentación de distintas organizaciones internacionales y testigos,

Según el texto, 52 palestinos, la mitad de los cuales eran civiles, y 23 soldados israelíes fueron muertos en ese campo durante diez días de combates.

Israel recibió con beneplácito el informe en el sentido de que destaca que no hubo masacres, mientras que la Autoridad Palestina desestimó las conclusiones del informe porque no se basan en una investigación in situ sino en otros informes.

Además reprochó a la ONU no haber calificado el hecho de masacre. ¿Cuántos civiles tienen que morir para que se hable de masacre? Se preguntó Saeeb Erekat, uno de los principales negociadores palestinos.

Durante los combates, del 3 al 12 de abril, varios responsables palestinos acusaron al ejército israelí de «crímenes de guerra».01 de Agosto de 2002 | 08:59 | AFP JERUSALEN.- Israel afirmó el jueves que el informe de la ONU sobre los combates en el campamento de refugiados de Jenín (Cisjordania) en abril absuelve a su ejército de las acusaciones de «masacre». Según un alto funcionario del ministerio de Relaciones Exteriores, Daniel Taub, este informe, que fue difundido públicamente el jueves alrededor de las 12H30 GMT, «es una respuesta a las acusaciones según las cuales habría habido una masacre en Jenín, y el informe es absolutamente categórico sobre el hecho de que algo semejante no se produjo». Durante los combates, del 3 al 12 de abril, varios responsables palestinos acusaron al ejército israelí, que cerró el campamento al acceso a los servicios de socorro y a la prensa, de haber «masacrado» allí a cientos de personas y de «crímenes de guerra». Sin embargo, de acuerdo con este informe, algunas de cuyas conclusiones ya se conocieron, 52 palestinos (la mitad de los cuales no eran combatientes) y 23 soldados israelíes murieron en esos enfrentamientos. Los palestinos basaron sus acusaciones en el hecho de que Israel utilizó helicópteros de combate, tanques y topadoras durante los choques, que dejaron gran parte del campamento en ruinas. El ejército israelí calificó en esa ocasión a este campamento de «nido de terroristas», afirmando que los militantes palestinos lo utilizaban como retaguardia para sus atentados suicidas en Israel, y que habían colocado explosivos en sus tortuosas callejuelas para impedir su avance. «El informe es totalmente claro sobre las obligaciones legales de la Autoridad Palestina, no sólo de no involucrarse en actos terroristas, sino también de impedir todo acto de terrorismo contra los israelíes desde las zonas que ella controla», sostuvo Taub. «Para nosotros se trata de dos conclusiones cruciales, no sólo para esclarecer lo que sucedió en Jenín, sino para prever cómo procederemos en el futuro», dijo. No obstante, este informe critica a Israel por haber impedido que los servicios de socorro entrasen al campamento durante y después de los combates. «En Jenín no podíamos estar seguros de que las ambulancias no fuesen utilizadas para fines terroristas», aclaró. «Evidentemente, ningún país democrático encontró una forma satisfactoria de tratar a los terroristas que se ocultan tras hombres, mujeres y niños inocentes», agregó, acusando a los activistas palestinos de haber elegido deliberadamente como base este campamento superpoblado para protegerse de ataques.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.