Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes enero 15, 2021
donativo

Tres hurras para el sistema de salud de Israel y sus pioneros

El mundo ha observado con asombro cómo Israel lanzó su dinámica campaña de vacunación, inoculando a un millón de personas, la mitad de su población en riesgo, en las primeras dos semanas; y la clave de este éxito está en los primeros sionistas que colonizaron la tierra


Puede que no sea una carrera, pero el sistema de salud israelí parece ser el mejor del mundo a pesar de sus muchas deficiencias.

מתחם חיסוני קורונה בבאקה אל גרבייה

Un hombre recibiendo su primera dosis en Israel ( Foto: Ido Erez )

 

Israel ha seguido liderando el mundo en el suministro de vacunas contra el coronavirus, ya ha administrado la mayor cantidad de vacunas per cápita y ha dejado muy atrás al resto de los países

La campaña de vacunación que comenzó el 20 de diciembre, pocas horas después de que el primer ministro Benjamin Netanyahu y el ministro de Salud Yuli Edelstein recibieran públicamente sus vacunas, comenzó con las vacunas administradas a los trabajadores de la salud a los que se unieron solo un día después la población mayor de 60 años y las personas con afecciones subyacentes. .

Ahora ya se está llamando a personas con enfermedades crónicas y mayores de 55 años para que se pongan sus vacunas.

 

Contrariamente a las primeras predicciones alarmistas que advierten que muchos desconfiarían de las vacunas, decenas de miles de personas han acudido todos los días a los centros de vacunación para recibir lo que no solo es una vacuna que salva vidas, sino también la única esperanza  que sus vidas fueran como antes y saben que pueden reanudar.

 

Netanyahu merece crédito por negociar con éxito con el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, para obtener las vacunas rápidamente. Israel acordó pagar un alto precio por las vacunas, más del triple de lo que está pagando Estados Unidos, y con razón.

 

Pero la mayoría de los elogios deben ir a los cuatro fondos de salud del país, por su implementación exitosa de la operación más complicada desde el punto de vista logístico en la historia de Israel.

Superaron el desafío que les dio el gobierno de vacunar a cientos de miles de personas cada día.

Si bien los esfuerzos de vacunación en Estados Unidos y Gran Bretaña son lentos y engorrosos, y muchos países de Europa ni siquiera han comenzado a inocular a sus poblaciones, Israel continúa proporcionando las vacunas de manera rápida y eficiente.

La existencia de las organizaciones de mantenimiento de la salud de Israel se remonta a un accidente.

En 1911, los pioneros judíos que deseaban asentarse en la tierra de Israel llegaron para trabajar como trabajadores en granjas propiedad del filántropo judío Barron Edmond James de Rothschild.

La vida era dura y la esperanza de vida era de 50 años. Se propagaban enfermedades, escaseaban los alimentos y escaseaba la atención médica.

Entonces golpeó la tragedia. Baruch Priver, un recolector de frutas en un huerto en Ein Ganim, donde se encuentra hoy Petah Tikva, se destrozó el brazo con una bomba de agua.

Lo cargaron en un carro tirado por caballos y lo llevaron por el largo y arduo camino a un hospital donde los médicos no tuvieron más remedio que amputar.

Sus camaradas, encabezados por el famoso activista sionista Berl Katznelson, estaban preocupados por la falta de atención médica y por su costo donde estaba disponible.

«Debemos establecer un fondo, una kupa , para hacer frente a los gastos médicos de todos los trabajadores», dijo Katznelson.

Miembros del primer fondo de salud establecido en 1911

Miembros del primer fondo de salud establecido en la Palestina anterior al estado en 1911

( Foto: Cortesía de la Colección Lavon )

 

La profesora Shifra Shvarts del Centro de Educación Médica de la Universidad Ben-Gurion, experta en la historia de la atención médica, explica:

«En ese momento, la idea de un seguro médico ya se estaba considerando en Europa, con un sistema que brindaba atención médica pagada en parte por los empleadores», dice.

«Pero en la Palestina anterior al estado, bajo el dominio del Imperio Otomano, el bienestar de los trabajadores judíos no era motivo de preocupación. Así que los pioneros decidieron tomar el asunto en sus propias manos, recurriendo a la asociación médica existente y establecieron el primer fondo de salud «.

Cada trabajador aportaba un porcentaje de su salario, otorgándole la membresía en el fondo que cubría los gastos de los familiares y de los temporalmente desempleados.

La primera clínica se abrió en una tienda de campaña y se asignó una enfermera para que la dirigiera.

La primera clínica de salud que brinda servicios a los miembros del fondo de salud en Ein Ganim en 1911

La primera clínica de salud que brinda servicios a los miembros del fondo de salud en Ein Ganim en 1911

( Foto: Cortesía de la colección Lavon )

 

Pronto se abrieron más clínicas en todo el país. Se organizaron por región y se expandieron tanto que en 1920, la federación laboral Histadrut, recientemente establecida, adoptó las clínicas y nació el primer fondo nacional de salud.

Hoy, a ese fondo de salud lo llamamos Clalit (el fondo general) y atiende a más de la mitad de la población.

Pronto siguió un segundo fondo, organizado por agricultores, maestros y empleados, que no eran seguidores de la cosmovisión socialista de Katznelson.

Establecieron su propia red de clínicas, algunas en áreas urbanas y otras en comunidades rurales. La red se convirtió en Leumit (el fondo nacional) en la década de 1930 y hoy brinda atención a 700.000 israelíes.

En 1941, un grupo de atletas se separó del sindicato y estableció su propio fondo para brindar atención médica para ellos y sus familias. Lo llamaron Maccabi, llamado así por el movimiento juvenil basado en el deporte y un guiño a los Macabeos de la historia judía.

Prestó atención principalmente en las grandes ciudades y se inspiró en un sistema alemán, firmando acuerdos de cooperación con farmacias y médicos. Hoy es la segunda kupa más grande de Israel y tiene 2,3 millones de miembros.

Una tarjeta de membresía para un fondo de salud.

Una tarjeta de membresía para un fondo de salud pre-estatal en 1913-14

( Foto: Cortesía del Prof.Shifra Shvarts )

 

El profesor Schwarz no tiene ninguna duda de que los israelíes disfrutan de un sólido sistema de salud pública que brinda servicios en todo el país.

«Tenemos una red de clínicas que brindan atención médica básica en todas partes. En los Estados Unidos, las personas a veces tienen que viajar horas para ver a su médico. Tenemos una clínica en cada comunidad», dice.

«Todo se originó con la necesidad de los trabajadores durante el gobierno otomano de tener un médico y una enfermera a su alcance para no tener que viajar en carro durante horas antes de recibir atención médica».

Pero no es solo la presencia de clínicas de salud en todos los rincones del país lo que ha contribuido a una campaña de vacunación exitosa.

Pfizer estaba motivado para suministrar vacunas a Israel debido al sistema computarizado de los cuatro fondos que ahora está siendo estudiado por muchos países.

Predictive Patient Care Startup Medial EarlySign Partners With Israeli HMO on Flu Vaccine Campaign - Ctech

Maccabi

«Los fondos pueden acceder a la información médica de cada paciente«, dice el profesor Shvarts.

«Pueden contactar a los pacientes rápidamente para programar una cita para recibir la vacuna. Este tipo de sistema computarizado no existe en muchos otros países, incluido Estados Unidos, y es clave para la implementación exitosa de una operación logística de esta magnitud». . »

«Cuando miramos hacia atrás en la historia, vemos un brote de enfermedades infecciosas cada cien años más o menos», dice Shvarts.

«Pero también podemos ver que la humanidad ha prevalecido y prevalecerá también esta vez».

El domingo, Israel vacunó a su millonésimo ciudadano, un residente de la ciudad árabe de Umm al-Fahm, y gracias a la visión de esos pioneros sionistas, todo el país pronto pasará del rescate a la recuperación.

 

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.ynetnews.com/magazine/article/SJtkaOg0D

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.