Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes febrero 26, 2021
donativo

IBM y el Holocausto


La semana pasada, hace veinte años, IBM y el Holocausto , expusieron, respaldado por una torre de documentación, que  IBM organizó a sabiendas las seis fases del Holocausto : identificación, exclusión, confiscación, gueto, deportación e incluso exterminio. Todo esto ocurrió bajo la microgestión del célebre CEO de IBM, Thomas Watson, Sr., que operaba desde su oficina de Nueva York en Madison Avenue, y luego a través de subsidiarias europeas. En vista de lo que IBM pudo lograr en nombre de los nazis antes de la era de la computadora, la idea de lo que la gran tecnología puede hacer ahora para vigilar, censurar y controlar vidas humanas es realmente aleccionadora.

El CEO de IBM, Thomas J. Watson (segundo desde la izquierda) se reúne con Hitler en Berlín, junio de 1937, justo antes de recibir la medalla por «servicio al Reich»; imagen a través de la Biblioteca Virtual Judía

Sin IBM, igual hubiera habido un Holocausto matando a cientos de miles. Los escuadrones asesinos de los Einsatzgruppen y sus cohortes de milicias hubieran asesinado bala a bala a judíos de Europa del Este en pozos, barrancos y claros aislados en el bosque. Pero fue IBM la que ayudó al Tercer Reich a crear el Holocausto industrial, de alta velocidad, con seis millones de víctimas: cargando a los residentes del gueto en trenes y luego programando cuidadosamente el traslado de esos trenes a campos de concentración para asesinatos masivos y cremación en cuestión de horas, despejando el camino para el próximo envío de víctimas de día y de noche.

Los programas personalizados de IBM controlaron los procesos de censo y registro, organizaron la pauperización de los judíos y se aseguraron de que los trenes funcionaran a tiempo. Había un sitio para clientes de IBM, el  Hollerith Abteilung, en casi todos los campos de concentración, algunos con máquinas de tabulación   y otros con organizadores de tarjetas. IBM incluso diseñó la odiosa campaña de exterminio por mano de obra de Alemania, donde las habilidades se combinaron con las necesidades del trabajo esclavo y los judíos fueron llamados a trabajar hasta la muerte. El código de IBM para un preso judío era «6» y su código para la cámara de gas era «8.» La evidencia demuestra de manera indeleble que IBM fue un socio indispensable y fundamental en el mayor crimen de la historia. Pero para IBM, el Holocausto era solo otro proyecto empresarial.

Watson, un sociópata y narcisista que carecía de brújula moral, no era ajeno al crimen en la búsqueda de sus objetivos comerciales. Había sido  convicto de extorsión  en el infame escándalo de la Caja Registradora Nacional antes de entregar las riendas de IBM. Un tecnicismo de la evidencia permitió que se revocara su condena y Watson escapara de la prisión.

Watson recibió un porcentaje de cada transacción del Reich y en 1937 fue  honrado por Hitler  en Berlín en una  grandiosa ceremonia de premiación .

¿Cómo se involucró IBM? Cuando Hitler llegó al poder, quiso localizar y destruir a los judíos de Alemania, Europa y el mundo. Eso requería los recursos de una computadora, pero en 1933 no existía tal computadora. Lo que existía en ese momento era la tarjeta perforada de IBM. La tarjeta perforada se inventó a finales del siglo 19 º  para la oficina de censo de Estados Unidos, a partir del cual IBM robó la tecnología. La tarjeta fue un rastreador de personas desde sus inicios.

Fue el uso de la tarjeta perforada de IBM en la Alemania nazi lo que dio origen a la «tecnología de la información». Inventado por un alemán estadounidense llamado Herman Hollerith, esta tarjeta, del tamaño de un billete de un dólar, podría almacenar para su recuperación información detallada sobre una persona, lugar o proceso dependiendo de la disposición de los agujeros en la tarjeta, que se perforaron en filas y columnas. La tarjeta se introduciría en un lector de alta velocidad y saldría información personal.

Antes de la invención de la tarjeta perforada, se podía contar con los dedos de las manos, los pies o un ábaco, pero no se podía obtener información sobre las personas, los procesos o los lugares que contaba. Pero con las tarjetas perforadas, no solo se podía contar el número de personas en una habitación, sino también cuántos eran hombres, cuántos eran mujeres, cuántos eran judíos, cuántos eran cristianos, cuántos eran rubios, cuántos morenos, cuántos eran banqueros, cuántos eran sastres, cuántos nacieron en Westfalia o nacieron en Varsovia: todos los rasgos. Por lo tanto, las tarjetas perforadas de IBM no solo entregaron recuentos totales, sino también información personal detallada sobre los contados. La era de la información, es decir, la era de la individualización de las estadísticas, o la identificación y cuantificación de una persona específica dentro de un recuento anónimo, no nació en Silicon Valley, sino en Berlín en 1933.

La alianza de IBM con el Tercer Reich no fue una operación corporativa deshonesta que se llevó a cabo desde un sótano. Día tras día, fue Watson quien personalmente micro gestionó todos los aspectos de la relación nazi de 12 años. La relación comenzó poco después del 30 de enero de 1933, los primeros momentos del Tercer Reich, y terminó en la primera semana de mayo de 1945, el último suspiro del régimen de Hitler.

Bajo Watson, IBM se puso en contacto con entusiasmo con el régimen de Hitler y dejó en claro que era «la empresa de soluciones». De hecho, IBM proporcionaría los medios para cualquier solución que los nazis necesitaran, incluida la Solución Final.

Lo primero que Hitler quería saber era exactamente cuántos judíos residían en Alemania. IBM contrató a miles para ejecutar un  censo racial puerta a puerta . Una vez que Hitler tuvo los nombres y ubicaciones de los judíos de Alemania, IBM creó sistemas para tabular esos datos con bases de datos profesionales y laborales, así como con instituciones financieras para ayudar a Alemania a empobrecerlos sistemáticamente. Los datos de ubicación se utilizaron luego para organizar la transferencia masiva de judíos desde sus hogares a los guetos. Los residentes del gueto fueron obligados sistemáticamente a subir a los trenes rumbo a los campos.

Esos  trenes funcionaban  con tarjetas perforadas de IBM y debían sus horarios puntuales a sistemas especiales de programación de IBM. Todo el trabajo y los datos de los prisioneros de todos los campos de concentración se introdujeron en un centro neurálgico central en el  Edificio T  en Oranienburg conocido como  Sección D-II  y alimentado por máquinas IBM con cableado personalizado. Todo lo que hizo IBM fue  personalizado , detallado y adaptado a las necesidades específicas de los nazis.

Todas las máquinas de IBM en la Europa nazi fueron arrendadas con pagos mensuales. Fueron asegurados por compañías de seguros estadounidenses y alemanas en sus ubicaciones en el Reich y reparados dos veces al mes en el sitio, ya sea que las ruidosas máquinas sincopadoras estuvieran ubicadas en el centro de Berlín o en Auschwitz. Las máquinas Hollerith eran incapaces de funcionar sin las tarjetas perforadas personalizadas de IBM, y cada tarjeta se podía usar solo una vez. Sin un suministro continuo de tarjetas de IBM, las máquinas habrían sido como rifles sin balas.

En los 20 años desde que se publicó IBM y el Holocausto , IBM nunca ha pedido un solo cambio en el texto ni ha refutado un solo hecho.

Hoy en día, el miedo a lo que la gran tecnología puede hacer para vigilar, censurar y controlar nuestras vidas, desde China hasta California, ha aumentado el interés por el libro y sus revelaciones. La conexión es clara. Para vislumbrar nuestro peligroso futuro, solo necesitamos mirar hacia atrás a lo que IBM ayudó a hacer a Hitler durante el Holocausto, en la era anterior a la existencia de las computadoras. ¿Qué podría hacer hoy un régimen al estilo de Hitler, y qué tan rápido podría hacerlo con la tecnología portátil de alta velocidad actual?

También vale la pena preguntarse por qué una empresa como IBM decidió participar en un genocidio. Nunca se trató del nazismo; nunca se trató de antisemitismo. Se trataba de dinero. «Business» es, después de todo, el segundo nombre de la empresa.

IBM ha demostrado que algunas corporaciones pueden salirse con la suya.

Edwin Black es el autor del  bestseller y galardonado  IBM and the Holocaust  y muchos otros libros del  New York Times Se le puede encontrar en  EdwinBlack.com  y se puede ver en  TheEdwinBlackShow.com .

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

BESA

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.