Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 17, 2021
donativo

La política de Biden diametralmente opuesta a la de Trump

A los ojos de los partidarios más radicales de Biden, si fueras un aliado de "el que permanecerá en el anonimato", sería prudente esconderte y prepararte porque las campanas doblan por ti


El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, no llama, el secretario de Estado Antony Blinken está balbuceando: parece que la nueva administración en Washington está tratando de darle la espalda al gobierno israelí.

En Jerusalén, aunque los funcionarios no necesariamente ven los comentarios del secretario de estado de los EE. UU. sobre los Altos del Golán como negativos, y enfatizaron que Washington no tiene la intención de revertir el reconocimiento de la administración anterior de la soberanía israelí en el Golán, el comportamiento de la nueva administración hacia Israel sí lo hace y parece bastante infantil. Esto, a pesar que el nuevo presidente tiene 78 años y su principal punto de venta fue su dilatada experiencia. 

Los comentarios de Blinken reflejan principalmente las reservas de la administración actual sobre las decisiones de la administración anterior, incluso si no planean revertirlas. Esto se aplica a los Altos del Golán y a la decisión de mantener la embajada de Estados Unidos en Jerusalén.

Los vientos fríos que soplan desde Biden y su equipo también están conectados con su experiencia pasada, que vio sufrir considerablemente las relaciones diplomáticas entre los países cuando el primer ministro Benjamin Netanyahu se enfrentó al expresidente Barack Obama por la firma del acuerdo nuclear con Irán en 2015. Netanyahu en ese momento se negó a alinearse con el resto del mundo «ilustrado» y Biden, como el número dos de Obama, lo vio todo de cerca y aprendió.

Desde la investidura de Biden, no ha habido crisis extraordinarias en las relaciones entre Estados Unidos e Israel, ni intervenciones inusuales de terceros, problemas diplomáticos o declaraciones públicas inapropiadas. Desde el 20 de enero, Israel ha mantenido un enfoque majestuoso hacia su aliado más importante, a pesar de la sensación entre muchos funcionarios en Jerusalén  que la edad de oro de la era de Trump ha pasado y es probable que nunca regrese.

Parece que el problema actual es diferente y no necesariamente tiene nada que ver con nosotros. Ahora es solo el turno de Israel de pagar el precio de la polarización interna en Estados Unidos. A los ojos de los partidarios más radicales de Biden, si fueras un aliado de «el que permanecerá en el anonimato», sería prudente esconderte y prepararte porque las campanas doblan por ti. Durante la campaña electoral de Biden, estuvo bajo una inmensa presión de sus asesores para presentarse constantemente como diametralmente opuesto a Trump.

Ahora, después que se ganaron las elecciones, todas las políticas están siendo reexaminadas. Trump reconoció con entusiasmo la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán, Biden será desapasionado; Trump se retiró del acuerdo nuclear, Biden participará; Trump rompió los lazos con la Autoridad Palestina, Biden se volverá a conectar; Trump era el principal aliado de Netanyahu, Biden lo distanciará y lo congelará. 

Con eso, es importante tener en cuenta que el centro de gravedad de la administración Biden está muy lejos del Medio Oriente. En el futuro previsible, la administración de Biden estará principalmente preocupada por el coronavirus, que se ha cobrado medio millón de vidas en los EE. UU. Con casi 100.000 nuevos casos diarios, y la carrera a trompicones para inocular a la población.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Israel Hayom

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.