Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 1, 2021

Conocer al enemigo


Dori Lustron

 “¿Hasta cuando exhibiré mi humillante ignorancia, hasta cuando bajare la frente enrojecida, hasta cuando despreciare brío, dignidad, razón?

Hipocresía y mala fe envuelven al mundo. Torturado e inquieto, mi corazón se siente asfixiado en este medio deletéreo.

Ya he decidido apretar la cintura en la correa de los magos.

¿Y SABEN POR QUE? POR EL ENVILECIMIENTO DE LAS SECTAS, DE LAS RELIGIONES ¡DE MI ISLAM!

 Rubayatas – 92-  Omar al-Jayyam u Omar Khayyam. Persa. 1048-1131

 Cuando leo a algunos analistas opinar sobre todo este controversial problema que aqueja a Occidente, y después de estudiar la hipocresía de la izquierda progre y de los islamistas fanáticos, le explico a mis lectores que: “No se puede juzgar la mente islámica desde el pensamiento de un occidental”. Somos diferentes y eso hay que asumirlo. Los códigos son distintos. El honor, el engaño, la mentira, tienen que ver con esta  lucha tan desigual. Mentir y matar es coránico. El sentido del honor los lleva a matar a sus propios hijos si con ello salvan el honor colectivo. Nosotros defendemos la libertad, la democracia, la justicia, los valores individuales. Ellos atacan esos mismos valores. No son democráticos ni tolerantes y basan su ideología, su forma de vida y sus políticas en condiciones que ningún país occidental, democrático, libre y civilizado lo aceptaría.

Hablan de una “verdad absoluta”: la de ellos. Y verdades absolutas no existen. La verdad depende de quien la defienda, quien la valore y quien la diga. Estamos en el debate de ideas. Justamente de este debate pueden salir soluciones. Pero, ellos no lo permiten. Son autoritarios y quieren vencernos a través de la democracia, que, aunque imperfecta, es el mejor sistema que tenemos.

Occidente tiene un enemigo común y el mundo libre esta preocupado y comenzando a tomar “alguna medida” contra este avance integrista que tiene asustado a muchos. Solo tomando medidas desde los gobiernos se podrá combatir el mal. Son sistemas perversos que no piensan en el bienestar de los pueblos sino en imponer su voluntad y gobernar al mundo, cueste lo que cueste.

Y para saber como defendernos debemos conocer a nuestro enemigo.

Para el Islam hay un solo Dios y Mahoma es su profeta. Nació con la  idea que debe gobernar al mundo, gobernar sobre todas las demás religiones. En el año 622 DEC Mahoma comienza a predicar en La Meca.  En el 640 DEC se establece el imperio islámico después de la muerte de Mahoma y se produce la expansión. Ya los judíos habían construido toda una Historia en la región. Tenemos 3300 años de permanencia judía en la Tierra de Israel. Pero… Mahoma sostuvo que cada profeta bíblico fue musulmán… Y debido a que la totalidad de sus héroes fueron musulmanes, la historia mundial es en realidad la historia del Islam.

Los musulmanes han aceptado el hecho que los profetas bíblicos traen consigo algún tipo de revelación. Según ellos Moisés, trajo el Taurat, que equivale a la Torá, y Jesús trajo el Ingeel, que equivale al Evangelio y se conoce como Nuevo Testamento. La Biblia vs. el Corán. ¿Por qué la Biblia no se parece en nada al libro del Corán? Mahoma explica que tanto judíos como cristianos falsificaron los libros.

Si los judíos y cristianos no desean vivir bajo las leyes del Islam los musulmanes tienen que luchar contra ellos. Y ahí aparece la Yihad. Yihad quiere decir guerra contra aquellos que no están dispuestos a aceptar el dominio superior islámico. Sean judíos, cristianos, budistas, politeístas o de cualquier religión. Así que, si Occidente no quiere Yihad, deberá permitir ser dominado por ellos, que gobernarán al mundo. La idea, no es que todo el mundo se convierta y sea musulmán, sino que el mundo entero se someta a la autoridad y dominio del Islam.

Dice el erudito Islamista Prof. Moshe Sharon

“El Corán percibe al mundo dividido en dos —una parte, sometida en el presente al dominio del Islam y otra parte a someterse supuestamente en un futuro. En el Islam hay muy clara separación del planeta. Cada nuevo estudiante del Islamismo lo sabe. El mundo es considerado Dar al-Islam (casa del Islam) —es decir, el lugar donde el Islam gobierna —y el resto del mundo se denomina Dar al- Harb —es decir, casa de la guerra. El Islam no lo llama «casa de los no-musulmanes», sino que lo califica como «casa de la guerra». Es la casa de la guerra la que será conquistada al final de los tiempos. El mundo continuará siendo casa de la guerra hasta que se someta al total dominio y soberanía del Islam. Así dice la norma, pero ¿Por qué? Sencillamente, porque así lo declara Alá en el Corán. Alá ha enviado su profeta Mahoma y la religión verdadera para que la verdad triunfe y someta al resto de las demás religiones”.-

 Dar-ul-Salam o la casa de la paz, que se refiere a los comprendidos en tres grupos:

1) Dhimmíes (los del pacto) son los súbditos no-musulmánes que viven en países musulmanes y aceptan pagar la jizya (tributo). Tienen prohibiciones de todo tipo. No pueden construir templos, ni rezar y leer en voz alta, no colocar cruces en sus casas, no divulgar sus ceremonias religiosas ni nada que haga sospechar que son dhimmis

2) La gente de la hudna (tregua) son los que firman un tratado de paz con los musulmanes después de ser derrotados en la guerra.

3) Musta’min (protegidos) son personas que acuden a un país islámico como diplomáticos, negociantes, visitantes o estudiantes que quieren conocer el Islam

El Coran es la razón de la revelación a Mahoma, inspirado por Allah  y vino al mundo para redimirlo. La única religión verdadera es el Islam y las demás no son validas.

La Sunna es para el dogma musulmán el “comportamiento del Profeta” y además fuente del derecho y normas de conducta.

La Sharia o derecho islámico es un conjunto de obligaciones religiosas dictadas por teólogos juristas, que reglamentan la vida pública y privada de los musulmanes.

“Un estado islámico es esencialmente un estado ideológico, y por ello radicalmente diferente de un estado nacional”. Esta afirmación de Mawdudi, eminente estudioso musulmán paquistaní, establece el fundamento básico del sistema político, económico, social y religioso de todos los países musulmanes que imponen el derecho islámico. Este sistema ideológico discrimina intencionadamente a las personas según su afiliación religiosa.

El Islam tiene tres ramas principales: sunnitas, chiítas e ibadíes. Estas divisiones, profundas y hasta ahora irreconciliables, datan de los primeros tiempos del Islam.

Los sunnitas -seguidores de la Sunna- reivindican el reinado de los 4 califas que siguieron a Mahoma. Los chiítas reivindican la figura de Alí, yerno de Mahoma. Tuvieron 12 imanes y el último es el Imán oculto, Muhammad ibn Hassan Al-Mahdi. Ahmadinejad dice que el es su descendiente. Los iraníes son los que hoy representan  al grueso de los chiítas. Recordemos que los iraníes no son árabes sino persas.

Sunnitas y chiítas respetan como fuentes a la Sunna, a los hadices -hechos de la vida de Mahoma- y a las sentencias de las autoridades religiosas o fiqhs, que constituyen la jurisprudencia islámica. Mantienen diferencias que han creado un profundo abismo que impide al Islam presentarse en un frente indivisible.

Los ibadíes fueron una rama que si bien tuvo una importante relevancia histórica, hoy sobresalen exclusivamente en Omán. La secta jariyí asesinó al califa Alí, dando fin el ciclo de los califas “bien guiados”.

Dentro del grupo de los sunnitas están los wahabitas. El wahhabismo es una secta religiosa fundamentalista musulmana de la escuela hanbalí, que se destaca, tanto por su radicalismo y rigor  como por su deseo expansionista. Creada por el reformador religioso Muhammad ibn Abd-al-Wahhab en el siglo XVIII, teólogo que quiso retornar al verdadero Islam que fue corrompido. Su auge se debe a su relación con la dinastía Al-Saud. Hoy, los árabes saudíes son wahabitas. Recordemos que Osama Ben Laden es saudí, sunnita wahabita.

Y por ultimo, el salafismo, que tiene sus orígenes a fines del siglo XIX y principios

del XX, con el renacimiento del Islam. Propone volver a las practicas de Mahoma, el Coran y la Sunna, y al verdadero Islam de los ancestros. De ahí viene la palabra salaf = ancestro. Este movimiento alega resguardar la religión del Islam pura.

Hay 1.500 millones de musulmanes en el mundo.  1.200 millones son sunnies y 300 millones son chiies. ¿Cuantos de ellos son fanáticos y cuantos de ellos son moderados?

¿Un 30% son fanáticos? ¿Un 40%?… Igualmente son millones de personas, muy peligrosas para la paz mundial.

Occidente tiene un enemigo común: los islamistas o yihadistas musulmanes. Israel no es la excepción, es la “gran excusa”. Hay varios frentes encabezados y financiados por Irán, que desea la hegemonía regional y a la larga mundial. Siria, su socia, secular o laica pretende quedarse con parte de Irak y recuperar Líbano, y los grupos terroristas: Hezballáh, chiíta y Hamas, sunnita, derivado de la Hermandad Musulmana – grupo fundamentalista, originado en Egipto en 1928, creado por  Hassan Al Banna, que proclamaba el retorno a las raíces del Islam frente al dominio de las ideas y costumbres occidentales, ambos archienemigos de Israel.

Hezballáh esta entrenando gente en Irak y manda grupos armados a Yemen a instancias de Irán ya que son parte del plan de apropiación del Medio Oriente. Los países débiles caen bajo las armas de los fuertes. El pez grande se come al chico. Sumémosle a ello la ignorancia, el hambre y la falta de medios para sobrevivir.

A la vez, Arabia Saudita, sunnita wahabita, trabaja a dos puntas… financia a grupos terroristas y esta cercano a  Occidente o en su defecto a Estados Unidos. Es un país donde no se pueden construir templos de otras religiones pero ellos si, financian la construcción de mezquitas en el mundo.

Actualmente, tanto los saudíes, como Kuwait, Emiratos Árabes Unidos que son siete países: Abu Dhabi, Ajmán, Dubái, Fujaira, Ras el Jaima, Sarja y Um el Kaiwain, y además Bahrain y Qattar estan en peligro de ser  atacados por Irán. Son los que se llaman, estados del Golfo Pérsico y han pedido ayuda a Estados Unidos. Han puesto en sus respectivos países escudos antimisilisticos.

Irán, con Ahmadinejad a la cabeza, se ha acercado a Latinoamérica y ha formado un extraño dúo con Hugo Chávez, de Venezuela. Una extraña pareja: un marxista y por ende agnóstico y un yihadista fundamentalista con delirios mesiánicos. Tienen en común el odio a Estados Unidos e Israel. Los dos son autoritarios, y aunque se proclaman demócratas, sus elecciones fueron fraudulentas, no se respetan los derechos humanos, tienen graves problemas económicos y a pesar del petróleo, su población esta empobrecida. En Irán se cuelgan homosexuales, se lapida a las mujeres por honor y se persigue a los opositores. Aunque en Venezuela no se lapidan mujeres ni se cuelgan homosexuales, se persigue, encarcela y también se asesina a los opositores. Chávez ha mantenido el poder aplastando a sus oponentes, tomando el control de los medios de prensa y del poder judicial. Ambos, hundieron a sus respectivos países en la pobreza.

Esta alianza, tan dispar ideológicamente no es caprichosa. Irán necesitaba una base de operaciones en Latinoamérica para abrir sus caminos hegemónicos. Lo logró introduciendo a Hezbollah en toda la zona. Recordemos los dos atentados en Buenos Aires a la Embajada de Israel y  a la AMIA.

 Chávez arrastra consigo a Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Paraguay, y a la decrepita Cuba. Todos son parte del Tercer Mundo. Brasil, Uruguay y Argentina, que aspiran al Primer Mundo no lo logran con actitudes como el reconocimiento de una Palestina inexistente como estado independiente y  son criticados por las naciones democráticas liberales como la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y Australia.

Cabe decir que países como China y Rusia y ahora Corea del Norte, que nutren a Irán de tecnología juegan a dos puntas y así como Rusia le da, por otro lado, se atiene a las sanciones y le anula las entregas de armamento que desequilibraría el status quo. Igualmente, eso no es problema para Irán porque se produce la triangulación con la compra de armas de Venezuela a Rusia. Por lo que quedan invalidadas las sanciones.

Si no  se detiene a Irán a tiempo, no serán los asentamientos israelíes un problema, sino que haremos nosotros con lo que quede de la Humanidad tras una guerra nuclear

Dori Lustron. Licenciada en letras. Escritora y periodista política israeli, conferencista experta en esclarecimiento. Directora de Porisrael.org

 

 
Comentarios
javier bardem

deja de robar vija de mierda, sos una impresentable no podes estar en un panel de tv, encima te haces la que sabes hablar y sos una terrible india, mamita deja de robar con la guerra en paises que no entienden nada de esto. besos
javi

felix garzaniti

mas claro y mas alto no se puede explicar ¡la verdad es la verdad lo diga el porquero o Agamenon ¡¡¡¡

este texto es tan fundamentalista como el fundamentalismo que critica

Elle Lawliet… No hay peor ciego que el que no quiere ver… Y desde luego, usted se niega a ver aunque le pongan la verdad ante sus mismas narices.

Su comportamiento es precisamente aquél del que la yihad hace USO como CABALLO DE TROYA. LÉASE EL CORÁN ANTES DE OPINAR Y HABLAR DE FUNDAMENTALISMOS.

Javier Bardem… Usted desde luego no tiene maldita educación. Por no hablar del racismo antisemita y ANTIINDÍGENA del que hace gala.

Quien se piensa que es usted? Descendiente de Cortés? Seguramente usted es uno de esos borricos hispanoamericanos que echan pestes de los españoles para al mismo tiempo atacar a los indígenas.

Se cree usted blanco pero niega a los europeos, niega a los indígenas despreciándolos, como todo buen CRIOLLO e inventor de la leyenda negra del Imperio.

Apréndase ésta: USTED NO ES BLANCO.
Usted es un MESTIZO. Así que deje de mamar huevos, e insultar a la mitad de su sangre. CULTURÍCESE.

Lo peor de personajes como Javier Bardem, y Elle Lawliet, es que sin tener el más mínimo conocimiento del problema pretenden alzar juicios de valor.

El día que los muslimes fuercen a sus hijos al salat y a pagar el zakat se darán cuenta de su error. Como tarde se dieron cuenta los Witizanos en el 711.

O los maronitas, o los coptos, o los caldeos, o los armenios. Son ustedes realmente los TONTOS NECESARIOS para que el enemigo de todo aquello en lo que ustedes han crecido y creído lo destruya.

Sigan cooperando con aquellos que tienen como fin la DOMINACIÓN MUNDIAL.

Empiecen por leerse las shuras 2 y 9… Para ir haciendo boca.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.