Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves abril 22, 2021
donativo

La perfidia de Abbas

El liderazgo palestino no se ha renovado, sigue formado por los mismos corruptos


Recientemente, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, anunció la convocatoria para 2021, de elecciones legislativas el 22 de mayo y presidenciales el 31 de julio, cuando entra a su décimo séptimo año en el cargo, de un período de cuatro años que debió finalizar en 2009.Las últimas elecciones presidenciales fueron las que ganó Abbas en 2005 y las elecciones legislativas se llevaron a cabo en enero de 2006, con el triunfo de Hamas, que provocó una violenta expulsión de Gaza, de Fatah, la facción de Abbas. Pese a la enemistad entre ambos bandos, Hamas elogió el llamado electoral.

Vemos con escepticismo esta convocatoria, pues es sombrío que Abbas vuelva a optar a la presidencia, cuando lleva 17 años de fiascos; tampoco es un buen augurio que se haya prohibido la participación en los comicios, de Muhamad Dahlan, que se exilió en EAU, al ser perseguido por Abbas.

Otra coincidencia, nada casual, de la convocatoria electoral es que tiene lugar días antes de la toma de posesión de Joe Biden como presidente de EEUU. Resulta obvio que el propósito de Abbas es retornar a las negociaciones y esperar que se presione a Israel, mientras la dirigencia palestina estará cómoda, consiguiendo financiamiento; en sus discursos en inglés, prometerá cumplir y en sus discursos en árabe incitará a la violencia.

Todo ello ya ocurrió en la década de los 90. Desde 1994, fecha en que se inició el autogobierno palestino, se perpetraron numerosos ataques terroristas contra los israelíes, simultáneamente a las conversaciones de paz. Los mensajes instigadores de Arafat, quien nunca reconoció al Estado judío, sumados pactos ocultos con grupos terroristas,lo hicieron responsable de una serie de atentados con bomba dentro de Israel.

Ante la posibilidad de un llamado a negociaciones, se debe tener en cuenta que la AP, encabezada primero por Arafat y luego por Abbas, no cumplió con sus responsabilidades internas hacia su pueblo ni tampoco con los compromisos estipulados en los tratados de paz. El liderazgo palestino no se ha renovado, sigue formado por los mismos corruptos. Para avanzar se debe instaurar un liderazgo en base a mecanismos democráticos que aseguren legitimidad y, al mismo tiempo, concienciar acerca de la necesidad de la convivencia armoniosa.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.