Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 17, 2021
donativo

Acusan a funcionarios palestinos de vacunarse con dosis enviadas por Israel

Desde la primera propagación del virus en un hotel en Belén hasta la ola actual, el COVID-19 representa una amenaza real para los palestinos. La mutación británica está golpeando a Cisjordania y un tercio de los miembros del personal médico no puede trabajar, a pesar de que la ayuda israelí fue otorgada para inmunizarlos. "No sólo recibieron la vacuna los trabajadores de la salud, sino también altos funcionarios y sus allegados", dijo una fuente palestina.


La crisis de coronavirus estalló en la Autoridad Palestina (AP) desde un pequeño y modesto hotel en la ciudad cristiana de Beit Jala, en las afueras de Belén. En el establecimiento, llamado Angel, había un grupo de turistas de Grecia, algunos de los cuales eran portadores del virus, y que al recorrer la ciudad, produjeron una cadena de contagios en Cisjordania.
La propagación del COVID-19 provocó un gran pánico. Nadie en la Autoridad Palestina sabía cómo lidiar con un virus del que casi no se sabía nada en esos días. El hotel Angel se convirtió en el primer “hotel del coronavirus” de la noche a la mañana, mucho antes de que el concepto fuera adoptado en Israel.

"Angela", el primer "hotel de coronavirus".

«Angela», el primer «hotel de coronavirus».
(AFP)
La semana pasada se cumplió un año desde que se descubrieron los primeros casos de coronavirus en la Autoridad Palestina. Durante ese período, el gobierno palestino ha superado dos olas de contagios, y en estos días se enfrenta a la tercera ola, que se ha convertido en la mayor y más amenazante de las tres.
El año pasado, la ola de contagios palestinos ocurría entre 3 y 6 semanas después de la ola israelí. Sin embargo, en estos momentos, los palestinos se encuentran en el pico de la tercera gran propagación del virus, ya que tienen más de 2.000 infectados por día. Aparentemente, esto se debe a la gran cantidad de árabes israelíes que ingresan a la AP y a la permanente entrada y salida de los palestinos que trabajan en Israel y en las áreas industriales de Judea y Samaria. Si bien Jerusalem y Ramallah han prohibido el ingreso de israelíes a la AP, es muy difícil controlar el cumplimiento de la directiva.

Solo un puñado de palestinos ha recibido la vacuna.

Solo un puñado de palestinos ha recibido la vacuna.
( AFP)
A diferencia de Israel, los palestinos están sufriendo la tercera ola sin una campaña de vacunación a gran escala en el horizonte. Después de la reanudación de la coordinación en seguridad entre Israel y la AP en noviembre, una de las primeras medidas adoptadas por el oficial de enlace entre el Ministerio de Defensa y los palestinos, el general Kamil Abu Rokon, consistió en transmitir dos mensajes a Ramallah. El primero era que la AP debe preocuparse por vacunar a su población, ya que nadie lo hará por ella, y el segundo era que las autoridades palestinas son las responsables por la lucha contra la pandemia en Gaza, y no solo en Cisjordania.
El mensaje fue interiorizado, por lo que los palestinos comenzaron a trabajar con mayor empeño para obtener vacunas. El éxito de la campaña de vacunación ha sido parcial, incluso algunos dirían muy parcial. La Organización Mundial de la Salud enviará 37.000 vacunas este mes, un tercio de las cuales están destinadas a la Franja de Gaza.

Reapertura de los colegios en Gaza poco tiempo antes de la segunda ola de contagios.

Reapertura de los colegios en Gaza poco tiempo antes de la segunda ola de contagios.
(AFP)
La farmacéutica AstraZeneca ha firmado un acuerdo con la Autoridad Palestina para suministrar dos millones de vacunas. Se espera que 400.000 dosis lleguen gradualmente en junio. Aún no se conoce la fecha de entrega de las otras vacunas. Rusia ha proporcionado 10,000 dosis de la Sputnik V, pero aún no está claro cuántas recibirá la AP en el futuro y cuándo se harán los envíos. Además, se estima que China enviará 50.000 dosis de su vacuna a las autoridades palestinas.
Más allá de las dosis que planea recibir la AP por parte de la OMS, Rusia y China, Israel fue el primero en transferir vacunas a los equipos médicos palestinos; más de 5.000 fueron entregadas recientemente para inmunizar a los trabajadores de la salud. Si bien no se ha recibido confirmación oficial, evidencia de Ramallah muestra que los primeros en recibir la vacuna no fueron los miembros del personal médico, sino altos funcionarios del liderazgo palestino y sus allegados.
Estas acusaciones aún no han sido respondidas por las autoridades palestinas, pero provocaron duras críticas en Cisjordania, especialmente después de que Nasser Laham, fundador del popular sitio de noticias palestino Ma’an y una figura cercana al liderazgo en Ramallah, publicara una foto en las redes sociales de él mismo siendo vacunado. Laham, hasta donde se sabe, no forma parte del personal médico en la Autoridad Palestina. En respuesta, se publicó en las redes una caricatura en la que se le veía al periodista vacunándose, y junto a él estaba la ministra de Salud palestina, quien llamaba a la siguiente persona en la fila, Hussein a-Sheikh, uno de los líderes del movimiento Fatah.

Una caricatura refleja el enojo de los palestinos después de que altos funcionarios fueran vacunados contra el coronavirus.

Una caricatura refleja el enojo de los palestinos después de que altos funcionarios fueran vacunados contra el coronavirus.

El primer ministro palestino, Muhammad Eshtiya.

El primer ministro palestino, Muhammad Eshtiya.
(AP)
Esta semana, Israel lanzó la campaña de vacunación de más de 100.000 trabajadores palestinos en suelo israelí y en las zonas industriales de Judea y Samaria, convirtiéndose así en la entidad que más vacunas entregó a los palestinos. Cabe señalar que los territorios controlados por la AP e Israel se encuentran en un mismo territorio epidémico, por lo que la vacunación de la población palestina también está en el interés del Estado judío.
Una fuente palestina en Ramallah admitió en diálogo con Ynet que la situación de la Autoridad Palestina respecto de la vacunación de la población no es buena. Según él, las consideraciones políticas obstaculizan la lucha contra la pandemia. «La doctora Mai al-Kaila, la ministra de Salud palestina, y el primer ministro, Mohammad Shtayyeh, están tratando de hacer un buen trabajo, pero todo el tiempo los líderes de arriba ponen palos en sus ruedas», dijo. «Hay quienes no quieren que el éxito se registre en su nombre y reciban más apoyo de la población», agregó.
Otra fuente palestina señaló que después de no proporcionar la cantidad requerida de vacunas a la población de ocho millones en Cisjordania -excluyendo Jerusalén Oriental- y otros dos millones en la Franja de Gaza, la Autoridad Palestina recurrió a Israel para aprovechar los vínculos de Jerusalem con las empresas de vacunas y acelerar las negociaciones para adquirir dosis. La fuente añadió que el gobierno palestino ha pedido a Israel asistencia logística para la refrigeración y el almacenamiento de las vacunas.

Un trabajador palestino recibe la vacuna en Israel.

Un trabajador palestino recibe la vacuna en Israel.
(AP)
En estos días la variante británica está golpeando duramente a los palestinos. De hecho, actualmente atraviesan por su peor momento desde el estallido de la pandemia en Cisjordania. Los hospitales están casi al límite de su capacidad y un tercio de todo el personal médico no está trabajando debido a que se encuentra aislado por haber estado en contacto estrecho con infectados, o bien porque ellos mismos contrajeron la enfermedad. Esta situación pone al sistema de salud palestino al borde del colapso.
En los últimos días, la Autoridad Palestina ha anunciado nuevas restricciones y ha cerrado los distritos de Nablus, Ramallah, las áreas cercanas a Jerusalem y Tulkarem. La esperanza es que los resultados de los cierres se reflejen en una disminución de la morbilidad a partir de la próxima semana. Si en dos semanas no se revierte la tendencia, la Autoridad Palestina podría perder el control del virus. Tal situación también requeriría que Israel considere tomar decisiones con respecto a la asistencia de emergencia para la AP.
 
Comentarios

Hola Elior. No entiendo porque usas vocabulario de nuestros enemigos q no son verdad
Tampoco entiendo porque Israel les regala vacunas cuando ellos reciben millones y millones de dólares para el terrorismo. Las palabras verdad son judea no cisjordania. El 80% de Palestina es Jordania. . Cuando Roma puso el nombre Palestina los que vivían en esa región eran los judíos.por lo cual los judíos son Los auténticos palestinos. una posibilidad real de llamar a estas personas que viven en judea serían Neo palestinos. Por supuesto que los que viven en gaza son gazaties. De palestinos tienen lo mismo que yo porque antes era egipcio….

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.