Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 21, 2021
donativo

¿Se están finalmente moderando los árabes israelíes?


Mansour Abbas

El hecho  que cuatro estados árabes en cuatro meses normalizaran las relaciones con Israel es un hecho notable que abre la posibilidad que la guerra de los estados árabes con Israel, que comenzó en 1948, esté llegando a su fin.

Pero hay otra buena noticia, menos visible y también potencialmente trascendental: se está produciendo un cambio entre las personas que constituyen el enemigo final de Israel, sus ciudadanos árabes. Este sector finalmente puede comenzar a poner fin a su aislamiento político autoimpuesto y reconocer al estado judío.

Primero, algunos antecedentes: unos 600.000 árabes huyeron cuando Israel nació, incluida la mayoría de los educados, dejando a 111.000 atrás, en su mayoría campesinos. Esa población se multiplicó a lo largo de las décadas, complementada por una afluencia constante de inmigrantes (lo que yo llamo la «aliá musulmana«); los árabes de Israel ahora suman 1,6 millones, o alrededor del 18 por ciento de la población del país.

Esa población escapó hace mucho tiempo de sus confines rurales, se volvió educada, móvil y conectada. A estas alturas, ha incluido un juez de la Corte Suprema y un ministro de gobierno, embajadores, empresarios, profesores y muchos otros distinguidos.

A pesar de este impresionante progreso, la comunidad ha votado constantemente a favor de una representación radical y antisionista en la Knesset, el parlamento de Israel. Si bien sus miembros (MK) han diferido mucho entre ellos en ideología, dividiéndose en nacionalistas palestinos, nacionalistas panárabes, islamistas e izquierdistas, todos rechazan la naturaleza judía de Israel.

Hacerlo los excluye de la influencia en el gobierno del país. No solo se les prohíbe decidir asuntos delicados de defensa y asuntos exteriores, sino que prácticamente no tienen voz en la formación de gobiernos y solo en las ocasiones más raras (como los acuerdos de Oslo en 1993) tienen voz en las decisiones gubernamentales importantes. Todos los intentos de los políticos árabes hasta ahora por romper este atasco han fracasado.

Mansour Abbas, de 46 años, el jefe de un partido islamista, la Lista Árabe Unida (también conocida como Ra’am), que tiene 4 de los 120 escaños de la Knesset. Proviene de la ciudad de Maghar en Galilea y tiene un título en odontología de la Universidad Hebrea de Jerusalén; actualmente, está estudiando un doctorado en política en la Universidad de Haifa. Casado y con tres hijos, practica odontología en Maghar.

Abbas (que no debe confundirse con Mahmoud Abbas, de 85 años, jefe de la Autoridad Palestina) ha emergido recientemente como un político que hace tratos dispuesto a actuar pragmáticamente en nombre de los árabes de Israel. En un momento de turbulencia electoral, con nuevas elecciones programadas para marzo de 2021, se ha convertido en un intermediario instantáneo debido a su disposición a cooperar con Benjamín Netanyahu y quizás incluso a ayudarlo a seguir como primer ministro.

Habla abiertamente de sus intenciones y dice: «Netanyahu intenta aprovecharse de mí, pero yo le hago lo mismo». Específicamente, quiere que Netanyahu facilite la construcción legal en las ciudades árabes y apruebe fondos para abordar los problemas del crimen árabe. El éxito en estas áreas podría proporcionarle suficiente atractivo para ganar más escaños en el próximo parlamento.

Una encuesta reciente muestra que el enfoque de Abbas ha tocado un nervio. Además, Yousef Makladeh de StatNet, una empresa de consultoría, informa: «Más del 60 % de la población árabe [israelí] apoya el enfoque de MK Mansour Abbas, que pueden trabajar con la derecha [judía]». Agrega que «la mayoría del público árabe favorece los acuerdos de paz con los Estados del Golfo».

Mientras Ariel ben Solomon de JNS descarta los cambios de Abbas simplemente como «un movimiento táctico», Mazal Mualem de Al-Monitor lo llama «una de las personas más influyentes en la política israelí» y Gil Hoffman del Jerusalem Post sugiere que su alianza con Netanyahu podría cambiar la política israelí para siempre».

De hecho, podría. Abbas ofrece un camino para que los árabes israelíes abandonen finalmente la vieja y estéril negatividad con respecto al estado judío. Su flexibilidad podría rechazar el influyente estudio de 2006, La visión futura de los árabes palestinos en Israel, que ofrece lealtad a Israel solo después de que se deshace de su naturaleza judía y se convierte en un estado binacional en el que la cultura y el poder palestinos disfrutan de completa igualdad.

Este desarrollo promueve la creciente conciencia de los árabes israelíes sobre la triste realidad de la vida palestina en Irak, Siria, Líbano, Jordania, Cisjordania y Gaza, y reconoce, en palabras de un residente de Jerusalén: «El infierno de Israel es mejor que el paraíso de Arafat«. Además, confirma el cambio tectónico en las actitudes hacia Israel, donde los árabes y musulmanes aceptan cada vez más a Israel incluso cuando la izquierda global lo rechaza progresivamente.

Aunque pocos y débiles, sus ciudadanos árabes tienen una importancia excepcional para el futuro de Israel. Que sea positivo.

El Sr. Pipes (DanielPipes.org@DanielPipes) es presidente del Foro de Oriente Medio. © 2020 por Daniel Pipes. Todos los derechos reservados.

 

 

Original en Inglés: Are Israeli Arabs Finally Moderating?
Traducido por Silvana Goldemberg

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.