Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles agosto 5, 2020
donativo

ENTRE NUMEROS Y REALIDADES


Este editorial nos lo hizo escribir uno de los jefes de Hamas en la Franja de Gaza. No lo ha pedido…claro está.  Pero sus palabras, nos convencieron que era imperioso hacerlo.

Nos referimos a Fathi Hamad, que se desempeña como titular de Interior en el gobierno de Hamas en la Franja de Gaza. Hace pocos días, en una entrevista publicada el 1º de noviembre por el  periódico árabe “Al Hayyat” de Londres  y  reproducida luego por el órgano de prensa de Hamas, “Felestin” (Palestina), Hamad confirmó que en el operativo “Plomo Fundido” lanzado por Israel contra Hamas en Gaza en diciembre del 2008, murieron unos 700 miembros de los distintos brazos armados de Hamas.

Esto es totalmente distinto del cuadro que Hamas y los palestinos en general presentaron al finalizar los combates, alegando que la mayor parte de los muertos habían sido civiles. Con ello daban a entender –o decían explícitamente- que eso era producto de una política intencional israelí de golpear duramente a la población o , al menos, que Israel no hacía esfuerzo alguno para distinguir entre “combatientes” (a los que Israel llama directamente “terroristas” ) y civiles  ni  para minimizar víctimas entre gente no involucrada en los combates.

Lo más serio es que a raíz del “coro” que atacó a Israel en esa ocasión, se creó un ambiente muy determinado en el cual actuó la comisión Goldstone que las Naciones Unidas enviaron a la Franja de Gaza.  Y como bien sabemos, ese tipo de comisiones, cuando no conducen a medidas prácticas contra el Estado investigado,  sí “contribuyen” a pintarlo en colores y tonos negativos, como violador sistemático de los derechos humanos y el Derecho Internacional. Eso ha aportado considerablemente a la creciente campaña mundial que pretende quitar legitimidad a Israel mismo o a su derecho a defenderse.

El Informe Goldstone señaló que de acuerdo a estadísticas de ONGS palestinas, sólo uno de cada cinco muertos durante “Plomo Fundido” había sido “combatiente”. La comisión agregó que ello despertó “profundas  preocupaciones” acerca de la forma en que Israel condujo el operativo militar en Gaza.

Según el  Centro de Información Meir Amit sobre Inteligencia y Terrorismo- del cual tomamos gran parte de los datos que aquí aparecen-  esa “profunda preocupación” expresada en el Informe Goldstone tenía como objetivo  apoyar la tesis central que se desprende del documento entero: “que Plomo Fundido no fue una operación legítima, dado que fueron los civiles de la Franja de Gaza y no las organizaciones terroristas, sus blancos principales”.

Claro que si cambia la ecuación, y queda en evidencia que los números fueron otros, eso no significa que no hayan muerto civiles no involucrados. Pero entre la muerte de inocentes durante una guerra, sea por errores en combates o por el hecho que Hamas disparaba desde zonas densamente pobladas, tomando además de rehenes a la población y colocando lanzadores de misiles en edificios llenos de gente -a la que no dejaban salir- , y una política israelí de entrar a Gaza a matar la mayor cantidad de civiles posible, hay una gran diferencia.

Esa diferencia no devuelve la vida a los inocentes. Pero es clave cuando a un país se le juzga como a Israel.

Un elemento clave en esta situación es el hecho que aquello que Israel dice suele interpretarse como “pretexto”, mientras que lo que dice el lado palestino-inclusive cuando se trata de organizaciones terroristas como Hamas-parece tomarse como la pura verdad. Unos dicen, supuestamente, qué pasó realmente, y los otros, “supuestamente” sólo inventan y  ponen pretextos.

Israel lo dijo hace tiempo…pero muy pocos quisieron escucharle o dar crédito a sus palabras.

De acuerdo a las cifras publicadas por las Fuerzas de Defensa de Israel, 1166 palestinos murieron durante el operativo  “Plomo Fundido” en Gaza. Los palestinos dijeron que fueron más de 1400.

Israel dijo que según lo que había logrado identificar, 609 eran terroristas del brazo militar de Hamas y sus fuerzas de seguridad y  aproximadamente otros 100 eran de otros grupos terroristas involucrados en los combates.

Al finalizar el operativo, el portavoz del brazo armado de Hamas “Izz al-Din al-Qassam”, Abu Obeida, dijo que en los combates habían muerto 48 miembros de sus brigadas y que el número de soldados israelíes muertos eran 80, además de 980 heridos. Todos esos números fueron un invento absoluto, destinado a servir un doble propósito: mostrar que Izz al-Din al-Qassam lograba resistir  y causar daño al enemigo, pero también dar a entender que si murieron “tan pocos” miembros de su organización, el resto debían ser civiles. Cerca de fin de junio de este año, Khaled Mashal,  el jefe de Hamas , admitió desde  su oficina en Damasco que las brigadas “Al Qassam” y la policía de Hamas había perdido a “400 mártires”. Ahora, ya son casi el doble, según Fathi Hamad. Y a ello todavía hay que agregar los “combatientes” (alias  terroristas) de otras organizaciones…Eso significa, afortunadamente, que los civiles muertos eran menos. No pocos, lamentablemente, pero no lo que se había alegado en un primer momento sino muchísimo menos.

Organizaciones de derechos humanos palestinos  que operan en la Franja de Gaza, cuyos informes sirvieron como herramienta crucial de trabajo para la Comisión Goldstone, aseguraron lo antedicho: que sólo “uno de cada cinco muertos”, era un “combatiente”. Afirmaron que según sus cálculos, en la guerra murieron entre 1417 y 1444 palestinos. Según su cuenta, eso significaba que los “combatientes” eran 285. Hamas admite ahora que eran 700 y además están los de otros grupos armados. ¿Admitirá en unos meses que eran 1000?

A todo esto,  es interesante analizar la rapidez que tiene Hamas para comprender situaciones políticas y saber aprovecharlas. Durante la guerra y al finalizar la misma, comprendió la presión que había sobre Israel y que lo que le convenía en ese momento, era afirmar que Israel  entró a Gaza más que nada para matar civiles o al menos, que no prestó atención alguna para minimizar sus muertes.

Ahora, en el marco de las rivalidades internas con otros grupos, Hamas prefiere destacar cuánto “sacrificó”. Así dijo, Fathi Hamad : “Se ha dicho que el pueblo palestino fue perjudicado por la guerra..¿Acaso Hamas no es parte del pueblo? Es un hecho que en el primer día de la guerra, Israel atacó los cuarteles de la policía y mató a 250 miembros de Hamas , de distintas facciones, además de 200-300 operativos de las Brigadas Izz al-Din alQassam y de 150 hombres del personal de seguridad (las fuerzas de seguridad interna) que fueron muertos….”.

Esto también dejó en claro que contrariamente a lo alegado antes, los policías no eran fuerzas del orden interno, sino miembros plenos de Hamas…

Durante la Guerra, Hamas quería destacar que no había tenido casi bajas y que lograba resistir a Israel., además de responsabilizar a Israel de la muerte de civiles, para complicarla a nivel internacional. Ahora, siente la necesidad de destacar el rol que realmente cumplió.

Quizás haya quien lea esto y se diga:” ¿Qué importa? Murieron demasiados inocentes, eso es lo que cuenta”.  Claro que cada inocente que muere, es uno de más, uno que no tendría que haber muerto. Pero nos parece que sin duda, la diferencia que se desprende de las palabras de Hamas, muestra  algo mucho más profundo. Es la revelación de una problemática de  fondo, de la facilidad con la que se acusa a Israel, de la rapidez con la que se distorsionan hechos. Así como se duplican cifras determinadas y con ello se cambia totalmente el resumen de un operativo, se inventan hechos y falsifican realidades.

Y dado que algo nos dice que los problemas no se han terminado, es bueno tener presentes estos hechos…con la esperanza de que nunca haya que recordarlos.

Difusion: www.porisrael.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.