Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo abril 18, 2021
donativo

Netanyahu en conversaciones con gigantes farmacéuticos para establecer la producción de vacunas en Israel

Si las negociaciones maduran, "el complejo Moderna será un centro para llenar viales de vacunas, mientras que Pfizer funcionará como un sitio de investigación y desarrollo para la lucha contra futuros virus", dice el primer ministro.


El primer ministro Benjamin Netanyahu anunció el lunes que estaba negociando con los fabricantes clave de la vacuna COVID-19 con Pfizer y  Moderna, para establecer líneas de producción en Israel, para garantizar un suministro constante de la inoculación.

 

Israel ha registrado 732,040 casos de coronavirus desde que estalló la pandemia en marzo de 2020, incluidas 5,441 muertes. El Ministerio de Salud informó que al lunes había 55.180 casos activos, con 962 pacientes en estado grave. Hasta ahora, 670.478 israelíes se han recuperado de la enfermedad.

Hasta el miercoles por la mañana, 4.071.492  israelíes habían recibido la primera dosis de la vacuna COVID-19 y 2.687.369 habían sido completamente inmunizados con ambas dosis.

Hablando con Channel 12 News el lunes, Netanyahu dijo que las conversaciones estaban en marcha con ambos gigantes farmacéuticos. «Estoy negociando con ellos para construir dos fábricas en Israel, convirtiéndonos en un centro global en la lucha contra COVID-19.

«El complejo Moderna será un centro para llenar viales de vacunas, mientras que Pfizer funcionará como un sitio de investigación y desarrollo para la lucha contra futuros virus», dijo.

Hasta ahora, Israel solo ha administrado la vacuna Pfizer a su población, aunque tiene una pequeña reserva de la vacuna de la empresa estadounidense de biotecnología Moderna.

Un trabajador de la salud prepara una dosis de la vacuna Pfizer-BioNtech COVID-19 en Clalit Health Services, en el centro de Israel, el 1 de febrero de 2021 (AFP / Jack Guez / Archivo)

Netanyahu también reveló que estaba en conversaciones para que Israel adquiriera decenas de millones de dosis de vacunas para los próximos años mientras continúa la campaña de inoculación en el país.

El primer ministro insta además a los israelíes de 50 años o más a recibir el pinchazo, y enfatiza que este grupo de edad representa los casos y muertes más graves.

Advirtió que el éxito del esfuerzo de vacunación en este grupo determinará en gran medida si el bloqueo actual, el tercero de Israel, sería el último.

El ministro de Salud, Yuli Edelstein, se hizo eco de la llamada y dijo a la Radio del Ejército que el país estaba cerca de un millón de israelíes vacunados por debajo de la política de bloqueo.

«Si todos actúan de manera responsable, se vacunan y también comprenden que vacunarse no significa que podamos dejar de observar otras pautas de precaución, podríamos comenzar a aliviar las restricciones de manera más integral».

El profesor Nachman Ash, comisionado del coronavirus, también pidió al público que se vacune y enfatizó que la conducta pública determinaría si se tendría que imponer un cuarto bloqueo.

«Espero que este [el tercer bloqueo] sea el último, pero no estoy seguro de eso. Depende de cuánto observaría la gente [las pautas de salud pública] y cuán gradualmente abrimos las cosas nuevamente.

«Estamos muy preocupados por la mutación británica y la morbilidad entre los niños, que no pueden ser vacunados. Otro bloqueo es una preocupación», dijo.

Combatir la desinformación en línea

Con la campaña nacional de vacunación rezagada, Israel culpa a la información errónea en línea por la repentina desaceleración. Ahora los funcionarios están contraatacando.

El Ministerio de Salud, que encabeza los esfuerzos de vacunación, está empleando tanto advertencias como incentivos en su intento de persuadir a los que se resisten a  vacunarse.

Ha reforzado un grupo de trabajo digital para contrarrestar las afirmaciones falsas sobre las vacunas, mientras que los gobiernos locales están recurriendo a DJ y comida gratis para atraer a las personas a los centros de vacunación. Los conciertos y los museos pronto podrían estar prohibidos para los no vacunados.

 Ministro de Salud, Yuli Edelstein, recibiendo la vacuna COVID, 12 de diciembre de 2020 (Cortesía del Ministerio de Salud)

«Decide si eres parte de la celebración o si te quedarás atrás», declaró Edelstein en Twitter.

La renuencia de algunos grupos de la población a vacunarse es una razón clave por la que las tasas de infección siguen siendo altas.

La semana pasada, Netanyahu dijo que el único obstáculo para completar la tarea eran «las noticias falsas y las creencias supersticiosas y, a veces, maliciosas que se plantan en el público y en Internet».

Según los informes, el Ministerio de Salud ha invertido millones de dólares en sus esfuerzos por educar al público.

La tarea se ha complicado porque diferentes segmentos de la sociedad se han resistido a las llamadas de vacunación por diferentes motivos.

En el caso de los ultraortodoxos, algunos líderes religiosos influyentes han pedido a sus seguidores que no sean inmunizados. Mientras tanto, la minoría árabe de Israel tiende a sufrir una falta de confianza en el liderazgo judío. Y los israelíes más jóvenes a menudo piensan que no pueden enfermarse gravemente.

Einav Shimron, subdirector de relaciones internacionales del Ministerio de Salud, dijo que el ministerio está trabajando con médicos y líderes religiosos para contrarrestar la desinformación, como las afirmaciones de que la vacuna puede causar infertilidad.

Shimron dijo que el centro alerta al Ministerio de Justicia sobre cualquier información errónea, y el ministerio presiona de inmediato a las redes sociales para eliminar las afirmaciones falsas. «En varias ocasiones incluso llamamos a la policía» con el argumento  que las afirmaciones falsas son un riesgo para la salud pública, dijo.

En la comunidad ultraortodoxa, donde el uso de Internet es bajo, la respuesta suele ser de baja tecnología. Los rabinos en contra de la vacunación han publicado afirmaciones falsas en carteles, conocidos como pashkevils, que se utilizan comúnmente para difundir mensajes entre los fieles. El ministerio está contraatacando con pashkevils propios.

El rabino Yuval Hacohen Asherov , un popular predicador judío con seguidores en línea que ha declarado que los gérmenes no causan enfermedades, ha publicado numerosos videos contra las vacunas con cientos de miles de visitas. Un video reciente afirmó falsamente que la vacuna COVID-19 causó la muerte.

El Ministerio de Salud solicitó al Ministerio de Justicia que intente sacar los videos de Asherov de YouTube y dijo que «pone en peligro al público».

Asherov se negó a comentar. No estaba claro si se ha contactado formalmente con YouTube.

Avishai Matia, otro activista anti-vacunas, dijo que sus cuentas de Facebook y Twitter con miles de seguidores fueron suspendidas este mes en lo que llamó una «reacción violenta de los gigantes tecnológicos en cooperación con la OMS y otros grupos».

Matia ha afirmado erróneamente que la vacuna Pfizer es «un fármaco experimental» que se está probando en ciudadanos israelíes.

De hecho, se le ha concedido la aprobación para uso de emergencia en EE. UU. y Europa. A cambio de obtener cantidades suficientes para su población, Israel acordó compartir datos con Pfizer, aunque no está realizando ningún experimento.

 

Facebook no respondió a las solicitudes de comentarios sobre su colaboración con las autoridades israelíes.

Al mismo tiempo, las autoridades están ideando incentivos para que la gente reciba la vacuna. Los ministerios de Salud y Cultura dijeron el domingo que los museos, bibliotecas, salas de conciertos y otros eventos culturales reabrirán a finales de este mes, pero solo para aquellos que hayan sido completamente inmunizados.

El Ministerio de Salud también está reclutando a docenas de personas influyentes de las redes sociales israelíes para promover la inmunización en concierto con su propia campaña de video en línea.

Un nuevo mensaje publicado el día de San Valentín mostraba a un hombre entregándole a su novia una pequeña caja que parecía contener un anillo de compromiso. «¿Te vacunarás conmigo?» pregunta, mientras ella abre la caja para encontrar un frasco de vacuna.

La ciudad ultraortodoxa de Bnei Brak ha intentado fomentar la inmunización sirviendo cholent gratis, un plato tradicional, a los residentes que acuden a vacunarse. Un portavoz municipal dijo que la «Operación Cholent» del jueves atrajo tres veces el número típico de beneficiarios.

 

Holon, un suburbio de Tel Aviv, ha contado con la ayuda de DJ y un ambiente de fiesta para atraer a los mayores de 16 años a recibir inmunizaciones. Las cifras del ministerio muestran que los israelíes entre 16 y 30 años han sido vacunados a niveles muy por debajo del promedio nacional.

Sin embargo, para muchos israelíes jóvenes y de mediana edad, la disponibilidad de vacunas contra el coronavirus ha sido un incentivo suficiente para hacer fila.

En un centro de inmunización en Tel Aviv, Moran Keret, de 44 años, dijo que un amigo la convenció de ir. «La corona no va a desaparecer. Entonces, si no desaparece, estoy aquí».

 

i24NEWS contribuyó a este informe.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Israel Hayom

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.