Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes noviembre 17, 2020
donativo

Normalizar con El Cairo en lugar de Riad podría ser un logro importante


Firma del Tratado de Paz Israel- Egipto: Sadat, Begin con Carter

Normalizar las relaciones entre los dos pacificadores veteranos, Israel y Egipto, en lugar de hacer la paz con Arabia Saudita podría ser el logro culminante del proceso de paz de los Acuerdos de Abraham. Una aprobación oficial egipcia de la normalización de las relaciones entre Israel y Sudán podría ser el presagio del cambio.

Se ha convertido casi en un mantra que el objetivo principal de los Acuerdos de Abraham es un acuerdo de paz entre Arabia Saudita e Israel. Esto pasa por alto un objetivo de la política exterior israelí aún más importante: normalizar las relaciones con Egipto. Esta normalización ha tardado en llegar, ya que los estados firmaron su histórico tratado de paz estableciendo relaciones diplomáticas plenas en 1979.

La razón por la que se ha pasado por alto este objetivo es probablemente la notable durabilidad de 41 años de paz entre Israel y Egipto después de 25 años de enemistad y guerra. Dado el derramamiento de sangre y los costos en los que incurrieron ambas partes antes del tratado en comparación con la relativa calma de la que han disfrutado desde entonces, es posible que uno no esté dispuesto a preocuparse demasiado por la fría paz que Egipto ha impuesto a las relaciones entre Israel y Egipto.

Aún menos se siente uno con ganas de discutir sobre la paz fría versus la cálida cuando todos reconocen que la salida de Egipto de la guerra caliente significó el final efectivo de la guerra entre todos los estados árabes e Israel.

Esto no quiere decir que no se hayan realizado disparos. Israel se enfrentó al ejército sirio durante la primera guerra libanesa, y Siria es hoy una base para las operaciones iraníes contra Israel, ya sea directamente, al intentar establecer instalaciones militares en el país (especialmente en el sur del Golán), o al apoyar a sus representantes en el zona. Irak bajo Saddam lanzó unas dos docenas de cohetes contra Israel para desviar la atención de su ocupación de Kuwait. En ninguno de los casos hubo un intento deliberado de involucrar a Israel en una guerra a gran escala.

Sin embargo, es un hecho indiscutible en una región en la que incluso los hechos básicos son muy controvertidos, que desde que Egipto abandonó su búsqueda de la guerra con Israel, ningún estado árabe se ha atrevido a desafiar a Israel ni solo ni en alianza.

La mejor prueba es la tranquilidad que prevaleció en los Altos del Golán entre 1974 y el estallido de la Guerra Civil Siria en 2011. El estado árabe más hostil prefirió trabajar a través de representantes en el Líbano (en alianza con Irán) en lugar de desafiar a Israel en su propio terreno. , a pesar del considerable deterioro de su reputación en el mundo árabe por tal comportamiento.

De hecho, el deterioro en los Altos del Golán (limitado hasta ahora) se debe al debilitamiento del estado sirio desde el estallido de la guerra civil, un cataclismo del que nunca se recuperó por completo y por el cual ha aumentado significativamente su dependencia de Irán. Mientras fuera un aliado de Irán en lugar de su estado vasallo (como se ha convertido), Irán respetó los deseos de Siria de evitar una confrontación directa con Israel.

Todo esto es muy significativo en términos de sangre y tesoro. Israel perdió más bajas en sus guerras con los estados árabes en esos 25 años que en los 47 años desde la Guerra de Yom Kippur, y los gastos de seguridad como porcentaje del PIB israelí cayeron de más del 16% a poco más de una cuarta parte de eso. La diferencia es mayor que los gastos sanitarios israelíes en nuestra era pandémica.

Sin embargo, había esperanzas de que prevaleciera una paz cálida en lugar de fría. El tratado de paz se centró abrumadoramente en los aspectos militares de la desconexión y la no beligerancia, ya que ambas partes tenían serias dudas en ese momento sobre su durabilidad.

Sin embargo, una parte considerable del tratado, con el que se comprometieron ambas partes, se centró en una paz cálida. El Anexo Tres incluye artículos que garantizan la total libertad de movimiento para los ciudadanos de ambos estados. Este artículo ha sido burlado por el estado egipcio, que ha acosado e incluso encarcelado a los egipcios que se atrevieron a venir a Israel. La intención de permitir el libre intercambio económico y los intercambios culturales se han visto frustrados, si no reprimidos, de manera constante.

Egipto ha impedido que se lleven a cabo intercambios universitarios y sedes culturales, y ningún equipo de fútbol egipcio ha jugado nunca en un estadio israelí, y mucho menos al revés.

La naturaleza limitada de la interacción se puede ver en el tráfico entre los dos estados (salvo el sur del Sinaí), la pequeña distancia involucrada y el interés que Egipto tendría en los turistas israelíes más allá de los ciudadanos árabes-israelíes que visitan El Cairo en cantidades limitadas. Solo un vuelo despega al día, y los autobuses que solían atravesar el norte del Sinaí dejaron de operar hace mucho tiempo.

El proceso de los Acuerdos de Abraham podría hacer mella en la fría paz. Una señal alentadora es la bienvenida oficial egipcia al proceso de normalización entre Israel y Sudán.

Como ha señalado Rami Ginat, un estudioso de las relaciones entre Egipto y Sudán, Egipto durante un período considerable de tiempo trató de persuadir a los británicos para que accedieran a la unidad entre Egipto y Sudán y siempre ha tratado de proteger sus intereses, especialmente el flujo sin obstáculos del Nilo a Egipto.

La perspectiva de una presencia política israelí en Sudán, que Egipto considera su patio trasero geoestratégico, siempre ha alarmado a El Cairo. El hecho que el presidente Sisi superó, al menos por el momento, las inhibiciones para dar la bienvenida a la normalización de las relaciones israelo-sudanesas podría ser un presagio de la tan buscada normalización de las relaciones entre los dos pacificadores veteranos en el área

El Prof. Hillel Frisch es profesor de estudios políticos y estudios de Oriente Medio en la Universidad de Bar-Ilan e investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

BESA

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.