Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo diciembre 4, 2022

El establecimiento de un estado palestino


 

LA FIRME VOLUNTAD PALESTINA

Riyad Al-Malki, Ministro de Relaciones Exteriores de la Autoridad Nacional Palestina, se dirigió al público israelí reunido en la Universidad de Tel Aviv, sugiriendo conversar para «pensar en conjunto que es lo que se puede hacer». La fecha «setiembre 2011» es muy importante pues está relacionada con la conclusión de varios procesos:

  • El reconocimiento de las Naciones Unidas, respondiendo a las aspiraciones de Obama del establecimiento de un Estado Palestino Independiente hasta esa fecha;
  • En septiembre 2010, el Cuarteto fijó el plazo de un año para concluir el tema;
  • La Autoridad Palestina tiene un detallado programa para hacer progresar el nuevo estado, cuyos propósitos son paz, afianzar la economía, asegurar la prosperidad. Y están firmemente decididos a llevarlo adelante.

Consideramos que llegó el tiempo de solucionar todos los problemas – fronteras, agua, seguridad, etc. – y estamos dispuestos a  acordar la finalización del conflicto. Y el coraje de nuestra determinación nace de la voluntad de la finalización de la ocupación y del sufrimiento del pueblo palestino. Queremos firmemente que se establezca el estado palestino según las fronteras del 67 y con Jerusalén oriental su capital. «Hasta el presente los palestinos han trabajado intensamente para lograr esos objetivos», enfatizó repetitivamente el Canciller.

LAS DIFICULTADES ISRAELÍES

¿Acaso las partes están interesadas en llegar a un acuerdo? Pareciera que el clima no es propicio para ello. La declaración del Ministro Liberman que el «el estado palestino será un estado de terror», es muy decepcionante y contraproducente.

Las reclamaciones de seguridad de Israel fueron elaboradas por las partes junto con los EE.UU., Egipto y Jordania. Los palestinos hicieron grandes esfuerzos por atender las inquietudes israelíes, pero ahora Netanyahu no quiere reconocer los textos acordados.

En las conversaciones de Netanyahu y Abbu Mazen – en Washington, en Sharem el-Sheich y en Jerusalén – se habló de acuerdos que «aseguren tranquilidad los próximos 40 años». Los palestinos aceptaron un estado desmilitarizado, con una policía efectiva y con presencia militar internacional – pero que no incluya a ningún israelí, pues sería como continuar la ocupación. «No nos preocupa quien compondrá la fuerza militar internacional, quien la dirigirá, no nos opondremos a que todos los soldados de las naciones integrantes sean judíos, pero nos oponemos rotundamente a que haya algún soldado israelí en suelo palestino».

LOS CAMBIOS REGIONALES

Pero también influye en las consideraciones la situación de convulsión suscitada en la región, que debe preocupar a los israelíes. Debemos estar atentos:

1)    No sabemos cuales son los regímenes que se establecerán en cada uno de los países y sus probabilidades de estabilidad. Israel debe entender que el «proceso de paz garantido» no existe más. Mubarack era un factor muy decisivo en cuanto al tema palestino: el interrogante es quién vendrá en su lugar.  Los cambios regionales obligarán a los EE.UU. y al Cuarteto a entender que deben introducir cambios. «No hay inmunidad para ningún régimen»;

2)    El Pueblo, las masas árabes, descubrieron su fuerza, y la «Fuerza del Pueblo» no tienen límites (referencia al concepto «The People Power, relacionado con una serie de revoluciones no violentas acompañadas por multitudinarias manifestaciones callejeras en 1986 en Filipinas, que determinaron el retorno de la democracia al país y resultaron inspiración para las revoluciones de 1989 en Europa Oriental acabando con las dictaduras comunistas hasta entonces allí existentes – S.L.);

3)    La «nueva estabilidad» se basará en la libertad y la democracia, que habrán de establecerse en todos los países de la región. En definitiva, es lo que Netanyahu quería: países democráticos en condiciones de firmar acuerdos de paz en los que se pueda confiar – pero las nuevas democracias pueden resultar inconvenientes para Israel.

Por todo esto, setiembre resulta fecha crucial, pues los cambios son muy decisivos. Los personajes que ocupen los focos de poder exigirán conductas más arriesgadas y más enérgicas hacia Israel. Y hasta entonces preferible para Israel ser partícipe del proceso de paz.

LOS NUEVOS ESCENARIOS

Los actores de estos procesos son tres:

1)    LA «HERMANDAD MUSULMANA» – Están muy bien organizados en Egipto, con condiciones de llegar al poder. Y lo hacen en forma muy hábil, los resultados son evidentes: en el plebiscito, los sectores que se oponían a los cambios propuestos, y que eran los más «bulliciosos», fueron derrotados. Los Hermanos Musulmanes, se mantuvieron «tranquilos», pero apoyaron las modificaciones. Un 77% de la población votó a favor de los cambios…

2)    LA JUVENTUD – Fueron los jóvenes los que iniciaron la revuelta. Gozan de apoyo, pero no están organizados, no tienen un liderazgo consolidado, les falta experiencia y no consolidaron un programa concertado. Ellos llegarán al próximo Parlamento, pero en forma muy difusa.

3)    LOS PARTIDOS TRADICIONALES – Ya no pueden liderar los cambios, no están en condiciones de imponer su sello en la conducción del país.

El común denominador de los tres sectores, es que ellos estaban en la oposición a Mubarak, se oponían a su política tanto doméstica como exterior – y esto querrán resaltar cuando lleguen al poder. Una forma de hacerlo será manifestándose anti-paz, anti-Israel, anti-concesiones.

Por lo tanto el factor tiempo es cardinal: preferible para Israel entrar ya en conversaciones con los palestinos. Lamentablemente sus acciones son negativas: la continuación de la construcción en los territorios es una expresión de su falta de voluntad que hayan aquí dos estados. El reconocimiento internacional del estado palestino evitará la muerte de esta idea.

ISRAEL NO ENTIENDE LA OPORTUNIDAD

Netanyahu es enemigo de sí mismo. El aislamiento de Israel en el campo internacional no es resultado del éxito de la táctica palestina sino la consecuencia de los errores de Netanyahu: no le inquieta la opinión internacional, no hace nada por adelantar el proceso de paz, continúa con la ocupación, no presenta planes operativos. Ahora habla de «acuerdos intermedios», de reconocimiento del estado palestino sobre 60% de la superficie, con fronteras provisorias: son ideas insostenibles e inaceptables.

Y los hechos terribles continúan: la artillería israelí volvió a matar hoy a varios civiles inocentes. Las víctimas civiles, de ambas partes, es un fenómeno que debe desaparecer. Debemos trabajar en conjunto, pero para ello el liderazgo israelí debe revisar su conducta. Debe entender que los cambios que se avecinan no serán provechosos para el lado israelí, no aportarán soluciones más cómodas o convenientes a las aspiraciones israelíes.

Deben reconocer que Abbu Mazen es el «partner» adecuado: está interesado en «seguridad», y lo logró; está interesado en «prosperidad económica», y ella existe; está interesado en independencia política, y esto lo logrará. Si Abbu Mazen se retira del escenario de las negociaciones, se perderá la esperanza por la paz.

Respondiendo a una pregunta del público en cuanto al «retorno» de los refugiados, señaló Al-Malki que los palestinos aceptan lo establecido en la propuesta de paz elaborada en Beirut en el 2002 y conocida como el Plan de Arabia Saudita, según lo cual el problema de los refugiados se resolverá de mutuo acuerdo, basado en la Resolución 194 de la Asamblea General de las Naciones Unidas.»

Lic. Samuel Leillen – 27.3.2011

?-4 ???? 1994 ???? ????? ??? ?????? ???? «??? ?????? ?????» (???? ????).

Riyad Al-Malki, ex Ministro de Información y actual Ministro de Relaciones Exteriores de la Autoridad Nacional Palestina, nació en 1955 y obtuvo su doctorado en ingeniería en la Universidad Americana.

Integrante del liderazgo de la OLP; docente de la Universidad Birzeit; fundador de «Panorama – Centro por la divulgación de la Democracia y el Desarrollo Comunitario», ONG muy activa en  la sociedad civil palestina; acreditado con el Premio Europeo de la Paz – Copenhagen 2000, y el Premio Italiano de la Paz – Lombardi 2005; coordinador del Programa Árabe de Desarrollo de la Democracia, relacionado con 12 instituciones civiles; profesor visitante en varias universidades europeas.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.