Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 7, 2022

La Hermandad Musulmana de Egipto: En Sus Propias Palabras


Jonathan D. Halevi

Jerusalem Center for Publics Affairs

  

logo-HermandadMusulmana

 

– La Hermandad Musulmana ha tomado un mayor papel en la organización  de la protesta contra el régimen egipcio, al mismo tiempo que despliega su programa político independiente. Rashad al-Bayumi, el segundo al mando en la Hermandad, anunció, en una entrevista con la televisión japonesa, que el grupo se uniría a un gobierno de transición con el fin de cancelar el tratado de paz entre Egipto e Israel, ya que «ofende la dignidad de los árabes y destruye los intereses de Egipto y otros estados árabes». Además, destacó que Egipto no necesita la ayuda estadounidense.

– La Hermandad Musulmana, en efecto, participó en actividades políticas y defiende el proceso democrático. Eso no es, sin embargo, porque haya aceptado los principios de la democracia occidental, sino más bien porque el proceso democrático puede ser aprovechado para establecer un régimen islámico que luego hará que la democracia sea innecesaria.

– El Guía Supremo de la Hermandad Musulmana, Muhammad Mahdi Akef, le dijo al diario egipcio Al-Karama, en 2007, que sólo el Islam era la expresión de la verdadera democracia. «El Islam y sus valores precedieron a Occidente, fundando la verdadera democracia, ejemplificada por la Shura [el consejo consultivo bajo los Califas]».

– La página Web oficial de la Hermandad hace notar que la jihad es la herramienta más importante del Islam para efectuar una toma del poder gradual, comenzando con los países musulmanes, pasando a restablecer el Califato en tres continentes, en preparación para la conquista de Occidente, y, finalmente, instituyendo un estado islámico mundial.

–        El plan por etapas de la Hermandad Musulmana dicta su supuesta «moderación» que, gradualmente, se desvanecerá a medida que aumenten sus logros y que la aceptación de la situación actual sea sustituida por un gobierno musulmán ortodoxo estricto, cuya política exterior se basará en la jihad.

La Hermandad Musulmana se Unirá a un Gobierno de Transición


Funcionarios del gobierno y diplomáticos árabes le dijeron al New York Times, el 3 de febrero, que el gobierno de Obama está discutiendo con funcionarios egipcios una propuesta para que el presidente Hosni Mubarak dimita inmediatamente y entregue el poder a un gobierno de transición encabezado por el vicepresidente, Omar Suleiman, con el apoyo de las fuerzas armadas de Egipto. De acuerdo con la propuesta estadounidense, el gobierno de transición incluirá a miembros de una amplia gama de grupos de la oposición, incluyendo a la Hermandad Musulmana.

La Hermandad Musulmana, un movimiento global con Hamas como su rama palestina, ha tomado un mayor papel en la organización de la protesta contra el régimen egipcio, al mismo tiempo que despliega su programa político independiente, desafiando tanto al gobierno estadounidense como a Israel. Rashad al-Bayumi, el segundo al mando de la Hermandad Musulmana, anunció, en una entrevista con la televisión japonesa (y citado por al-Hayat) que el grupo se uniría a un gobierno de transición con el fin de cancelar el tratado de paz entre Egipto e Israel, que «ofende la dignidad de los árabes y destruye los intereses de Egipto y otros estados árabes». Explicó, además, que su animadversión con el gobierno estadounidense se debe a su apoyo a Israel, subrayando que Egipto no necesita la ayuda estadounidense.

 

La Democracia es la Puerta de entrada del Islam al Poder

 

La Hermandad Musulmana, en efecto, participa en actividades políticas y defiende el proceso democrático. Eso no es, sin embargo, porque haya aceptado los principios de la democracia occidental, sino más bien porque el proceso democrático puede ser aprovechado para establecer un régimen islámico que, a su vez, hará innecesaria la democracia, como lo hizo evidente en su plataforma para las elecciones parlamentarias egipcias de 2007. La organización afirmó participar en las elecciones porque «la Hermandad Musulmana predica el camino de Allah… [y por lo tanto, está participando] para cumplir los mandamientos de Allah de una manera pacífica, usando las instituciones constitucionales existentes y la decisión determinada por las urnas». Es decir, la democracia es la puerta de entrada del Islam al poder.

La plataforma de la Hermandad Musulmana también señaló que «el gobierno [en Egipto] debe ser republicano, parlamentario, democrático y constitucional, de conformidad con la Sharia Islámica», y que «la Sharia garantiza la libertad para todo».. La organización no acepta el principio de la separación de iglesia y estado, y el régimen islámico al que aspiran es, para ellos, una realización de la democracia.

Entrevistado, el 17 de septiembre de 2007, por el diario egipcio Al-Karama, el Guía Supremo de la Hermandad Musulmana, Muhammad Mahdi Akef, dijo que el lema de la organización de la campaña sería: «la Sharia es la solución» y que los derechos humanos y la democracia se incluirían bajo la Sharia. Dedicó su misiva semanal del 12 de mayo de 2007, a una exposición de la democracia vista a través de los ojos de la Hermandad Musulmana. Dijo que sólo el Islam, que fue dado a los hombres por Allah, era la expresión de la verdadera democracia. Escribió que:

El Islam precedió… a las doctrinas e ideologías inventadas por los hombres. El mensaje final y absoluto del cielo, contiene todos los valores que el mundo secular alega haber inventado…. el Islam y sus valores precedieron a Occidente fundando la verdadera democracia, ejemplificada por la Shura [el consejo consultivo bajo los Califas] y el respeto del Islam por la igualdad de otras religiones…. En cuanto a la libertad, el Islam alcanzó el objetivo al que los predicadores laicos no llegaron, porque la libertad prometida por el Islam es genuina en todo sentido, incluso en la fe y la religión… En cuanto a la afirmación que el Islam no reconoce la autoridad civil, la autoridad del Islam es democrática… es la libertad genuina, ofrece igualdad en la práctica y es transparente, no oprime ni le quita al hombre ninguno de sus derechos… Es sobre esa base y con esos valores que la Hermandad Musulmana insta por justicia, igualdad y libertad. Akef nunca fue equívoco respecto de sus puntos de vista sobre la democracia occidental. El 30 de abril de 2005, le dijo al diario egipcio Al-Ahram que la Hermandad Musulmana se oponía a la democracia estadounidense, porque era «corrupta y servía a la agenda estadounidense…. La Hermandad Musulmana ha realizado manifestaciones contra la intervención extranjera y contra toda democracia que sirviera a los estadounidenses…. la democracia [estadounidense] es corrupta porque quiere destruir la nación [islámica], su fe y su tradición». Le dijo a la BBC que la democracia occidental era «no realista» y «falsa».

Uno de los ejemplos de Akef de los «valores corruptos» de Estados Unidos, es el intento de detener la mutilación genital femenina en África. El 12 de julio de 2007 escribió que «[los estadounidenses] gastan miles de millones de dólares y complotan interminablemente para cambiar la forma de vida musulmana, le hacen la guerra a los líderes musulmanes, a las tradiciones de su fe y a sus ideas. Incluso hacen la guerra contra la circuncisión femenina, una práctica habitual en 36 países, que ha prevalecido desde la época de los faraones».

La Importancia de la Jihad

 

De acuerdo a la Hermandad Musulmana la jihad, es decir, la guerra santa contra los infieles, es uno de los elementos fundamentales desplegados por la Hermandad Musulmana. La ideología de la organización, tal y como aparece en su página web oficial, considera «al Profeta Mahoma como su líder y soberano y a la jihad como su camino». La jihad es una estrategia global más allá de la legítima defensa, es el ataque incesante contra todo gobierno infiel, buscando ampliar las fronteras del estado islámico hasta que la humanidad viva bajo la bandera islámica.

Al hacer click en los enlaces «Los Objetivos de la Hermandad Musulmana» y «Las Medidas de la Hermandad Musulmana»** ello conduce a explicaciones de la jihad basadas en los escritos de Hassan al-Banna, fundador la Hermandad Musulmana. La jihad, se hace notar, es la herramienta más importante del Islam para efectuar una toma de poder gradual, comenzando con los países musulmanes, pasando a restablecer el Califato en tres continentes, en preparación para la conquista del occidente y, finalmente, establecer un estado islámico mundial . El sitio de Internet de la organización declara:

       «Queremos un individuo musulmán, un hogar musulmán, un pueblo musulmán, un      gobierno musulmán y un estado que conducirá a los países islámicos y traerá al redil a la diáspora musulmana y a las tierras robadas al Islam y, luego, se hará cargo de la norma de la jihad y llamará a la [da’wah] a Allah. [Entonces el] mundo aceptará feliz los preceptos del Islam… Los problemas de conquistar el mundo sólo terminarán cuando la bandera del Islam ondee y la jihad haya sido proclamada.»

   «El objetivo es establecer un estado islámico de países islámicos unidos, una nación bajo un liderazgo, cuya misión será reforzar la adhesión a la ley de Allah… y el fortalecimiento de la presencia islámica en la arena mundial…. El objetivo… es el establecimiento de un estado islámico mundial».

   «Y si la oración es un pilar de la fe, entonces la jihad es la cima… y la muerte, en el camino de Allah, es la cima de la aspiración»

.

La Hermandad Musulmana no oculta sus aspiraciones globales y la vía violenta que se propone seguir para lograrlas. La Hermandad es meticulosa en su plan por etapas, primero conquistar el alma del individuo y después la familia, el pueblo, la nación y la unión de las naciones islámicas, hasta que se haya realizado el estado islámico mundial. El principio de etapas es el que dicta la supuesta «moderación» de la Hermandad Musulmana. Sin embargo, esa «moderación», gradualmente, se desvanecerá a medida que los logros de la Hermandad Musulmana aumenten y su aceptación de la actual situación sea sustituida por un gobierno musulmán ortodoxo estricto, cuya política exterior se base en la jihad.

Para los Hermandad Musulmana, la jihad está en el centro de la lucha contra Estados Unidos, Occidente, Israel y otros regímenes infieles. El líder supremo de la Hermandad Musulmana se refiere al Islam como librando «una batalla de valores e identidad» contra las fuerzas del «imperialismo» y los «anglosajones» que atacan al mundo árabe-musulmán «con el pretexto de extender la democracia, de defender los derechos de las minorías y de oponerse a lo que ellos llaman terrorismo». Aconseja a los musulmanes que adopten «la cultura de la resistencia contra la invasión», explicando que Allah le dio «a las naciones ocupadas y oprimidas la jihad y la resistencia, como un medio para lograr la libertad». Añadió que «la cultura de la resistencia a la invasión y la ocupación tienen aspectos intelectuales, militares y económicos. La experiencia en Palestina, Irak y Afganistán ha demostrado que la resistencia no es imaginaria, ficticia o imposible, sino, más bien, que es posible cuando la nación [islámica] presenta un frente unido y utiliza sus armas y su fe para enfrentar a un imperialista, ya sea que venga con armas o que nos inunde con sus ideas, sus valores o su moralidad obsoleta». El sucesor de Akef, Mohammad Badi, mantiene la misma plataforma.

http://www.jcpa.org/JCPA/Templates/ShowPage.asp?DRIT=1&DBID=1&LNGID=1&TMID=111&FID=442&PID=0&IID=6003&TTL=Egypt%E2%80%99s_Muslim_Brotherhood:_In_Their_Own_Words

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld 

Difusion: www.porisrael.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.