Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles agosto 10, 2022

Los enfrentamientos en las fronteras con Siria y Líbano no son el inicio de la tercera Intifada


Es improbable que los líderes palestinos aprueben un levantamiento armado en su búsqueda de la condición de estado, tampoco los palestinos ni los vecinos de Israel tienen algún interés en un conflicto dentro o fuera de las fronteras de Israel.

Zvi Bar’el

Haaretz.com

16/5/2011 

Es muy fácil dibujar una línea que una a Teherán, los Altos del Golán y Maroun al-Rass. Es aún más fácil vincular los actos del Día de la Nakba del domingo, con los previstos en septiembre. Pero los hechos, que la frontera entre Siria y los Altos del Golán fue irrumpida por palestinos de todo el pueblo y que Israel disparó contra Líbano a algo más que una provocación de Hezbollah, no son exactamente por los que, tanto Bashar Assad como Hassan Nasrallah, habían estado rezando.

Algunos dicen que los eventos del domingo sirven a Assad para desviar la atención de los medios de comunicación de las persistentes matanzas de manifestantes en su propio territorio, mientras juega las manos de Irán, que está presionando por una línea militante contra Israel. Pero las principales redes de televisión árabes, que presentaban los acontecimientos del Día de la Nakba, no les ahorraron a sus audiencias los acontecimientos en Siria, e incluso los propios medios de comunicación del estado de Siria, que le dio considerable espacio a la Nakba, continuó con su guerra de propaganda contra los manifestantes de la oposición.

Sin embargo, la noticia más importante del día fue que la frontera, que Siria, como una cuestión de elección estratégica, ha mantenido tranquila durante varias décadas, había sido violada. Mientras que Israel debe sacar sus propias conclusiones acerca de haber sido atrapado con la guardia baja, también hay una lección para Siria.

Siria, que se ha tomado el trabajo de no permitir que su territorio se convierta en un campo de batalla para el conflicto árabe-israelí, o que las potencias extranjeras utilicen su territorio como base para este propósito, debería estar bastante preocupado por la iniciativa palestina, que bien pudo haber tomado al liderazgo sirio por sorpresa. De acuerdo a fuentes libanesas, los sirios accedieron permitir a los palestinos marchar y demostrar, pero no a violar la frontera.

Si violar la frontera hubiera sido una cuestión de política, Hezbollah también podría haber permitido a los palestinos en Líbano tratar de irrumpir a través de la valla y no sólo lanzar piedras. La organización siempre ha mantenido, cuidadosa y celosamente, el monopolio de las escaramuzas fronterizas con Israel, manteniendo el control exclusivo sobre el momento y el carácter de cualquiera de tales enfrentamientos. En el pasado, la organización tomaba represalias en respuesta al fuego israelí sobre Líbano y amenazaba con vengarse, cada vez que algún civil libanés había sido muerto.

Nasrallah fue mamá el domingo, y el titular principal de la página web de Hezbollah siguió siendo «salve al pueblo de Bahrein».

El Ministerio de Relaciones Exteriores sirio, que denunció los asesinatos y la política de Israel en los territorios ocupados, se abstuvo de avalar la infiltración en la frontera, y las agencias de noticias iraníes ni siquiera lo mencionan. Como regla práctica, los medios de comunicación iraníes han estado dando máxima prioridad a los informes sobre los acontecimientos en Bahrein.

Mantener limitada a la resistencia palestina, para que no ponga en peligro la soberanía de Siria o Líbano o provoque una violenta represalia israelí, es probable que sea el principio rector de Siria y Líbano, también llegando septiembre.

La idea de que los eventos del domingo son los precursores de una tercera Intifada no es particularmente convincente. La Autoridad Palestina, esta vez junto con Hamas, está decidida a llegar a septiembre sin comprometer su legitimidad. Cualquier estallido violento serviría a Israel, que lo usaría para describir al liderazgo palestino como un grupo de terroristas.

Incluso si, y cuando, el Estado palestino sea reconocido, sus líderes preferirán agotar los canales diplomáticos y políticos que ofrece el reconocimiento, antes que optar por reanudar la lucha armada.

http://www.haaretz.com/print-edition/news/syria-and-lebanon-border-clashes-are-not-start-of-third-intifada-1.361966

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Difusion: www.porisrael.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.