Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes abril 23, 2021
donativo

Incitación palestina contra periodistas israelíes

El grupo de periodistas palestinos está enojado no solo porque dos reporteros israelíes visitaron Ramallah. Está molesto porque los reporteros se atrevieron a revelar una verdad incómoda: que los palestinos se están divirtiendo y que, a pesar del brote del coronavirus, la economía en Ramallah va bien.


En un momento en que los periodistas árabes del Golfo están visitando Israel y dicen que están deseando trabajar con sus colegas israelíes, los palestinos continúan incitando al odio contra los medios israelíes y amenazando a los periodistas israelíes.

Mientras los árabes en los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein trabajan para normalizar sus relaciones con Israel, los palestinos continúan amenazando a cualquiera que quiera hacer las paces con los israelíes.

El Sindicato de Periodistas Palestinos (PIJ), un grupo dominado por leales al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, está furioso porque dos corresponsales israelíes (judíos) visitaron las ciudades palestinas de Ramallah y Belén, donde hablaron con empresarios locales.

Los corresponsales de la televisión israelí, como parte de una noticia sobre la animada vida nocturna de Ramallah y Belén, entrevistaron a los propietarios de restaurantes, hoteles y cafeterías.

El informe mostró que a pesar de los cierres y restricciones impuestos por el gobierno palestino para frenar la propagación de la pandemia de coronavirus, la economía palestina continúa prosperando.

El PIJ se describe a sí mismo como una «organización profesional no gubernamental con un carácter pluralista e independiente que representa a todos los periodistas palestinos dentro y fuera de Palestina».

Sin embargo, la PIJ se contradice al afirmar que «se adhiere a las políticas de la Organización de Liberación de Palestina (OLP) como único representante legítimo del pueblo palestino». Es importante señalar que Hamas y otras facciones palestinas no reconocen a la OLP como el «único representante legítimo del pueblo palestino». Esto significa que el PIJ se niega a representar a periodistas que no están afiliados a la OLP.

Sin embargo, aunque el PIJ se jacta de su «profesionalismo» e «independencia», nunca oculta el hecho  que su política declarada es oponerse a todas las formas de normalización con Israel, especialmente en los medios de comunicación. Como tal, dice el PIJ, ha prohibido a los periodistas palestinos participar en actividades de normalización con israelíes «dentro y fuera del país».

El grupo de periodistas palestinos está enojado no solo porque dos reporteros israelíes visitaron Ramallah. Está molesto porque los reporteros se atrevieron a revelar una verdad incómoda: que los palestinos se están divirtiendo y que, a pesar del brote del coronavirus, la economía en Ramallah va bien.

Esta verdad va en contra de la línea de propaganda oficial y de larga data de los líderes palestinos: que los palestinos están «sufriendo» como resultado de la mala economía y, por lo tanto, el mundo necesita seguir proporcionándoles cientos de millones de dólares cada año.

Peor aún, el grupo de periodistas palestinos también está incitando a dañar a los reporteros israelíes de una manera que pone en peligro sus vidas. Esto es lo que dijo el PIJ en un comunicado :

«El Canal Sionista emitió un informe sobre la realidad de la vida nocturna en Ramallah y Belén. El informe fue preparado por dos corresponsales conocidos por su absoluta hostilidad hacia el pueblo palestino y la causa nacional [palestina]. Los periodistas son conocidos por mentir, fabricar y distorsionando los hechos «.

El PIJ, sin embargo, no describe el contenido de las supuestas «mentiras e invenciones . «. Todo lo que hace es difamar a los dos reporteros, aparentemente solo porque son judíos israelíes. El PIJ continúa acusando a los reporteros de «ingresar a los territorios palestinos como ocupantes, la mayoría de las veces bajo la protección del ejército de ocupación». Ésta es una acusación falsa y peligrosa: los periodistas israelíes que cubren los asuntos palestinos no visitan las ciudades palestinas mientras son escoltados por soldados israelíes.

Al afirmar que los periodistas israelíes ingresan a las ciudades palestinas bajo la protección del ejército israelí, el grupo de periodistas palestinos en realidad les está diciendo a los palestinos que no hay diferencia entre un periodista israelí y un soldado. Esto, en otras palabras, es un llamado directo a los palestinos a atacar a los reporteros israelíes una vez que los vean dentro de una ciudad palestina.

El PIJ también está amenazando a los palestinos que tratan o hablan con reporteros israelíes:

«Cualquier trato o reunión con los medios de comunicación de la ocupación, y brindarles asistencia durante su ingreso a los territorios palestinos, es un delito de normalización que es rechazado, y que los dueños de restaurantes, cafés y hoteles que aparecieron en el informe mencionado son culpables del delito de normalización «.

El grupo de periodistas palestinos en realidad está diciendo que los empresarios palestinos que hablaron con los corresponsales israelíes son traidores porque participaron en una forma de normalización con el enemigo. Según la lógica de los periodistas palestinos, los empresarios también son traidores porque revelaron que la economía palestina no es tan mala como afirman los líderes palestinos y los restaurantes y cafeterías están llenos de gente divirtiéndose.

Uno solo puede preguntarse si los empresarios palestinos que aparecieron en la televisión israelí sufrirán lesiones o la muerte por una aparente colaboración con el enemigo israelí y por presentar una imagen que contradice la falsa narrativa del liderazgo palestino.

Esta no es la primera vez que los palestinos amenazan o incitan a la violencia contra periodistas israelíes. A principios de este año, la facción Fatah de Abbas, en un movimiento sin precedentes, publicó los nombres y fotos de tres periodistas israelíes, acusándolos de «incitación» contra los líderes de la Autoridad Palestina. Fatah describió a los tres periodistas como «generales de guerra israelíes disfrazados de gente de los medios».

Este tipo de incitación equivale a un llamado directo a los palestinos a dañar a los periodistas israelíes con el pretexto de que son parte del sistema de seguridad israelí. En lo que respecta a los líderes palestinos y su grupo de periodistas, cualquier reportero que no siga la línea de propaganda palestina oficial o que se atreva a criticar a los líderes palestinos es «culpable de incitación» y, por lo tanto, debe ser boicoteado o castigado. Los únicos periodistas que tolera el liderazgo palestino son aquellos que no cuestionan sus políticas y decisiones y que no hacen preguntas embarazosas.

Al amenazar a los reporteros israelíes, los palestinos también están enviando una advertencia a los corresponsales occidentales que cubren los asuntos palestinos: o respaldan nuestras posiciones y repiten como loros nuestra propaganda antiisraelí, o no son bienvenidos e incitaremos la violencia contra ustedes.

La PIJ es una afiliada de la Federación Internacional de Periodistas (FIP), una federación mundial de sindicatos de periodistas, la más grande del mundo. La FIP, que representa a más de 600.000 trabajadores de los medios de comunicación de 187 organizaciones en 146 países, afirma que «lucha por la mejora de las condiciones laborales y los derechos de los periodistas, incluida la libertad de expresión». También afirma que su objetivo es promover la acción internacional para defender la libertad de prensa y la justicia social.

Como los palestinos están afiliados a esta Federación internacional, la pregunta es: ¿Denunciará la FIP a los periodistas palestinos por incitar a la violencia y poner en peligro la vida de los representantes de los medios de comunicación israelíes?

Además: ¿Condenará la FIP a los palestinos por amenazar a los periodistas israelíes con regularidad? Sería un milagro si eso sucediera. Las organizaciones internacionales rara vez ven algún mal en el lado palestino. El único culpable, para ellos, es Israel. El silencio de la FIP y otras organizaciones internacionales de medios de comunicación y grupos de derechos humanos es nada menos que una luz verde para que los palestinos ataquen físicamente al próximo reportero israelí que vean en las calles de Belén o Ramallah.

Bassam Tawil, un árabe musulmán, tiene su sede en Oriente Medio.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Gatestone Institute

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.