Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 17, 2021
donativo

Los ‘palestinos’ quieren que Londres devuelva el Big Ben

Cuando toda tu historia es falsa, puedes creer cualquier cosa. El pueblo “palestino” ha pasado dos generaciones afirmando ser la población indígena original porque está usando el nombre de un pueblo europeo, que le dio un imperio europeo


«El Reloj de Jerusalén está escondido en Londres hoy» , afirma Fatah, el movimiento político detrás de la OLP y la Autoridad Palestina, en una publicación titulada «El Reloj Robado de Jerusalén».

Continúa afirmando que el ejército británico ordenó el desmantelamiento de la torre del reloj. Luego, “los británicos movieron primero el reloj a una nueva torre frente al municipio de Jerusalén y lo transfirieron al Museo Británico de Londres, para convertirse en el famoso icono británico, ‘Big Ben’. »

Image result for big ben london

 

¿Cómo se convirtió el Big Ben, construido en 1859, en una torre de reloj musulmana del siglo XX?

Hay algunas otras pequeñas diferencias entre el Big Ben de Londres y el «reloj robado», como el hecho  que el Big Ben mide 316 pies de altura mientras que la torre del reloj «palestina» mide sólo 42 pies.

 

Pero la historia del «reloj palestino» es también la historia de todo el mito de «Palestina».

Cuando cree que la Jerusalén del rey David y el rey Salomón era originalmente suya, puede creer fácilmente que el Big Ben de Londres fue originalmente propiedad de «Palestina».

El «reloj palestino» es tan real como «Palestina». El mito de un pueblo palestino propuesto por Fatah, que ha pasado décadas matando por él, es también la historia del reloj palestino.

No hay más pueblo palestino desposeído por los judíos que el Big Ben es un reloj palestino robado. Ambos son historia falsa construida a partir del resentimiento y de historias confusas cuyo contexto se ha perdido, pero cuyo odio sigue siendo real.

Nunca hubo palestinos. Cuando se construyó el reloj, la región era parte del Imperio Otomano, el último califato hasta el Estado Islámico. Los califatos lo habían resuelto con clanes árabes musulmanes que dominaban a los refugiados cristianos que huían de la persecución musulmana, junto con grupos de otras minorías, desde esclavos fugitivos hasta gitanos, junto con la población judía indígena.

Los otomanos se habían obsesionado con las torres de reloj como símbolo de su imperio. Pero los otomanos no los habían inventado, los habían adoptado de Europa y los habían plantado en las principales ciudades del imperio para crear un sentido común de tiempo y pertenencia a sus súbditos.

El sultán Abdul Hamid II, el último sultán real del imperio, erigió obsesivamente torres de reloj para mostrar lo moderno que era el Imperio Otomano. Pero para entonces el imperio era todo menos moderno y la locura de la torre del reloj de Hamid estaba impulsada por sus aliados alemanes. El Kaiser Wilhelm II le dio a Hamid un lote de relojes a principios de siglo que los turcos colocaron en torres de reloj.

El Imperio Otomano erigió algunas de sus torres de reloj en Israel. Estas torres de reloj utilizaron el talento y los fondos de la población indígena judía y de los colonos árabes musulmanes. Los proyectos de la torre del reloj en Israel comenzaron en 1901, que es también la fecha en que Wilhelm le envió a Hamid un montón de relojes. Uno de estos relojes estaba pegado en la Puerta de Jaffa de Jerusalén, en la que Hamid había hecho un agujero previamente para que el Kaiser pudiera entrar en Jerusalén con su casco alto y emplumado.

La relación entre Alemania y el Imperio Otomano destruyó los restos del «Hombre enfermo de Europa» al arrastrarlo a la Primera Guerra Mundial y permitir que los británicos reclamen la región.

Y los británicos decidieron deshacerse de la monstruosidad de la torre del reloj de la Puerta de Jaffa moviéndola.

La torre del reloj de la Puerta de Jaffa, construida con piedra caliza blanca, se habría visto bien en la plaza de algún pueblo británico. La objeción británica fue que era muy europea y no pertenecía al escenario bíblico de la Puerta de Jaffa. No reprimían un ejemplo brillante de arquitectura islámica, sino una imitación islámica mediocre de la arquitectura europea.

Los críticos en ese momento lo llamaron «esa maldita torre alemana».

Las torres de reloj otomanas más antiguas tenían el estilo de los minaretes. Las torres del reloj en Israel parecían europeas. Paradójicamente, los británicos se deshicieron del reloj de la Puerta de Jaffa porque no era lo suficientemente «oriental» para su gusto. Intentaban proteger el carácter arquitectónico tradicional de la región, solo para ser acusados ​​por los líderes musulmanes en Jerusalén, quienes vieron la torre del reloj como un símbolo de su logro, de robar su reloj porque su gloria avergonzaba al Big Ben.

No había ningún reloj palestino. Al igual que no hay palestinos.

El reloj probablemente usó un mecanismo alemán inspirado en las torres de reloj europeas y fue un proyecto del Imperio Otomano. No de ninguna «Palestina» imaginaria.

Algunas diatribas de la historia revisionista palestina más sensatas evitan afirmar que el Big Ben es la verdadera torre del reloj de la Puerta de Jaffa. Afirman que para el Big Ben solo se utilizó el mecanismo del reloj robado.

Pero si los británicos hubieran querido un mecanismo de reloj alemán, habrían comprado uno. Y la torre del reloj que los otomanos construyeron en Jaffa (que no debe confundirse con la torre de la Puerta de Jaffa en Jerusalén) utilizó los servicios de un relojero judío, Moritz Schoenberg.

El mecanismo del reloj del Big Ben fue genuinamente revolucionario, y los desafíos de hacer funcionar relojes gigantes a cientos de pies en un clima helado son muy diferentes de los involucrados en las modestas torres de reloj que los otomanos dejaron caer para el 25 aniversario del Sultán. Trasplantar el mecanismo del reloj de la Puerta de Jaffa al Big Ben habría sido desastroso.

Y, sin embargo, el mito del «reloj palestino», la increíble obra de un genio que los británicos codiciaron tanto que lo convirtieron en el Big Ben, alimenta un resentimiento construido sobre una historia falsa.

“Palestina” tenia un reloj alemán instalado por el Imperio Otomano y trasladado a Londres.

Son las ilusiones de la antigua élite de un imperio islámico caído que transmiten resentimientos confusos, los convierten en teorías de conspiración y construyen una identidad a su alrededor. Pero cuando investigas las afirmaciones, se convierten en mitos, leyendas y cuentos de hadas.

La causa “palestina” fue construida por algunas de las principales familias musulmanas gobernantes en Jerusalén y Hebrón, no porque hubieran perdido una nación que nunca existió, sino porque habían perdido el estatus y el poder que provenían de ser parte de un imperio islámico ocupante diciendo que los judíos eran inferiores.

Nunca hubo una nación o un pueblo palestino. Había clanes influyentes, como el clan Husseini, cuyos miembros incluían al «mufti de Hitler», Hajj Amin al-Husseini y Yasser Arafat. Quienes a pesar de no ser descendientes de los caananitas, y mucho menos de los filisteos, vinieron de Egipto. Incluso después de pasar una generación tratando de acabar con la población judía indígena, cuando llegó la revolución e Israel ganó su independencia, no fueron expulsados ​​en una nakba , una «catástrofe».

Se fueron antes de los ejércitos islámicos invasores que esperaban acabarían con la población judía. Y cuando eso no sucedió, afirmaron ser un pueblo “palestino” exiliado.

Ahora, sus descendientes, recordando las leyendas familiares, han construido la historia de un glorioso reloj islámico que fue robado por los infieles y se hizo pasar por Big Ben. Un día reclamarán el Big Ben y lo pegarán en la Puerta de Jaffa nuevamente y se apoderarán de toda Jerusalén. Mientras tanto, los israelíes se han ocupado de los relojes otomanos restantes. Todo el conjunto, incluido el desterrado reloj de la Puerta de Jaffa, ha aparecido en sellos postales israelíes. Las placas otomanas con sus alabanzas a Alá se han dejado en paz, aunque a veces se agregaron otras placas alabando a Dios.

Donde las élites árabes islámicas hicieron su práctica de destruir y profanar sinagogas, cementerios y lugares sagrados judíos, los israelíes han preservado el legado del colonialismo árabe islámico, junto con los legados del dominio colonial griego, romano, cruzado y británico en Israel.

Cuando la tierra realmente te pertenece, no hay necesidad de revisar y borrar su historia.

El mito de “Palestina” agrava el resentimiento con la inseguridad. El Imperio Otomano pudo ser brutal y atrasado, pero logró algo. Todos los colonos militares árabes islámicos que construyeron dinastías bajo su sombra en remansos como Israel es el reloj de otra persona.

Cambiaron su propia historia vergonzosa como los seguidores del campamento de los califatos, saqueadores y colonizadores de la tierra de otra persona por una historia imaginaria aún más patética como los «palestinos». Insisten en que, como pueblo palestino, son la verdadera población indígena de Israel, a pesar de que llegaron allí miles de años después del hecho.

Palestina fue el nombre que le dieron a Israel sus ocupantes romanos. Los romanos asociaron la zona con los filisteos : los pueblos del mar que habían venido  del Egeo para colonizarla.

El pueblo “palestino” ha pasado dos generaciones afirmando ser la población indígena original porque está usando el nombre de un pueblo europeo, que le dio un imperio europeo. Cualquiera que sea irremediablemente ignorante podría afirmar que el Big Ben es parte de Palestina.

Cuando toda tu historia es falsa, puedes creer cualquier cosa.

Daniel Greenfield, becario de periodismo de Shillman en el Freedom Center, es un periodista de investigación y escritor que se centra en la izquierda radical y el terrorismo islámico.

Este artículo fue publicado por primera vez por FrontPage Magazine .

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.jns.org/opinion/palestinians-want-london-to-give-back-big-ben/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.