Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo mayo 26, 2024

Gilad y nuestro fracaso


 

Desde hace tiempo – más de cinco años – perdimos muchos de los valores de nuestra vida, aquéllos sobre los cuales existimos. Dejamos que cualquier estupidez burbujee dentro nuestro, y de cada mentira hacemos una verdad absoluta. Al final de cuentas, la cara de nuestra dirigencia es nuestra propia cara. Si a alguien le conviene mirarse al espejo, entenderlo e interiorizarlo, es a nosotros mismos.

 

Las guerras son el parámetro y la demostración de las cosas que perdimos, otro reflejo de los intentos fracasados por traducir una vida de calidad a una realidad estipulada. Ellas no detienen nuestro desmoronamiento moral ni el camino hacia un horizonte bloqueado.

 

La sociedad israelí debe recomponer el código de sus valores. También en la calle, también en la casa, en los pubs de los viernes, entre el hombre y su prójimo, prestando atención a las cosas obsoletas que socavan nuestras almas.

 

«Tenemos la impresión de que el gobierno ya renunció a Gilad». Aviva y Noam, sus padres, nos dicen su verdad, pero ella es sólo otro espejo de lo que nosotros no deseamos ver en nuestras vidas descompuestas y ávidas de publicidad y placeres.

 

Todo se vuelca hacia todo, del hogar a la calle, de allí a Tzáhal, al Estado Mayor, y de allí al Gobierno. En estos días vemos como la falta de sensibilidad se convirtió en parte inseparable de nosotros; y aún dándonos cuenta, parece ser que sólo hacemos oír nuestras voces apagadas para conformar a nuestras conciencias. Y Gilad espera…

 

Todo lo que elegimos vivir en los últimos años nos golpea en nuestras caras. Tampoco la imagen de Gilad en un nuevo y ocasional video que podría enviarnos Hamás no cambiará nada. El exámen de conciencia que deberíamos hacer desde su secuestro, ése que sus padres desconsolados en su dolor nos empujaron a él, no se realizó hasta el final. Por eso, si otro soldado fuera apresado, chocaremos con la misma historia: otro mediador y más gente desilusionada en la retaguardia y en el frente. Nuestras vidas se van convirtiendo en una burla cotidiana y prolongada. Las lluvias del pasado invierno no purificaron nuestras almas.

 

Como colectivo necesitamos de Gilad, después de cinco años, para que nos diga lo que piensa de su pueblo en su tierra. Como todos, vimos hace tiempo – demasiado tiempo – sus ojos tristones reclamando libertad como si estuviera escribiendo una trama con la sangre de nuestras almas o firmando los documentos de nuestra caída al desperdiciar una oportunidad tras otra para recomponer nuestros valores. Hemos visto la deseperación de su hermano Yoel en el acto central del Día de nuestra Independencia y a sus amigos llorar en las calles, manifestando atacados de una conciencia momentánea y regresando a sus casas sin haber conseguido absolutamente nada.

 

La voz del israelí promedio se apagó. Las voces de gente solidaria y honesta enmudeció en el mar de los ávidos del vil metal y los lujos, en el océano de aquéllos que nos venden ilusiones, en los marcos de la falsa política para sobrevivir que sólo los mediocres la regulan, y no en el verdadero deseo de vernos dando un paso atrás, reflexionar, contar hasta diez y cambiar de rumbo.

 

Gilad se adormecerá otra noche, solitario, y murmurará quizás: se los dije, se los vaticiné, les advertí. Pero él se irá y volverá a entrar en el olvido hasta el año que viene exactamente como su imagen en las pancartas y calcomanías. Nosotros nos quedaremos aquí, haciendo cuentas de qué nos favorece, qué nos perjudica, cuál es la realidad, cuál la fantasía, dónde está la fábula y dónde la verdad, qué mentiras son convenientes rechazar y cuánto invertiremos en recomponer esta sociedad, donde el pez apesta desde la cabeza, pero la cabeza es como nuestro propio rostro.

 

Gilad Shalit es un triste resumen intermedio de la vida del Estado de Israel. Afuera se aproxima el temporal; sus padres, desamparados, permanecen en la carpa frente a la residencia del primer ministro con las cabezas gachas. Mientras tanto nuestros hijos y nietos siguen mirando «Supervivientes».

 

Buenas noches, hermano Gilad, ruega por nosotros.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.