Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes abril 23, 2021
donativo

Lo que podría significar una presidencia de Biden para Israel

Hay buenas razones para preocuparse por la posibilidad de una mayor tensión, pero como Netanyahu le mostró a Obama, el estado judío sabe cómo decir "no".


Para algunos partidarios del presidente Donald Trump tanto en Israel como en Estados Unidos, la perspectiva de un presidente Joe Biden es un escenario que nunca quisieron contemplar. Y aunque el resultado de las elecciones presidenciales aún no se ha decidido, si el recuento prolongado de votos continúa avanzando en la dirección de Biden, tanto el gobierno israelí como la comunidad pro-Israel tendrán que adaptarse a una nueva realidad.

La pregunta ahora no es tanto si pueden hacerlo de buena gana, sino si evitan reaccionar de forma exagerada ante cualquier cambio en la política estadounidense a menos que sea necesario hacerlo o hasta que sea necesario.

 

Hace cuatro años, la mayoría de los israelíes tenían pocas dudas que cualquiera de los dos candidatos presidenciales de los principales partidos sería una mejora con respecto a la administración saliente de Obama. Habían sido ocho años del deseo de Obama de más «luz del día» entre las dos democracias, discusiones constantes, creciente presión y posiciones estadounidenses tanto sobre el tema palestino como sobre la amenaza de un Irán nuclear que socavó seriamente la alianza.

Y para acentuar hasta qué punto se había roto la confianza entre los dos gobiernos, en sus últimas semanas la administración Obama decidió no vetar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que básicamente etiquetaba la presencia judía en Jerusalén como ilegal.

Todo eso cambió una vez que Trump asumió el cargo. Para sorpresa y asombro incluso de algunos de sus partidarios, la política estadounidense en Oriente Medio experimentó un cambio dramático. Trump abrazó a Israel y un año después comenzó el proceso de trasladar la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén después de reconocer a la ciudad como la capital del estado judío. Pronto siguieron otros movimientos, tanto simbólicos como tangibles. Trump reconoció la soberanía israelí en los Altos del Golán, buscó responsabilizar a la Autoridad Palestina por su apoyo al terrorismo y retiró a Estados Unidos del desastroso acuerdo con Irán de 2015.

Igual de importante, aunque la ambición de Trump de negociar el «acuerdo final» entre Israel y los palestinos chocó con la negativa de este último a hacer la paz, la administración giró hacia un esfuerzo más productivo. A diferencia de Obama y el exsecretario de Estado John Kerry, quienes efectivamente le dieron a los palestinos un veto sobre la normalización entre el mundo árabe e Israel, Trump ayudó a negociar tres acuerdos de normalización con los Emiratos Árabes Unidos, el Reino de Bahrein y Sudán, y tal vez más por seguir. .

Dadas las circunstancias, no es sorprendente que la mayoría de los israelíes apoyaran a Trump para que fuera reelegido. Pero si, como parece en este momento, respaldaban al bando perdedor en las elecciones, la histeria sobre lo que vendrá después sería contraproducente.

Es cierto que se justifica cierta preocupación por una posible administración de Biden.

Es una certeza que quienes ocuparían puestos en el Departamento de Estado y el Consejo de Seguridad Nacional serán ex alumnos de la administración Obama o compartirán sus opiniones sobre el Medio Oriente.

Es igualmente seguro que, como mínimo, su equipo de política exterior volvería a entrar en el acuerdo nuclear de Irán y probablemente buscaría revivir las moribundas relaciones de Estados Unidos con la Autoridad Palestina, que fueron degradadas debido a su negativa a dejar de financiar el terrorismo o incluso a discutir las ideas de Trump sobre la paz en Oriente Medio.

Pero todavía existe la posibilidad  que, como ha insinuado el principal portavoz de política exterior de la campaña de Biden, Anthony Blinken (el favorito actual para ser su asesor de seguridad nacional), Estados Unidos mantenga las sanciones impuestas contra Irán por Trump. Eso significa que la tarea más importante tanto para Israel como para los grupos judíos en los próximos meses no será volver a librar las batallas políticas de 2015. Más bien, debería tratar de persuadir a Biden  que no se sienta tentado a simplemente borrar los últimos cuatro años que avanzó en presionar a Irán para que renegocie el acuerdo nuclear con el fin de despojarlo de las cláusulas de extinción que pusieron a Teherán en un camino determinado hacia el logro de sus ambiciones nucleares.

De manera similar, en el tema palestino, sería prudente que el primer ministro Benjamin Netanyahu y los estadounidenses pro israelíes asumieran, con razón o sin ella, que Biden no se considera obligado a tomar las riendas de las políticas de Obama que él sabe que fueron fracasos abismales. .

El apoyo de Biden a Israel siempre ha estado condicionado por su insistencia en que él sabía mejor que los líderes del estado judío lo que era mejor para su país. Por más exasperante que pueda ser, también es cierto que tiene un sentimiento más cálido por el país que Obama. Sería mejor tener eso en cuenta en lugar de suponer que Biden rebobinará la política estadounidense en Oriente Medio hasta ese terrible momento en que Obama apuñaló a Israel por la espalda en las Naciones Unidas cuando salía del cargo.

Incluso si Biden fuera tan tonto como para desperdiciar un capital político precioso en políticas basadas en demandas sin sentido que Israel entregue sus derechos y seguridad como lo hizo Obama o en otra ronda de apaciguamiento de Irán, Israel no tiene que ceder ante la presión de Estados Unidos.

Como demostró Netanyahu durante los ocho difíciles años de la administración Obama, Israel siempre puede decir «no» a Estados Unidos en cualquier momento que crea que debe defender sus intereses contra los políticos estadounidenses equivocados.

Las alianzas con los estados árabes que se han forjado con la ayuda de Trump se fortalecerán, no se debilitarán, si Biden elige políticas que fortalezcan a Irán. Los estados árabes que han abrazado a Israel no lo han hecho como un acto de caridad o por un apego sentimental al sionismo; lo hicieron para fortalecer su seguridad. Y si Biden repite los errores de Obama en el Medio Oriente, necesitarán a Israel tanto o más que nunca.

De manera similar, Israel es tanto económica como militarmente más fuerte de lo que era en 2009, y aunque la amistad de su única superpotencia aliada sigue siendo necesaria, no tiene por qué acobardarse ante Biden más de lo que lo hizo antes de Obama. Todavía tiene muchos amigos en la política estadounidense, y puede y debe apuntar a los principios del plan «Paz para la prosperidad» de Trump como la única base sólida para un camino hacia una posible resolución del conflicto con los palestinos.

Es sensato prepararse para lo peor, aunque ese no es el único resultado posible. Una administración de Biden tendría más de lo que puede manejar para lidiar con los problemas relacionados con la pandemia del coronavirus, la economía, la infraestructura y otros problemas cruciales. Una negativa obstinada por parte de los veteranos de Obama a admitir que se equivocaron con los palestinos la última vez que estuvieron en el poder sería un error no forzado por parte de Biden que no le hará ningún bien.

La posible salida de Trump de su cargo crea desafíos para Israel. Aún así, no es el final de la alianza ni un presagio de la destrucción de Israel. Y es vital que los israelíes y aquellos que se preocupan por la nación judía lo recuerden mientras se preparan para el próximo capítulo de esta relación vital.

Jonathan S. Tobin es editor en jefe de JNS — Jewish News Syndicate.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

JNS

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.