Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves junio 24, 2021

En busca del pueblo perdido


Israel Winicki

Porisrael.org

IsraelWinickiNo se por qué extraña compulsión, o por qué oculto sentimiento masoquista, un buen día me decidí a leer los diarios y a mirar los noticieros televisivos.

Entre la maraña habitual de accidentes, asesinatos, desastres naturales y andanzas de los ricos y famosos, había una noticia que se reiteraba continuamente con muy pocas variantes: La masacre llevada a cabo por el ejército israelí contra el pueblo palestino. Una de mis pasiones es la investigación histórica, por lo que decidí averiguar cual era el origen de esta situación, y para ello, primero debía conocer la historia y la cultura palestinas.

Comencé investigando los pueblos que en la antigüedad habitaban en la región. Encontré hebreos, fenicios, amonitas, moabitas, pero palestinos… Había un pueblo cuyo nombre se asemejaba: los filisteos, pero no, por lo que se los palestinos son de origen más bien árabe, y los filisteos estaban emparentados con los cretenses, o sea que eran indoeuropeos.

Pasé de largo el período romano, pues el cuadro étnico de la zona no varió en lo más mínimo, al igual que en el período bizantino. Es cierto que algunos pueblos, como los moabitas y los amonitas desaparecieron, pero no ocurrió lo mismo con los hebreos y los fenicios (aunque estos últimos habitaban en lo que hoy es Líbano). Además otro cambio que se produjo es que la región, tras la última rebelión judía dejó de llamarse Judea para recibir el nombre de Filistia (en recuerdo de los cretenses filisteos). Pero nada de los palestinos.

En el siglo VII entraron los musulmanes. Eran kurdos y beduinos, pero no había palestinos. El nombre del lugar, Al Filistin (=Filistia), dependiente del Califato de Bagdad primero y del de Damasco después.

Llegaron los cruzados. Masacraron judíos, kurdos y algunos cristianos maronitas (por sus vestimentas fueron confundidos con musulmanes). Pero no encontraron palestinos.

Ya para ese entonces mi cabeza explotaba y la angustia me corroía: ¿DONDE ESTABAN LOS PALESTINOS?

En 1517 los turcos otomanos ocupan la región. En un censo que efectuaron aparecen setenta comunidades judías, treinta y cinco comunidades cristianas y varias tribus beduinas en el sur, sin contar a los habitantes de las ciudades, árabes que provenían de todas las provincias del imperio, comerciaban un tiempo y volvían a sus países de origen. ¿Y los palestinos?… bien, gracias.

En 1917 Inglaterra ocupa la región (que monótono, se va un ocupante y viene otro). Nace el Mandato de Palestina.

Ya estaba desesperándome cuando una luz de esperanza me golpeó: tenía ante mi tres facsímiles, dos de documentos de identidad del Mandato en los que en la parte de nacionalidad figuraba PALESTINO y un memorando de un funcionario británico a las autoridades de Londres con respecto a la cuestión de la nacionalidad palestina. Pero todo fue un fiasco. En los documentos, en vez de Abdul o Ibrahim me encontré con los nombres Samuel Cohen y Sara Goldstein de Cohen. En cuanto al memorando, decía, textualmente: “Hago saber a Su Excelencia que se está generando un problema muy grave con respecto a la cuestión de la nacionalidad en el Mandato, pues mientras los judíos gustosamente aceptan la denominación “Palestino”, los árabes la rechazan, pues afirman que Palestina es un invento de los sionistas y que ellos son ciudadanos sirios, dado que hasta la caída del Imperio Otomano Palestina dependía de la gobernación de Siria…”

Ya todos los psiquiatras del país me conocían y estaban a punto de internarme hasta que… ¡Si!… ¡Los encontré!… ¡Hallé por fin a los palestinos! Era en los titulares de un diario egipcio del año 1964 que decían: “Hoy es un día de júbilo para la Nación Árabe. En la ciudad de Alejandría, el Rais Gamal Abdel Nasser asistió a la fundación de la Organización para la Liberación de Palestina. Sus líderes son Ahmed Sukheyry y Yasser Arafat”

Luego seguía una descripción de la vida y obra de estos personajes. Lo primero que me llamó la atención es que el primero había nacido en Beirut (Líbano) donde su familia residía desde tiempo inmemorial y el segundo había nacido en El Cairo.

Que extraño: dos egipcios y un libanés… ¡PERO ESO QUE IMPORTA SEÑORES!… ¡YO HABIA SIDO CONTEMPORANEO DE UN HECHO QUE HACIA SIGLOS NO SE PRODUCIA!… ¡MIENTRAS QUE PARA RASTREAR EL ORIGEN DE PUEBLOS COMO LOS ITALIANOS, ESPAÑOLES, RUSOS, HEBREOS, ETC. TENIA QUE BUCEAR EN EL MAR DEL TIEMPO, CON SOLO AGARRAR UN DIARIO DE 1964, EPOCA EN LA QUE YO CONTABA CON DOCE AÑOS PARA DESCUBRIR COMO HABIA NACIDO UN PUEBLO QUE HASTA ESE MOMENTO NO EXISTIA!

Tras descubrir esto le dije adiós a los psiquiatras, ya no los necesitaba. Por fin sabía quienes eran los palestinos

Difusion: www.porisrael.org

 
Comentarios

Es de cajón pero la gente es cabezona y no se quiere enterar.

Yo no soy judio, soy un gentil (y agnóstico), tengo 53 años y muy buena memoria por lo que recuerdo perfectamente cuando en el colegio estudiabamos historia y tanto en la primaria como posteriormente en el bachillerato, nunca oimos hablar de un «pueblo palestino».
La primera vez que oí eso, fué en un asunto sangriento y cruel, la olimpiada de Munich de 1.972, antes había oido, por supuesto, lo de la guerra de los 6 días y ahí tampoco aparecía nada de los palestinos, yo recuerdo «guerra arabe-israeli» o «los egipcios contra los israelitas», «los judios y los árabes» pero nunca nada sobre los palestinos.

Si solo es hacer memoria, no tiene mas.

He copiado el post para mi blog, naturalmente, cito linkeando las fuentes correspondientes.

Un saludo.

Jorge Álvarez

Andaba yo dándole vueltas a quiénes serían esos tipos de los que tanto hablan en la prensa y la TV: «los israelíes». Me gusta mucho la Historia y empecé a buscar… y nada. Había en tiempos de la Biblia unos señores que se llamaban israelitas, pero no no podían ser los mismos porquemuchos de ellos practicaban una religión monolátrica, no monoteísta.
hasta que un buen día me enteré por un periódico de Nueva York de 1948 de que ese mismo año en Mayo se había creado el Estado de Israel. ¡Qué a gusto me quedé!

Señor Alvarez, creo que tendria que revisar su biblioteca,pues no creo que haya consultado fuentes historicas validas: ni el Coran, ni el anuario de webislam, ni Mi Lucha son fuentes creibles y confiables. Yo le recomendaria a Toynbee, Russel, Dubnow, entonces ahi vera que los israelies somos los mismos israelñitas que vivieron en esta tierra desde hace siglos (sabra que el exilio solo afecto a los que habitaban las ciudades, las comunidades campesinas quedaron en este pais)y somos los mismos que practicamos la religion MONOTEISTA de nuestros antepasados. Mi amigo, si fuera alumno mio de historia, lo habria reprobado

Jorge Álvarez

Mis fuentes, señor Winicki, no son las que usted dice. Más bien son Israel Filkenstein y Neil Asher Silberman o Shlomo Sand. Todos ellos judíos, como sus nombres indican. Y, lo siento, pero los israelitas no son el mismo pueblo que los israelíes.

Justamente señor Alvarez, mis fuentes son HISTORIADORES reconocidos universalmente (y solo le nombre algunos pocos), en cambio las suyas son individuos a quienes solo conocen algunos miembros de la izquierda detenida en el tiempo, la que no sabe que, como dice Serrat «Carlos Marx ya esta muerto y enterrado». El dia en que recurra a fuentes serias debatiremos el tema, mientras tanto, lo saludo

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.