Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 17, 2021
donativo

La administración de Biden obstaculiza los lazos entre Arabia Saudita e Israel

Al recompensar a los ideólogos políticos islamistas, los enemigos de la paz y la estabilidad en la región, y al mismo tiempo castigar a los aliados de Estados Unidos, las recientes decisiones de la administración Biden han enviado señales peligrosas.


Al recompensar a los ideólogos políticos islamistas, los enemigos de la paz y la estabilidad en la región, y al mismo tiempo castigar a los aliados de Estados Unidos, las recientes decisiones de la administración Biden han enviado señales peligrosas.

Por ejemplo, ¿Sobre qué base la administración Biden se apresuró a reanudar las negociaciones con Irán? ¿Qué hizo el régimen iraní para ser recompensado con este tipo de apaciguamiento, mientras que al mismo tiempo la administración  Biden congela las ventas de armas a los aliados de Estados Unidos, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, a pesar  que este último ha lanzado un proceso de paz histórico? ¿Paz «cálida» con Israel en la región?

La administración Biden también ha eliminado de la lista de terrorismo a los rebeldes hutíes de Yemen, que está afiliado a Irán, mientras sigue atacando a Arabia Saudita por el caso de Jamal Khashoggi .

Nadie puede negar que el asesinato de Khashoggi, que el propio príncipe heredero Mohammed bin Salman describió como un «crimen atroz» y un «error» por parte de los agentes del gobierno saudí, es indefendible. Pero el peligro aquí es que este islamista político antijudío, un firme defensor de la Hermandad Musulmana que lamentó la muerte de Osama bin Laden, sea retratado como una especie de ídolo virtuoso y un defensor de la democracia y la libertad.

Khashoggi nunca fue un defensor genuino de estos o lo habría pedido hace mucho tiempo, y nunca habría ocupado un cargo en el gobierno, como asesor de medios del príncipe Turki Al-Faisal, ex director de inteligencia saudí. Solo pidió democracia y libertad después de que MBS llegó al poder porque estaba en contra de sus reformas, principalmente la batalla del príncipe heredero con la Hermandad Musulmana y los partidarios radicales del instituto religioso, porque sabía que tales reformas pondrían fin al Islam político no solo en Arabia Saudita sino en toda la región.

Khashoggi también atacó a los intelectuales sauditas que pedían la normalización de las relaciones con Israel. También amenazó a la autora de este artículo por buscar la paz con Israel, diciendo: «Deseo que usted y personas como usted se callen porque son la causa del odio de los árabes y palestinos hacia nuestro país».

Desde hace mucho tiempo tengo la convicción  que normalizar las relaciones con Israel redunda en el mejor interés de los Estados árabes del Golfo. Esto no solo se debe a que los unirá contra el régimen iraní, sino también a que una solución de dos Estados bajo la actual Autoridad Palestina corrupta no beneficiaría a los Estados del Golfo o incluso al pueblo palestino.

Es bastante sorprendente que la administración Biden esté retratando a un defensor de la Hermandad Musulmana como una especie de ídolo virtuoso y apaciguador de un régimen rebelde en Irán, mientras que al mismo tiempo continúa cuestionando el papel de MBS en el asesinato de Khashoggi a pesar de que el último informe de inteligencia sobre el El caso no añade más pruebas a la afirmación de que MBS es culpable.

Aparte de MBS, nadie va a exponer la realidad de las facciones palestinas corruptas al público saudí porque nadie tiene el coraje de hablar a favor de la normalización de las relaciones con el Israel «pragmático». El líder, que ha sabido modernizar el país en tan poco tiempo y se enfrenta al instituto religioso radical -que ha hecho retroceder al país décadas- encontrará la manera de normalizar las relaciones incluso con la condición del Reino como el guardián de los lugares sagrados islámicos en La Meca y Medina.

Sin embargo, la administración Biden no ha hecho nada para ayudar en esto, sino que ha hecho que la normalización de las relaciones entre Arabia Saudita e Israel sea extremadamente difícil al apaciguar a los odiosos ideólogos islamistas antijudíos. Al hacer esto, la administración Biden envalentona a esos ideólogos, lo que debilita la posición de MBS y sus partidarios, tanto a nivel regional como nacional, para desafiar las campañas de ira ideadas por extremistas que tienen como objetivo poner al mundo islámico en contra de cualquier idea de normalizar las relaciones entre Israel. y Arabia Saudita debido a su importancia religiosa.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Israel Hayom

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.